>
quinn

Save

Save

Save

¿Nos merecemos el Ébola?

EbolaTemor global a una epidemia difícil de controlar

El mundo desarrollado está conmocionado debido a la propagación del virus del ébola. En muchos lugares hay temor mientras que en otros directamente pánico. ¿A qué se debe la gran agitación a nivel mundial? ¿Qué es lo realmente novedoso? ¿Por qué razón miles de millones de personas se preocupan recién ahora por esta enfermedad?

La respuesta a estas y otras inquietudes se resume en una sola verdad que desnuda parte de nuestro lado oscuro y egoísta. El ébola es parte de las primeras planas de los diarios y tiene gran difusión en los noticieros de televisión y redes sociales simplemente porque:
Ahora dejo de afectar únicamente a comunidades africanas pobres y marginales.
Ahora es una epidemia de alcance mundial.
Ahora puede infectar y matar a cualquiera de nosotros.
Ahora puede matar a mi familia, a mis seres queridos o a mí.

Los médicos del planeta no están enfrentando una enfermedad nueva. De hecho, se estudiaron casos de ébola desde hace más de tres décadas. Para ser más precisos, treinta y ocho años.
En la página oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) consta textualmente: “El virus se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, que da nombre al virus”.
Esto quiere decir que desde hace 38 años se sabía de la existencia de esa enfermedad y que poseía un índice de mortalidad espeluznante. Según la propia OMS “El virus del Ébola causa en el ser humano la EVE, cuya tasa de letalidad puede llegar al 90%”.

¿Nos merecemos el ébola? Conociendo el virus, sabiendo de su letalidad, disponiendo del tiempo, recursos y conocimientos necesarios para desarrollar vacunas o remedios… nadie hizo nada.

Pero como hasta hace pocos meses esa enfermedad solo afectaba a miles de pobres marginados del África, todo el mundo occidental se hizo el distraído. Se desperdiciaron tres décadas, un tiempo valiosísimo para combatirlo a pesar de que infinidad de especialistas en enfermedades infecciosas vaticinaron nuestro presente desde hace años prediciendo que el virus original mutaría y se esparciría por todo el mundo. Pero nadie los escuchó. Ni los políticos, ni los ministros de salud pública de los países desarrollados y mucho menos los directivos y accionistas de las grandes farmacéuticas internacionales. Recién ahora se están invirtiendo millones de dólares en investigar el virus para encontrar una vacuna o medicamentos que permitan controlarlo.
Ojalá que no sea demasiado tarde.

¿Nos merecemos el ébola?

La pregunta obligada es: ¿Nos merecemos el ébola? Conociendo el virus, sabiendo de su letalidad, disponiendo del tiempo, recursos y conocimientos necesarios para desarrollar vacunas o remedios… nadie hizo nada. Es difícil responder tal pregunta con objetividad.
Los individuos de a pie seguramente argumentarán que ellos no podían haber hecho nada, por no saber ni poder. A los políticos ni vale la pena preguntarles, como tampoco a los dueños de las farmacéuticas que contaban con todos los recursos como para producir antídotos durante los últimos treinta y ocho años.
Nadie recuerda manifestaciones públicas ni marchas solicitando la investigación del virus del ébola en países occidentales a fin de controlar sus efectos letales, a pesar de que todo el mundo sabía de la existencia y mortalidad de esa enfermedad.
Hollywood se inspiró en el virus del ébola para filmar varias películas de gran éxito, entre las que se destaca Outbreak (Epidemia, en los países latinos) con Dustin Hoffman y Rene Russo, de 1995, película que recaudó la friolera de 190 millones de dólares a nivel mundial en cines.
Los astronautas de la Apolo 8 tomaron la fotografía  “Earthrise”  el 24 de diciembre de 1968. Hace 46 años el mundo se conmovió y emocionó al ver la primera imagen del planeta Tierra visto desde la órbita lunar. Desde ese mismo momento la humanidad tendría que haberse dado cuenta de que vivimos en un planeta finito, limitado y pequeño, que lo que aparece como muy lejano… es acá nomás, a la vuelta de la esquina.
El ébola vino por nosotros. Por suerte estamos a tiempo para que se elabore una vacuna o medicamentos para combatirlo y morigerar su mortalidad, como ya sucedió con el HIV / SIDA, u otras enfermedades mortales. Lo que debemos aprender de esta situación es que a partir de este mismo momento siempre tendremos que estar alertas para que el próximo virus o bacteria que afecte a una población aparentemente lejana y perdida en el medio de la nada, no nos alcance. Para eso debemos ser proactivos y reclamar a las autoridades que todas las enfermedades sean estudiadas y combatidas. Desde el principio. Y donde sea.
La propagación del virus del ébola tendría que hacernos recordar estas sabias palabras del pastor Martin Niemöller:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.
Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.
Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.
Luego vinieron por mí, pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada. ¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Tras un año en el poder, ¿cómo califica la gestión de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos?

El Suplemento # 214

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Perfil: Rafael Figueroa

    Perfil: Rafael Figueroa

    Fundador del Centro Gaucho Martín Fierro

    Nombre:
    Rafael Pedro Figueroa.

    Lugar de residencia:
    Newport Beach, California.

    Háblenos de su profesión:

    Leer más...  
  • Alicia Savio

    Alicia Savio

    Lugar de residencia:
    Los Angeles, California.

    Háblenos de su profesión:
    Soy pintora y escultora. En Argentina, ya había expuesto mis cuadros en el Museo Sívori y presenté el homenaje a los bailarines fallecidos del Teatro Colón, José Neglia y Norma Fontenla. Cuando vine a los Estados Unidos, tuve la oportunidad de presentar mis obras en varias Universidades, como USC y UCLA, y pinté un mural para Cal State Los Angeles.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • En polo manda Argentina

    Los Cuatro Fantásticos junto a Rodney Fragodt, dueño de CPC

    Equipo blanquiceleste gana torneo local
    En fútbol, pasión de multitudes, la Selección Argentina anda de mal en peor y luchando para clasificarse para el próximo mundial. Sin embargo, en polo, pasión de... bueno, no muchos, se destaca una buena noticia para nuestra comunidad local.

    Leer más...  
  • El Morfi

    El Morfi

    Delicias argentinas como en el comedor de su casa
    Ubicado en el centro de la ciudad de Glendale, frente al histórico Alex Theatre, rodeado de muchas oficinas y con más de dos décadas de presencia en la comunidad, El Morfi es ya una institución entre los restaurantes argentinos del sur de California. Su dueño, René Vildoza, no duda un instante en definirlo como un restaurante cien por ciento familiar.

    Leer más...  

Recetas

Leyendas

  • Leyenda: Las Termas de Cacheuta

    Dibujo: Angelo Calamera

    Fue hacia el año 1532. Un chasqui llegó a las tierras de Cacheuta, el poderoso cacique cuyos dominios comprendían el valle de Mendoza y los alrededores. Ante el gran curaca, el emisario refirió los acontecimientos ocurridos: la pérdida de la libertad de Atahualpa, el gran señor inca, descendiente de Inti, que, hecho prisionero, esperaba ansioso el día de su liberación.

    Leer más...  
  • Leyenda Argentina: El hornero (ogaraitig, en guaraní)

    HorneroEl ogaraitig, llamado hornero o pájaro albañil, tiene muchos otros nombres: casero, caserito, alonsito, etc., según la región. En nuestro país habita en Córdoba, Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos, BuenosAires, norte de La Pampa, Tucumán, etc. También habita en Paraguay, Uruguay, parte de Brasil y Bolivia. Se lo llama “pájaro de la alegría y el buen tiempo” y se asegura que no trabaja en día domingo, salvo en tiempo de sequía.

    Leer más...
tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads

Perdidos en el tiempo

  • Los zapatos de charol

    Perdidos en el tiempo

    Si bien es cierto que aún pueden encontrarse en algunas zapaterías en distintas partes del mundo, los zapatos de charol fueron un clásico de la vestimenta formal en la Argentina de mediados del siglo 20.
    El sistema de “charolar” los zapatos fue ideado en los Estados Unidos, y en un principio consistía en aplicar un recubrimiento de laca, aunque hoy en día se usa uno plástico.

    Leer más...  
  • Los Chicles Bazooka

    Los Chicles Bazooka

    Joe Bazooka y las gomas de mascar de forma rectangular de color rosado aparecieron en los Estados Unidos en 1947. Años después, su nombre, inspirado en una de las armas de fuego popularizadas durante la Segunda Guerra Mundial, llegó a ser sinónimo de chicle en Argentina.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga