>
quinn

Save

Save

Save

Leyenda: Las Aguas del Bermejo

bermejo

Hubo un tiempo en que las aguas del río Bermejo fueron claras como las de sus vecinos, los ríos Pilcomayo y Uruguay. Un tiempo en que a sus orillas no se asomaban, como hoy, las casas de los pueblos formoseños, ni eran surcadas por las embarcaciones de los argentinos descendientes de europeos.

Las tierras que recorría el Bermejo eran disputadas por dos tribus enemigas: los tobas y los matacos. Unos y otros atrapaban los peces de su cauce, se sumergían en su frescura en las tardes calurosas, deslizaban las canoas por su corriente y se sentaban a sus orillas en las noches de luna.
 Dibujo: Angelo Calamera  La mayor afrenta que sufrieron los tobas durante esa larga guerra fue la captura de la hija del cacique, una joven hermosa y decidida, que pasó de vivir en sus chozas a las de los matacos. Aunque extrañaba a los suyos, poco a poco sus captores se le hicieron menos extraños, sobre todo desde que conoció al hijo del cacique y comenzaron a pasar largas horas juntos. Se enamoraron mientras conversaban a la sombra de un urunday, mientras nadaban en el río, mientras caminaban en silencio siguiendo al ciervo de los pantanos... Pero sus relaciones eran imperdonables. La unión entre una toba y un mataco estaba prohibida por los hombres y maldita por los dioses. Cuando el consejo de la tribu dio órdenes estrictas para prohibir los encuentros entre los jóvenes, ellos establecieron citas secretas y se amaron más todavía a la sombra de su sigilo.
   Sin embargo, no estuvieron a salvo de las habladurías, de los comentarios a media voz que deslizaban las viejas cuando se sentaban en rueda a tejer su yicas y a moler las semillas del algarrobo. Tampoco de las miradas de alguno que los había sorprendido al entrar en el monte tras un armadillo fugitivo o para recoger los frutos del jume.
   Y llegó el día en que, reunido nuevamente el consejo de la tribu, debieron comparecer ante él. Los jefes, que ya habían deliberado, los miraban en silencio. Los corazones de los jóvenes se aceleraron ante esos rostros severos e imperturbables. El cacique habló con voz suave y firme. Era preciso que todos respetaran las tradiciones de la tribu, con más razón tratándose del heredero de la autoridad: se les exigía la separación inmediata y definitiva.
   Ante la decidida oposición de los jóvenes príncipes, que se sabían unidos alma con alma y cuerpo con cuerpo, el consejo emitió el fallo final: los amantes serían sacrificados, se les arrancarían los corazones y éstos serían arrojados al río, como lección y advertencia para quienes se atrevieran a contrariar las leyes de los hombres y las disposiciones divinas.
   El sol del mediodía brillaba en lo alto del cielo mientras la tribu se reunía para presenciar la ejecución. Si algo de viento agitó las ramas de los arbustos, si las cigarras cantaban su canción filosa y monocorde, si el río dejó oír su rumor, nadie lo supo cuando los jóvenes fueron llevados a lo alto del barranco y muertos por el haiawú (hechicero de la tribu), cuando el agua aceptó sus corazones sangrantes y se tiñó de rojo para siempre.
   Cumplido el sacrificio, a los pocos días, la gente se acercó al barranco por un rumor: los corazones no habían sido arrastrados por la corriente; flotaban juntos exactamente en el mismo lugar en el que habían caído.
   ¿Era acaso que los dioses no estaban conformes con el fallo? ¿Sobrevendrían entonces pestes, sequías y escasez? Los jefes acordaron sacar los corazones del agua y convertirlos en cenizas, para que no quedara rastro de ese amor que había desconocido la tradición.
   Todos los matacos formaron la gran pira, no hubo nadie que contrariara a los dioses. Los corazones ardían al compás de los pimpines (tambor mataco), abrasados por el fuego que, cada vez más alto, ahuyentaba los mosquitos e iluminaba los cuerpos de los bailarines.
   Días después, cuando un enviado volvió al lugar para comprobar que las cenizas hubieran sido dispersadas por el viento, vio con asombro cercano al terror que donde estuviera la pira había crecido un arbolito desconocido. Entre sus verdes hojas mostraba dos únicas flores rojas, una al lado de la otra, en forma de corazón.
   A la sombra del letanetá, como llamaron los matacos a la nueva planta, y mecida por las aguas del río que encontró su nombre, nació entonces la amistad entre los tobas y matacos, que todavía luchan en el monte para sobrevivir.¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Por qué piensa que el Papa Francisco no visita a la Argentina?

El Suplemento # 215

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Graciela Nardi

    Graciela NardiLugar de residencia:
    Alta Loma, California

    Háblenos de su profesión:

    Soy artista plástica y profesora de artes visuales, graduada en la Universidad de La Verne, California, con una Maestría en Organizaciones sin Fines de Lucro y Liderazgo. Fundé el Latino Art Museum en la ciudad de Pomona en el año 2001, el cual dirijo desde ese entonces. He creado “Save the Children through Art”, un programa de enseñanza para niños, el cual desarrollo en varias escuelas primarias. Me mantengo activa realizando mis exhibiciones de pintura y poesía. Pertenezco a varias organizaciones en mi comunidad como la Escuela Charter de Pomona, la Asociación de Galerías, etc.

    Leer más...  
  • Enrique Ahumada

    Enrique Ahumada

    Lugar de residencia:
    Brooklyn, New York.

    Háblenos de su profesión:
    He trabajado como creativo publicitario la mayor parte de mi vida. Ahora me concentro más en estrategia; pienso cómo hacer para que las marcas se inserten en la cultura y sean relevantes para la gente. Me apasiona la intersección entre las marcas y las cuestiones sociales. Escribo sobre estos temas, publico artículos y hago las veces de curador de estos contenidos en medios sociales como LinkedIn.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Empanada Man

    Empanada Man

    El Hombre Empanada
    Un gran paladar de la justicia

    Si bien Hollywood hizo famoso a superhéroes como Superman, Spiderman o Batman, la comunidad argentina del sur de California aportó lo suyo con un modesto héroe local. ¿Sus poderes? Preparar deliciosas empanadas que harían dudar a los mencionados paladines de la justicia entre perseguir a los más temibles villanos u olvidarse por un rato de sus responsabilidades y sentarse a comer una “salteña”.

    Leer más...  
  • Día Internacional del Vino Malbec

    malbec

    Una velada para promocionar los mejores vinos argentinos
    El pasado sábado 16 de abril el Consulado General y Centro de Promoción de la República Argentina en Los Angeles hospedó el “Malbec World Day” organizado por Wines of Argentina.

    Leer más...  

Recetas

  • Merluza al gratín

    Merluza al gratín

    Ingredientes:
    *4 filetes de merluza sin espinas (u otro pescado similar)
    *4 bastones de queso port salut light
    *1 cebolla cortada en fina juliana
    *Sal, pimienta y orégano

    Leer más...  
  • Tortitas negras

    Tortitas negras

    Ingredientes para la masa
    Harina 0000: 500 grs
    Azúcar: 150 grs
    Sal: 1 cdita
    Leche: 200 cc
    Levadura: 50 grs
    Huevos: 2
    Manteca: 150 grs

    Para la cobertura: Azúcar negra: 400 grs

    Leer más...

Leyendas

  • Leyenda diaguita: La Ch'aya y el Pujllay

    Leyenda diaguita: La Ch'aya y el Pujllay

    “La Chaya”, una variante del carnaval para algunos, el origen del carnaval para otros, es la semblanza a nuestra querida “Pachamama” y el agradecimiento por los frutos cosechados de ella. Se trata de una cultura muy arraigada en nuestro pueblo que viene desde siglos heredada de las raíces incas y diaguitas que habitaron esta zona en antaño.

    Leer más...  
  • Leyenda Urbana: La que se murió de amor

    La que se murió de amor

    Este mito tiene raíces en la historia del país. Cuenta la tradición que cuando la joven Felicitas Guerrero se casó en 1862 con Martín de Álzaga, un hombre mayor y acaudalado, era una de las mujeres más bellas de la sociedad porteña. Al año siguiente de la boda y tras perder a su único hijo, Felicitas quedó viuda con apenas 26 años. Leer más...

tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads

Perdidos en el tiempo

  • Revista Satiricón

    Perdidos en el tiempo: Revista Satiricón

    Ironía, pensamiento, obscenidad, trasgresión, anarquía y desopilante humor: así podría calificarse a la revista Satiricón, un ícono que marcó una huella en el campo del humor gráfico argentino. La revista se editó por primera vez en noviembre de 1972, al mando de Oskar y Carlos Blotta, y el gran dibujante y publicista Andrés Cascioli.

    Leer más...  
  • Con esmowing todo es posible Ginebra Bols

    Con esmowing  todo es posible Ginebra Bols

    La escena es bizarra: el arquero coloca la pelota en la línea de cal y se dispone a patear. Por un lado del arco aparece un sonriente mozo con una ginebra y un sifón de soda en la bandeja. El mozo sirve un poco de ginebra, el arquero le agrega un chorrito de soda, y se toma un trago.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga