>
www.chugh.com

Save

Save

Save

¿Nos merecemos el Ébola?

EbolaTemor global a una epidemia difícil de controlar

El mundo desarrollado está conmocionado debido a la propagación del virus del ébola. En muchos lugares hay temor mientras que en otros directamente pánico. ¿A qué se debe la gran agitación a nivel mundial? ¿Qué es lo realmente novedoso? ¿Por qué razón miles de millones de personas se preocupan recién ahora por esta enfermedad?

La respuesta a estas y otras inquietudes se resume en una sola verdad que desnuda parte de nuestro lado oscuro y egoísta. El ébola es parte de las primeras planas de los diarios y tiene gran difusión en los noticieros de televisión y redes sociales simplemente porque:
Ahora dejo de afectar únicamente a comunidades africanas pobres y marginales.
Ahora es una epidemia de alcance mundial.
Ahora puede infectar y matar a cualquiera de nosotros.
Ahora puede matar a mi familia, a mis seres queridos o a mí.

Los médicos del planeta no están enfrentando una enfermedad nueva. De hecho, se estudiaron casos de ébola desde hace más de tres décadas. Para ser más precisos, treinta y ocho años.
En la página oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) consta textualmente: “El virus se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, que da nombre al virus”.
Esto quiere decir que desde hace 38 años se sabía de la existencia de esa enfermedad y que poseía un índice de mortalidad espeluznante. Según la propia OMS “El virus del Ébola causa en el ser humano la EVE, cuya tasa de letalidad puede llegar al 90%”.

¿Nos merecemos el ébola? Conociendo el virus, sabiendo de su letalidad, disponiendo del tiempo, recursos y conocimientos necesarios para desarrollar vacunas o remedios… nadie hizo nada.

Pero como hasta hace pocos meses esa enfermedad solo afectaba a miles de pobres marginados del África, todo el mundo occidental se hizo el distraído. Se desperdiciaron tres décadas, un tiempo valiosísimo para combatirlo a pesar de que infinidad de especialistas en enfermedades infecciosas vaticinaron nuestro presente desde hace años prediciendo que el virus original mutaría y se esparciría por todo el mundo. Pero nadie los escuchó. Ni los políticos, ni los ministros de salud pública de los países desarrollados y mucho menos los directivos y accionistas de las grandes farmacéuticas internacionales. Recién ahora se están invirtiendo millones de dólares en investigar el virus para encontrar una vacuna o medicamentos que permitan controlarlo.
Ojalá que no sea demasiado tarde.

¿Nos merecemos el ébola?

La pregunta obligada es: ¿Nos merecemos el ébola? Conociendo el virus, sabiendo de su letalidad, disponiendo del tiempo, recursos y conocimientos necesarios para desarrollar vacunas o remedios… nadie hizo nada. Es difícil responder tal pregunta con objetividad.
Los individuos de a pie seguramente argumentarán que ellos no podían haber hecho nada, por no saber ni poder. A los políticos ni vale la pena preguntarles, como tampoco a los dueños de las farmacéuticas que contaban con todos los recursos como para producir antídotos durante los últimos treinta y ocho años.
Nadie recuerda manifestaciones públicas ni marchas solicitando la investigación del virus del ébola en países occidentales a fin de controlar sus efectos letales, a pesar de que todo el mundo sabía de la existencia y mortalidad de esa enfermedad.
Hollywood se inspiró en el virus del ébola para filmar varias películas de gran éxito, entre las que se destaca Outbreak (Epidemia, en los países latinos) con Dustin Hoffman y Rene Russo, de 1995, película que recaudó la friolera de 190 millones de dólares a nivel mundial en cines.
Los astronautas de la Apolo 8 tomaron la fotografía  “Earthrise”  el 24 de diciembre de 1968. Hace 46 años el mundo se conmovió y emocionó al ver la primera imagen del planeta Tierra visto desde la órbita lunar. Desde ese mismo momento la humanidad tendría que haberse dado cuenta de que vivimos en un planeta finito, limitado y pequeño, que lo que aparece como muy lejano… es acá nomás, a la vuelta de la esquina.
El ébola vino por nosotros. Por suerte estamos a tiempo para que se elabore una vacuna o medicamentos para combatirlo y morigerar su mortalidad, como ya sucedió con el HIV / SIDA, u otras enfermedades mortales. Lo que debemos aprender de esta situación es que a partir de este mismo momento siempre tendremos que estar alertas para que el próximo virus o bacteria que afecte a una población aparentemente lejana y perdida en el medio de la nada, no nos alcance. Para eso debemos ser proactivos y reclamar a las autoridades que todas las enfermedades sean estudiadas y combatidas. Desde el principio. Y donde sea.
La propagación del virus del ébola tendría que hacernos recordar estas sabias palabras del pastor Martin Niemöller:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí, pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada. ¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Qué considera debe hacerse con los inmigrantes indocumentados que no tengan ninguna causa criminal?
  • Cartas y más Cartas • Febrero 2017

    Nada de malo

    Sr. Director:
    Reciban mis más efusivos saludos al comenzar un nuevo año de publicación de El Suplemento. Vuestra revista ha pasado un nivel de madurez envidiable por otras publicaciones del género.
    Recuerdo vívidamente aquella noche fuera de la entrada al Teatro Alex, en Glendale, cuando usted me confió que estaba preocupado pues aún no había dado con ningún título apropiado para la nueva publicación. Yo le contesté: “¿Y qué tiene de malo El Suplemento?” Obviamente nada de malo y mucho de bueno, pues El Suplemento se ha convertido en una publicación seria, respetable y que llega a todos los rincones de la heterogénea colectividad argentina.

    Leer más...

204

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Perfiles Nuestra Gente

  • Nicolás "Nico" Garcerón

    Nico GarceronLugar de residencia:
    Los Angeles, California.

    Háblenos de su profesión:
    Voy a dividir esta pregunta en dos, si el editor me lo permite. El dinero me lo gano trabajando de artista 3D free-lance para diferentes estudios. También hago otras “changuitas” que suman a la causa cuando la mano viene lenta. Mi pasión: la actuación. Es una carrera difícil, pero poco a poco va tomando un rol determinante en mi vida.

    Leer más...  
  • Gabriel Lerner

    Gabriel Lerner (Periodista) Lugar de residencia: Los Angeles

    Háblenos de su profesión:
    Soy el editor de La Opinión, el mayor diario en español de Estados Unidos; está sobrellevando muchísimos cambios para servir mejor a sus lectores y a la comunidad en un período dificilísimo para la prensa escrita. Antes trabajé para el Huffington Post como el editor de Voces, su sitio en español, y antes otra vez en La Opinión. Soy periodista.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Argentinos Mirando al Sur

    Argentinos Mirando al Sur

    Lo que se hizo y lo que se hará por nuestros compatriotas más necesitados

    El grupo Argentinos Mirando al Sur invita a levantar una copa de solidaridad para brindar por un año más de emociones, proyectos y desafíos.

    Leer más...  
  • LEALA: La Escuela Argentina de Los Angeles

    Escuela Argentina

    Hacía tiempo que había escuchado de LEALA, pero sin niños en edad escolar, no había investigado de qué se trataba. En mi mente era una mezcla de proyecto de escuelita donde se hablaría en castellano, con un grupo de niños argentinos o hijos de argentinos asistiendo y creando lazos con nuestro país...

    Leer más...  

Recetas

  • Pastafrola

    Pastafrola

    Ingredientes:
    Para la masa:
    • 150g. de manteca a temperatura ambiente
    • 150g. de azúcar
    • 2 huevos
    • 300g. de harina
    • 1 cucharadita de polvo de hornear (Levadura en polvo, 1 sobre) Leer más...  

  • Berenjenas al escabeche

    Berenjenas al escabeche

    Ingredientes
    • Berenjenas (2 medianas)
    • Ajo
    • Orégano
    • Ají molido
    • Sal gruesa

    Leer más...

Leyendas

  • Pueblos originarios: Los Comechingones

    Pueblos originarios: Los Comechingones

    Comechingón es la denominación vulgar con la cual se alude a una antigua etnia originaria de la República Argentina que a la llegada de los realistas españoles en el siglo XVI habitaba las Sierras Pampeanas de las actuales provincias de Córdoba y San Luis. Los comechingones se autodenominaban hênîa (al norte) y kâmîare (al sur); estos eran los dos grupos principales subdivididos en aproximadamente una decena de parcialidades.  

    Leer más...  
  • 2 Leyendas: Amovindo y Anta

    anta

    Amovindo
       Nos cuenta Félix Coluccio que este personaje de las costas del río Salado, en Santiago del Estero, debió vivir alrededor de 1785.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga