>
quinn

Save

Save

Save

¿Nos merecemos el Ébola?

EbolaTemor global a una epidemia difícil de controlar

El mundo desarrollado está conmocionado debido a la propagación del virus del ébola. En muchos lugares hay temor mientras que en otros directamente pánico. ¿A qué se debe la gran agitación a nivel mundial? ¿Qué es lo realmente novedoso? ¿Por qué razón miles de millones de personas se preocupan recién ahora por esta enfermedad?

La respuesta a estas y otras inquietudes se resume en una sola verdad que desnuda parte de nuestro lado oscuro y egoísta. El ébola es parte de las primeras planas de los diarios y tiene gran difusión en los noticieros de televisión y redes sociales simplemente porque:
Ahora dejo de afectar únicamente a comunidades africanas pobres y marginales.
Ahora es una epidemia de alcance mundial.
Ahora puede infectar y matar a cualquiera de nosotros.
Ahora puede matar a mi familia, a mis seres queridos o a mí.

Los médicos del planeta no están enfrentando una enfermedad nueva. De hecho, se estudiaron casos de ébola desde hace más de tres décadas. Para ser más precisos, treinta y ocho años.
En la página oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) consta textualmente: “El virus se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, que da nombre al virus”.
Esto quiere decir que desde hace 38 años se sabía de la existencia de esa enfermedad y que poseía un índice de mortalidad espeluznante. Según la propia OMS “El virus del Ébola causa en el ser humano la EVE, cuya tasa de letalidad puede llegar al 90%”.

¿Nos merecemos el ébola? Conociendo el virus, sabiendo de su letalidad, disponiendo del tiempo, recursos y conocimientos necesarios para desarrollar vacunas o remedios… nadie hizo nada.

Pero como hasta hace pocos meses esa enfermedad solo afectaba a miles de pobres marginados del África, todo el mundo occidental se hizo el distraído. Se desperdiciaron tres décadas, un tiempo valiosísimo para combatirlo a pesar de que infinidad de especialistas en enfermedades infecciosas vaticinaron nuestro presente desde hace años prediciendo que el virus original mutaría y se esparciría por todo el mundo. Pero nadie los escuchó. Ni los políticos, ni los ministros de salud pública de los países desarrollados y mucho menos los directivos y accionistas de las grandes farmacéuticas internacionales. Recién ahora se están invirtiendo millones de dólares en investigar el virus para encontrar una vacuna o medicamentos que permitan controlarlo.
Ojalá que no sea demasiado tarde.

¿Nos merecemos el ébola?

La pregunta obligada es: ¿Nos merecemos el ébola? Conociendo el virus, sabiendo de su letalidad, disponiendo del tiempo, recursos y conocimientos necesarios para desarrollar vacunas o remedios… nadie hizo nada. Es difícil responder tal pregunta con objetividad.
Los individuos de a pie seguramente argumentarán que ellos no podían haber hecho nada, por no saber ni poder. A los políticos ni vale la pena preguntarles, como tampoco a los dueños de las farmacéuticas que contaban con todos los recursos como para producir antídotos durante los últimos treinta y ocho años.
Nadie recuerda manifestaciones públicas ni marchas solicitando la investigación del virus del ébola en países occidentales a fin de controlar sus efectos letales, a pesar de que todo el mundo sabía de la existencia y mortalidad de esa enfermedad.
Hollywood se inspiró en el virus del ébola para filmar varias películas de gran éxito, entre las que se destaca Outbreak (Epidemia, en los países latinos) con Dustin Hoffman y Rene Russo, de 1995, película que recaudó la friolera de 190 millones de dólares a nivel mundial en cines.
Los astronautas de la Apolo 8 tomaron la fotografía  “Earthrise”  el 24 de diciembre de 1968. Hace 46 años el mundo se conmovió y emocionó al ver la primera imagen del planeta Tierra visto desde la órbita lunar. Desde ese mismo momento la humanidad tendría que haberse dado cuenta de que vivimos en un planeta finito, limitado y pequeño, que lo que aparece como muy lejano… es acá nomás, a la vuelta de la esquina.
El ébola vino por nosotros. Por suerte estamos a tiempo para que se elabore una vacuna o medicamentos para combatirlo y morigerar su mortalidad, como ya sucedió con el HIV / SIDA, u otras enfermedades mortales. Lo que debemos aprender de esta situación es que a partir de este mismo momento siempre tendremos que estar alertas para que el próximo virus o bacteria que afecte a una población aparentemente lejana y perdida en el medio de la nada, no nos alcance. Para eso debemos ser proactivos y reclamar a las autoridades que todas las enfermedades sean estudiadas y combatidas. Desde el principio. Y donde sea.
La propagación del virus del ébola tendría que hacernos recordar estas sabias palabras del pastor Martin Niemöller:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí, pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada. ¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Cómo debería responder Estados Unidos a los ensayos nucleares de Corea del Norte?
  • ¿Qué se necesita para mantener el Cerebro Sano?

    ¿Qué se necesita para mantener el Cerebro Sano?

    Parte II de II
    Para que el cerebro esté sano es necesario que la persona consuma alimentos saludables, mantenga un peso normal, reduzca el stress, haga ejercicios físicos regularmente, y cultive una rica interacción social con estímulos mentales positivos permanentes.

    Leer más...

Tapa # 211

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Silvia De La Torre

    Silvia De La Torre

    Lugar de Residencia:
    Carson, California.

    Hablemos de su negocio:
    Comencé con esta profesión en 1998, y en el 2000 abrí mi oficina en la ciudad de Carson. Me especializo en seguros de la línea personal, comercial y también de vida. La continua capacitación que recibo, junto con mi experiencia, me permite entender las necesidades que cada cliente tiene y poder recomendarles el producto adecuado a sus necesidades. Creo que esta es una profesión muy gratificante porque me ha permitido comunicarme con mucha gente y ayudar a muchas familias a proteger su futuro.

    Leer más...  
  • Sandro Martel

    Sandro Martel

    Nombre:
    Sandro Martel.

    Lugar de residencia:
    Canyon Country.

    Háblenos de su profesión:
    En realidad tengo una compañía de transporte, pero además y debido a mi gran admiración por Sandro desde muy temprana edad, me dediqué y me dedico a cantar sus canciones como tributo a él.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • En polo manda Argentina

    Los Cuatro Fantásticos junto a Rodney Fragodt, dueño de CPC

    Equipo blanquiceleste gana torneo local
    En fútbol, pasión de multitudes, la Selección Argentina anda de mal en peor y luchando para clasificarse para el próximo mundial. Sin embargo, en polo, pasión de... bueno, no muchos, se destaca una buena noticia para nuestra comunidad local.

    Leer más...  
  • Una particular reunión de mujeres en Woodland Hills

    Una particular reunión de mujeres en Woodland Hills

    50 mujeres se juntan para realizar actividades programadas

    La convocatoria vino en forma de mail y decía lo siguiente: Leer más...  

Recetas

Leyendas

  • Leyenda toba: El algodón

    Leyenda toba: El algodón

    Cuenta la leyenda que en lejanos tiempos, en el Gran Chaco, los indios eran felices, y no se conocían las estaciones, porque no había cambios de clima, ni fenómenos atmosféricos.
       En esa armonía y felicidad los indígenas brindaban todos sus tributos a Naktánoón (el bien). Esta actitud puso furioso a Nahuet Cagüen (el Mal) que vivía en las tinieblas, que para vengarse y calmar su ira creó a Nomaga (el invierno).

    Leer más...  
  • La Leyenda de la flor del Mburucuyá

    La Leyenda de la flor del Mburucuyá

    Existen varias leyendas populares acerca del origen de las pasionarias. Una de ellas cuenta que Mburucuyá (también «Mburukujá») era una muchacha española que se había enamorado de un aborigen guaraní, con quien se veía a escondidas. Mburukujá no era su nombre cristiano, sino el tierno apodo que le había dado su enamorado. El padre de la muchacha, un militar, jamás hubiese aceptado esa relación con un hereje enemigo y, por otro lado, ya había decidido que su hija debía casarse con un joven capitán español. Al enterarse de la relación de su hija, decidió asesinar al muchacho guaraní. Mburucuyá, presa del dolor, se hundió en el corazón una flecha de plumas, la cual quedó sobre su pecho como una flor y cayó sobre el cuerpo de su amado muerto. Tiempo después, en ese trágico sitio nació una planta nunca vista hasta entonces, la cual fue denominada mburucuyá.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga