>
www.chugh.com

Save

Save

Save

Editorial • Agosto 2012

Algunos consideran que para entender al pueblo estadounidense hay que vivir acá, inmersos en la idiosincrasia local; es imprescindible, dicen, llevar a los chicos a la escuela, hablar con las maestras, con el plomero que viene a reparar un caño de la cocina, con el vecino que es veterano de Vietnam o de alguna otra guerra, con el cuñado de la nena que es policía o el hermano de tu novia que trabaja en una oficina del DMV. La mayoría de los que vivimos por acá, sin embargo, no tenemos grandes oportunidades de intercambiar opiniones con el gringo del país profundo, el agricultor de Kansas, el cowboy (heterosexual) de Montana, la peluquera de algún pueblo perdido entre Wyoming y South Dakota.
Es innegable que los argentinos, como tantos otros ciudadanos de otras partes del mundo, hemos crecido imbuidos por la cultura estadounidense a través de las rabietas del pato Donald, la sensualidad de la Mujer Maravilla, el implacable y sigiloso actuar de Batman, la ingenuidad de Lucy o la torpeza de los Tres Chiflados. Nosotros también hemos sido convencidos desde chicos de que los malos tienen rostros con rasgos extraños y acentos foráneos, hemos aprendido a admirar a generosos terratenientes como Ben Cartwright, a respetar a todo aquel vengador anónimo con revólver en la cintura, a emocionarnos con los valores puritanos de los Ingalls. Así y todo, a pesar de que "nos conocemos tan bien", a menudo nos preguntamos por qué la mayoría de la gente de este país piensa como piensa, adopta las posturas que adopta, o ve al resto del mundo así como lo ve. Cómo es que lo que para el resto del mundo es tan obvio, para el gringo es igualmente de obvio, pero al revés.
Lo que a veces nos empuja a este tipo de consideraciones son algunos de los grandes acontecimientos que sacuden al país de tanto en tanto. El último es el de la masacre de Colorado, en el que un hasta ese entonces “chico bueno” abrió fuego contra espectadores de un cine durante el debut de una película de acción. El perfil del muchacho decía que era un destacado estudiante, educado... y amante de las armas. Ninguna de las tres cualidades es extraña a las características de la mayoría de los hombres de este país. Y mucho menos la última.
Sin embargo, la mera insinuación de que la compra y posesión de armas de fuego debería ser controlada para evitar más masacres como esta, dispara (el juego de palabras no es intencional) en buena parte de la gente una ira incontrolable. “¡El derecho a portar armas está garantizado por la Segunda Enmienda a la Constitución Nacional!”, exponen algunos. “Restringir el uso de armas hará que solo los delincuentes las usen”, razonan otros. “Las armas no matan gente, la gente mata gente”, dicen otros, y lo sustentan con una calcomanía en el paragolpes de su Chevrolet Silverado.
Desde este lado, y luego de convivir por más de 20 años con la gente de este y otros pueblos del mundo que comparten con nosotros la misma porción de tierra, nos seguimos preguntando:
Si el derecho a comprar y portar armas está garantizado por la Segunda Enmienda de la Constitución Nacional, ¿no sería hora de hacer una tercera enmienda para adaptarnos a los nuevos tiempos?
Si nos oponemos a restringir la venta de armas porque de todas formas los delincuentes seguirían consiguiéndolas en el mercado negro: ¿por qué restringir la venta de drogas, por ejemplo, si, con la misma lógica, los delincuentes la siguen consiguiendo? Si es que no confiamos en las fuerzas de seguridad para protegernos de los delincuentes armados, ¿para qué les seguimos pagando un sueldo y los armamos hasta los dientes? A veces nos imaginamos que sería menos traumático restringir la venta de libros que la de armamento.
Por último, a diferencia de los que piensan que “las armas no matan gente, sino que la gente mata gente”, se nos ocurre más acertado decir: “las armas no matan gente, la gente CON armas mata gente”.
¿Sería demasiado pedir un debate sobre este tema? Lo sugerimos tímidamente, no sea cosa que alguno de estos buenos muchachos nos venga a contestar con una ametralladora automática, de esas que guardan en sus casas "para defensa personal".¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Qué considera debe hacerse con los inmigrantes indocumentados que no tengan ninguna causa criminal?

204

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Perfiles Nuestra Gente

  • Ángel Ricardo Echeverría

    Ángel Ricardo Echeverría

    Lugar de residencia:
    Studio City, CA.

    Háblenos de su Profesión:
    Soy el socio-dueño (conjuntamente con Julie Friedgen) de The Tango Room Dance Center, in Sherman Oaks, CA. y por los últimos veinte años soy anfitrión del lugar con Julie cada sábado por la noche. Nuestra milonga, que gracias a Dios tiene mucho éxito, se llama El Encuentro. Todos los martes y jueves por la noche, Julie y yo enseñamos tango para principiantes, además de estudiantes intermedios y avanzados. Lo que comparto es el conocimiento de tango que recibí de los viejos milongueros en las milongas de Buenos Aires. Empecé en 1958, he estado bailando tango durante casi sesenta años y es un honor para mí poder compartir mi tango con nuestros estudiantes.

    Leer más...  
  • Lucas Apestegui

    Lucas Apestegui

    Lugar de residencia:
    Van Nuys, California

    Háblenos de su profesión:
    Mi profesión es la de músico: arreglador y compositor. Compongo música para comerciales, para el mercado discográfico, cine y televisión. Tengo un estudio de grabación.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • LEALA: La Escuela Argentina de Los Angeles

    Escuela Argentina

    Hacía tiempo que había escuchado de LEALA, pero sin niños en edad escolar, no había investigado de qué se trataba. En mi mente era una mezcla de proyecto de escuelita donde se hablaría en castellano, con un grupo de niños argentinos o hijos de argentinos asistiendo y creando lazos con nuestro país...

    Leer más...  
  • Profesionales Argentinos: Oscar Márquez

    Oscar Márquez, Analia Romero y Raquel MárquezLa Radio como vehículo para rescatar las culturas latinoamericanas
    Hoy nos toca hacer una reseña de alguien a quien conocemos bien; no solo porque lo vemos -por lo general con un micrófono en la mano- sobre mil y un escenarios gauchescos, tangueros o de tinte latinoamericano. Lo conocemos, además, porque durante años colaboró con nuestra revista, sobre todo aportando sus versiones de las leyendas de los pueblos originarios de nuestra tierra.

    Leer más...  

Recetas

Leyendas

  • Origen de los ríos Pilcomayo y Bermejo

    Leyenda

    En principio no existía el agua. Primero la Tierra, luego las plantas y los animales. Iloj, el creador, había puesto el agua y los peces en los troncos del samohú o palo borracho, que por esa razón ostentaba el tronco ventrudo que hoy sigue teniendo, aunque ya no aprisiona el líquido elemento.

    Leer más...  
  • La Leyenda del Irupé

    La Leyenda del Irupé

    Esta hermosa leyenda guaraní viene de los vocablos "i" que significa “agua”, "ru" que significa el que trae”, y "pe" que significa “plato”. O sea, plato que lleva el agua.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga