>
quinn

Save

Save

Save

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Editorial • Agosto 2012

Algunos consideran que para entender al pueblo estadounidense hay que vivir acá, inmersos en la idiosincrasia local; es imprescindible, dicen, llevar a los chicos a la escuela, hablar con las maestras, con el plomero que viene a reparar un caño de la cocina, con el vecino que es veterano de Vietnam o de alguna otra guerra, con el cuñado de la nena que es policía o el hermano de tu novia que trabaja en una oficina del DMV. La mayoría de los que vivimos por acá, sin embargo, no tenemos grandes oportunidades de intercambiar opiniones con el gringo del país profundo, el agricultor de Kansas, el cowboy (heterosexual) de Montana, la peluquera de algún pueblo perdido entre Wyoming y South Dakota.
Es innegable que los argentinos, como tantos otros ciudadanos de otras partes del mundo, hemos crecido imbuidos por la cultura estadounidense a través de las rabietas del pato Donald, la sensualidad de la Mujer Maravilla, el implacable y sigiloso actuar de Batman, la ingenuidad de Lucy o la torpeza de los Tres Chiflados. Nosotros también hemos sido convencidos desde chicos de que los malos tienen rostros con rasgos extraños y acentos foráneos, hemos aprendido a admirar a generosos terratenientes como Ben Cartwright, a respetar a todo aquel vengador anónimo con revólver en la cintura, a emocionarnos con los valores puritanos de los Ingalls. Así y todo, a pesar de que "nos conocemos tan bien", a menudo nos preguntamos por qué la mayoría de la gente de este país piensa como piensa, adopta las posturas que adopta, o ve al resto del mundo así como lo ve. Cómo es que lo que para el resto del mundo es tan obvio, para el gringo es igualmente de obvio, pero al revés.
Lo que a veces nos empuja a este tipo de consideraciones son algunos de los grandes acontecimientos que sacuden al país de tanto en tanto. El último es el de la masacre de Colorado, en el que un hasta ese entonces “chico bueno” abrió fuego contra espectadores de un cine durante el debut de una película de acción. El perfil del muchacho decía que era un destacado estudiante, educado... y amante de las armas. Ninguna de las tres cualidades es extraña a las características de la mayoría de los hombres de este país. Y mucho menos la última.
Sin embargo, la mera insinuación de que la compra y posesión de armas de fuego debería ser controlada para evitar más masacres como esta, dispara (el juego de palabras no es intencional) en buena parte de la gente una ira incontrolable. “¡El derecho a portar armas está garantizado por la Segunda Enmienda a la Constitución Nacional!”, exponen algunos. “Restringir el uso de armas hará que solo los delincuentes las usen”, razonan otros. “Las armas no matan gente, la gente mata gente”, dicen otros, y lo sustentan con una calcomanía en el paragolpes de su Chevrolet Silverado.
Desde este lado, y luego de convivir por más de 20 años con la gente de este y otros pueblos del mundo que comparten con nosotros la misma porción de tierra, nos seguimos preguntando:
Si el derecho a comprar y portar armas está garantizado por la Segunda Enmienda de la Constitución Nacional, ¿no sería hora de hacer una tercera enmienda para adaptarnos a los nuevos tiempos?
Si nos oponemos a restringir la venta de armas porque de todas formas los delincuentes seguirían consiguiéndolas en el mercado negro: ¿por qué restringir la venta de drogas, por ejemplo, si, con la misma lógica, los delincuentes la siguen consiguiendo? Si es que no confiamos en las fuerzas de seguridad para protegernos de los delincuentes armados, ¿para qué les seguimos pagando un sueldo y los armamos hasta los dientes? A veces nos imaginamos que sería menos traumático restringir la venta de libros que la de armamento.
Por último, a diferencia de los que piensan que “las armas no matan gente, sino que la gente mata gente”, se nos ocurre más acertado decir: “las armas no matan gente, la gente CON armas mata gente”.
¿Sería demasiado pedir un debate sobre este tema? Lo sugerimos tímidamente, no sea cosa que alguno de estos buenos muchachos nos venga a contestar con una ametralladora automática, de esas que guardan en sus casas "para defensa personal".¤

Search

tel:18663121294
De acuerdo a los resultados de las últimas elecciones legislativas celebradas en Argentina, ¿considera que el peronismo irá desapareciendo en los próximos años?
  • ¿Qué se necesita para mantener el Cerebro Sano?

    ¿Qué se necesita para mantener el Cerebro Sano?

    Parte II de II
    Para que el cerebro esté sano es necesario que la persona consuma alimentos saludables, mantenga un peso normal, reduzca el stress, haga ejercicios físicos regularmente, y cultive una rica interacción social con estímulos mentales positivos permanentes.

    Leer más...

Tapa # 212

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Danny Pardo

    Danny Pardo

    Lugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión  
    Hace 12 años que soy actor y antes fui empresario por 14 años. Arranqué mi carrera en Miami en el 2003 y desde entonces he sido lo que se conoce como un “working actor” por suerte. He tenido la oportunidad de trabajar con grandes nombres y celebridades de la TV y cine norteamericano, tanto en series de TV como en películas independientes, comerciales de TV y radio, películas animadas de Disney, videojuegos,  etc.

    Leer más...  
  • Lucas Apestegui

    Lucas Apestegui

    Lugar de residencia:
    Van Nuys, California

    Háblenos de su profesión:
    Mi profesión es la de músico: arreglador y compositor. Compongo música para comerciales, para el mercado discográfico, cine y televisión. Tengo un estudio de grabación.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Krystal Zanel

    Krystal

    Una reina de sangre criolla. Miss Amazing 2015
    A Krystal Zanel le gusta el cine, hacer deportes, salir con amigos y tomar clases de actuación… todas actividades que comparten millones de chicas en este país y el resto del mundo. ¿Qué es entonces lo que la hace “Amazing”?

    Leer más...  
  • Manhattan Barber Shop

    Di Nardi

    80 años de historia y un maestro peluquero que canta canciones italianas
    Pocas peluquerías en California pueden hacerle sombra a ese pedazo de historia que se emplaza a escasos metros de la playa en Manhattan Beach.

    Leer más...  

Recetas

Leyendas

  • Leyenda Diaguita: Los Pétalos de la Rodocrosita

    rodocrosita

    Tras largos días y noches de andar, el chasqui alcanzó el último tramo del camino que conducía a la morada del Rey Inca. Llevaba una singular ofrenda destinada al gobernante: tres gotas de sangre petrificadas. El precioso hallazgo fue recibido con mucha emotividad.

    Leer más...  
  • Leyenda: El pájaro carpintero y el tucán

    El pájaro carpintero y el tucán

    Los pájaros carpinteros trabajan muy duro para tener un hogar en donde vivir con su familia, por eso es que van haciendo casitas en los árboles y luego pueden dejar allí a sus hijos tranquilos sin que nada malo les pase ni los depredadores los ataquen. En cambio, el tucán nunca tiene sitio para quedarse, siempre está yendo por nuevos lugares y se duerme en las ramas de los árboles, ya que ninguna casa sabe hacer como para poder estar más cómodo y dejar de viajar un poco.

    Leer más...
tel:18557036600

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga