>
quinn

Save

Save

Save

Editorial • Agosto 2012

Algunos consideran que para entender al pueblo estadounidense hay que vivir acá, inmersos en la idiosincrasia local; es imprescindible, dicen, llevar a los chicos a la escuela, hablar con las maestras, con el plomero que viene a reparar un caño de la cocina, con el vecino que es veterano de Vietnam o de alguna otra guerra, con el cuñado de la nena que es policía o el hermano de tu novia que trabaja en una oficina del DMV. La mayoría de los que vivimos por acá, sin embargo, no tenemos grandes oportunidades de intercambiar opiniones con el gringo del país profundo, el agricultor de Kansas, el cowboy (heterosexual) de Montana, la peluquera de algún pueblo perdido entre Wyoming y South Dakota.
Es innegable que los argentinos, como tantos otros ciudadanos de otras partes del mundo, hemos crecido imbuidos por la cultura estadounidense a través de las rabietas del pato Donald, la sensualidad de la Mujer Maravilla, el implacable y sigiloso actuar de Batman, la ingenuidad de Lucy o la torpeza de los Tres Chiflados. Nosotros también hemos sido convencidos desde chicos de que los malos tienen rostros con rasgos extraños y acentos foráneos, hemos aprendido a admirar a generosos terratenientes como Ben Cartwright, a respetar a todo aquel vengador anónimo con revólver en la cintura, a emocionarnos con los valores puritanos de los Ingalls. Así y todo, a pesar de que "nos conocemos tan bien", a menudo nos preguntamos por qué la mayoría de la gente de este país piensa como piensa, adopta las posturas que adopta, o ve al resto del mundo así como lo ve. Cómo es que lo que para el resto del mundo es tan obvio, para el gringo es igualmente de obvio, pero al revés.
Lo que a veces nos empuja a este tipo de consideraciones son algunos de los grandes acontecimientos que sacuden al país de tanto en tanto. El último es el de la masacre de Colorado, en el que un hasta ese entonces “chico bueno” abrió fuego contra espectadores de un cine durante el debut de una película de acción. El perfil del muchacho decía que era un destacado estudiante, educado... y amante de las armas. Ninguna de las tres cualidades es extraña a las características de la mayoría de los hombres de este país. Y mucho menos la última.
Sin embargo, la mera insinuación de que la compra y posesión de armas de fuego debería ser controlada para evitar más masacres como esta, dispara (el juego de palabras no es intencional) en buena parte de la gente una ira incontrolable. “¡El derecho a portar armas está garantizado por la Segunda Enmienda a la Constitución Nacional!”, exponen algunos. “Restringir el uso de armas hará que solo los delincuentes las usen”, razonan otros. “Las armas no matan gente, la gente mata gente”, dicen otros, y lo sustentan con una calcomanía en el paragolpes de su Chevrolet Silverado.
Desde este lado, y luego de convivir por más de 20 años con la gente de este y otros pueblos del mundo que comparten con nosotros la misma porción de tierra, nos seguimos preguntando:
Si el derecho a comprar y portar armas está garantizado por la Segunda Enmienda de la Constitución Nacional, ¿no sería hora de hacer una tercera enmienda para adaptarnos a los nuevos tiempos?
Si nos oponemos a restringir la venta de armas porque de todas formas los delincuentes seguirían consiguiéndolas en el mercado negro: ¿por qué restringir la venta de drogas, por ejemplo, si, con la misma lógica, los delincuentes la siguen consiguiendo? Si es que no confiamos en las fuerzas de seguridad para protegernos de los delincuentes armados, ¿para qué les seguimos pagando un sueldo y los armamos hasta los dientes? A veces nos imaginamos que sería menos traumático restringir la venta de libros que la de armamento.
Por último, a diferencia de los que piensan que “las armas no matan gente, sino que la gente mata gente”, se nos ocurre más acertado decir: “las armas no matan gente, la gente CON armas mata gente”.
¿Sería demasiado pedir un debate sobre este tema? Lo sugerimos tímidamente, no sea cosa que alguno de estos buenos muchachos nos venga a contestar con una ametralladora automática, de esas que guardan en sus casas "para defensa personal".¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Si las elecciones legislativas de octubre fueran hoy, ¿por quién votaría?
  • La discriminación de nunca acabar

    La discriminación de nunca acabar

    De todas las personas que padecen una discapacidad, probablemente las hipoacúsicas sean las más discriminadas en la sociedad argentina. Quizás sea porque no se observan a simple vista sus limitaciones

    Leer más...
18 Septiembre 2017
16 Septiembre 2017

Tapa # 210

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • María Elena Bicer

    Maria Elena BicerLugar de residencia:
    Orange County.

    Háblenos de su profesión:
    Soy una artista plástica. Estudié en Irvine Valley College y tomé clases con grandes artistas del Sur de California. Mis pinturas son en acuarela, óleo y además trabajo con vidrio (más que nada joyería).

    Leer más...  
  • María Entraigues-Abramson

    MariaLugar de residencia:
    Los Angeles.
     
    Profesión:
    Soy cantante, compositora, actriz y comunicadora científica. Me inicié como actriz en el programa Supermingo con Juan Carlos Altavista. A los 17 años comencé a cantar con Alejandro Lerner, estuve de gira con él por cuatro años y grabé en tres de sus discos. Poco tiempo después me mudé a Boston a estudiar a Berklee College of Music con una beca.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Sociedad Sanmartiniana del valle de San Fernando

    San Martin recibió homenaje en el día aniversario de su tránsito a la inmortalidad.

    Como todos los años, este pasado el 17 de agosto la Sociedad Sanmartiniana del Valle de San Fernando organizó un homenaje al General José de San Martín frente al monumento que perpetúa su memoria, emplazado en la intersección de San Vicente, Burton Way y Le Doux, en la ciudad de Los Angeles.

    Leer más...  
  • En polo manda Argentina

    Los Cuatro Fantásticos junto a Rodney Fragodt, dueño de CPC

    Equipo blanquiceleste gana torneo local
    En fútbol, pasión de multitudes, la Selección Argentina anda de mal en peor y luchando para clasificarse para el próximo mundial. Sin embargo, en polo, pasión de... bueno, no muchos, se destaca una buena noticia para nuestra comunidad local.

    Leer más...  

Recetas

  • ÑOQUIS DE PAPA

    MichiIngredientes: 2 kilos de papa, 3 tazas de harina, 1 huevo y sal a gusto.

    Procederemos de la siguiente manera: Hervir las papas en abundante agua con sal. Hacer un puré. Luego se le agrega el huevo, más tarde se le va echando la harina hasta tener una masa blanca, pero no pegajosa.

    Leer más...  
  • Mini Pascualina (Otros usos para las tapas de empanadas)

    Mini Pascualina

    Ingredientes

    2 docenas de tapas de empanadas

    Relleno: 3 paquetes de acelga bien lavada; aceite de maíz o girasol, c/n; 2 cebollas picadas; 1 morrón rojo picado; 300 g. de ricota; 3 huevos batidos; sal y pimienta negra, c/n; 1 pizca de nuez moscada; 2 cdas. de queso rallado; huevo batido para pintar

    Leer más...

Leyendas

  • Leyenda toba: El algodón

    Leyenda toba: El algodón

    Cuenta la leyenda que en lejanos tiempos, en el Gran Chaco, los indios eran felices, y no se conocían las estaciones, porque no había cambios de clima, ni fenómenos atmosféricos.
       En esa armonía y felicidad los indígenas brindaban todos sus tributos a Naktánoón (el bien). Esta actitud puso furioso a Nahuet Cagüen (el Mal) que vivía en las tinieblas, que para vengarse y calmar su ira creó a Nomaga (el invierno).

    Leer más...  
  • La Leyenda de la flor del Mburucuyá

    La Leyenda de la flor del Mburucuyá

    Existen varias leyendas populares acerca del origen de las pasionarias. Una de ellas cuenta que Mburucuyá (también «Mburukujá») era una muchacha española que se había enamorado de un aborigen guaraní, con quien se veía a escondidas. Mburukujá no era su nombre cristiano, sino el tierno apodo que le había dado su enamorado. El padre de la muchacha, un militar, jamás hubiese aceptado esa relación con un hereje enemigo y, por otro lado, ya había decidido que su hija debía casarse con un joven capitán español. Al enterarse de la relación de su hija, decidió asesinar al muchacho guaraní. Mburucuyá, presa del dolor, se hundió en el corazón una flecha de plumas, la cual quedó sobre su pecho como una flor y cayó sobre el cuerpo de su amado muerto. Tiempo después, en ese trágico sitio nació una planta nunca vista hasta entonces, la cual fue denominada mburucuyá.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga