>
www.chugh.com

Save

Save

Save

El Zonda: Leyenda del Noroeste

El Viento Zonda El Zonda es el cálido viento del norte que cuando pasa, quema la piel, marchita las plantas e inquieta a los animales; la gente cierra puertas y ventanas para no sofocarse por su calor. Cuando el Zonda se aleja, la naturaleza revive.
Este es el recuerdo ingrato de quien no supo aprovechar los dones de la naturaleza, de quien no supo amar la belleza ni respetar el mandato divino: La vida debe continuar. Gilanco era un indio fuerte. El más fuerte y ágil de su tribu. Arriesgado para la caza y hábil como ninguno. Sus vigorosas piernas trepaban los cerros y su torso desnudo brillaba como bruñido al sol. Sabía saltar, sigiloso como el puma, para atrapar a su presa; sabía esconderse en los montes y disparar las flechas sin fallar jamás. Sí, Gilanco reunía los mejores atributos físicos de su raza. Los dioses habían sido muy generosos con él.
Todos le admiraban y le seguían en sus correrías porque era el mejor de todos los cazadores, y eso le daba la autoridad de un verdadero cacique, aunque en realidad no lo fuese. Cuando Gilanco quería distraerse, trepaba las montañas, llegaba a las más altas cumbres, recorría los desfiladeros y no había un solo animal que se salvara a su paso. ¡Ni siquiera las crías, a las que todos los indios respetaban! Las alpacas, las vicuñas, las aves, los pumas; todos huían cuando lo divisaban, pues sabían que no tenía piedad.
Corría tras los animales como el viento tras las hojas secas y -como el viento- arrasaba con todo a su paso. Eso disgustaba mucho al dios Yastay, sobre todo porque Gilanco mataba y cazaba, no por necesidad, sino por el gusto de divertirse. Un día, después de exterminar a una familia entera de guanacos, se acostó a dormir la siesta a la sombra de un algarrobo. Ya estaba en el primer sueño cuando su fino oído advirtió un leve rumor de pasos.
-¿Quién anda ahí? -gritó irritado-. ¿Quién interrumpe mi siesta?
Nadie contestó. De pronto sintió un ruido seco y brusco.
-¡Yastay! -sólo él se anuncia de esa manera.
Gilanco, el soberbio Gilanco, el valiente y cruel Gilanco que mata sin miedo y sin piedad, se estremece.
Yastay está frente a él. El rostro del dios con sus hondos surcos indican que está muy, pero muy enojado. Lo mira fijamente y su mirada es dura y directa: como las flechas de Gilanco. Por primera vez en su vida tiene miedo. Quiere huir, pero no puede. Quiere gritar y su lengua se paraliza.
Tiembla, de la misma manera que tiemblan los indefensos animales cuando él se acerca. Sabe que Yastay es implacable cuando castiga.
Entonces el dios habla: "Escucha, Gilanco: he de hablarte una sola vez. Pachamama no aprueba lo que haces. Pachamama está muy dolida y enojada. ¡Deja a mis aves en paz o recibirás un gran castigo! Utiliza tu destreza y habilidad para el bien de tu tribu. Yastay ha hablado.”
Y así diciendo, desapareció.
Gilanco se asustó un poco porque sabía que Pachamama era de temer cuando castigaba. Pero poco le duró el susto. Pronto volvió a las andadas y con más crueldad que nunca perseguía y mataba a los animales. No había pasado mucho tiempo cuando la misma Pachamama se le apareció. La flecha que acababa de disparar quedó suspendida en el aire, y una voz de trueno hizo temblar la montaña. Miró para todos lados.
-¿Dónde estás? ¿Dónde estás? -preguntaba desesperado. No podía verla porque enormes nubarrones de polvo arenoso empezaron a surgir de pronto como brotados del mismo fondo de la tierra.
En un soplo escuchó su voz: "¡Gilanco! Tuviste tu oportunidad. Has sido muy cruel. Quienes sigan tus pasos recibirán el mismo castigo."
La polvareda empezó a girar y girar en un remolino asfixiante. Los compañeros de Gilanco se escondieron aterrados, pero Gilanco quedó encerrado en el remolino.
-¡Gilanco! ¡Gilanco! -le gritaban.
La polvareda arenosa se había convertido en un viento furioso que lo envolvía y lo arrastraba con fuerza incontenible.
-¡Gilanco! ¡Gilanco! El viento caliente se alejaba veloz arrasando todo a su paso.
-¡Gilanco! ¡Gilanco!
Gilanco ya no estaba. A lo lejos se oía su voz como un silbido largo y quejumbroso, atravesando distancias, haciendo temblar a los ranchos. Había nacido así el viento Zonda.

Yastay: deidad de los antiguos calchaquíes; “dueño de las aves”, a las que protegía -sobre todo a las pequeñas crías- de los abusos de los cazadores. También propiciaba la caza, porque los cazadores lo invocaban.
Aves: eran todos los animales de caza; “mayores” los cuadrúpedos, y “menores” los demás, las verdaderas aves.
Pachamama: Madre Tierra o Madre de los Cerros. Deidad máxima, propiciadora también de la siembra y la cosecha. Ø

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Cuál es su mayor preocupación actual como residente del sur de California?
  • Se dijo en Abril 2017

    John Carlin

    La Frase de Francisco
    “El mundo debe detener a los señores de la guerra. Hoy el pecado se manifiesta con toda su fuerza de destrucción en las guerras, en las diversas formas de violencia y maltrato, en el abandono de los más frágiles. Son los últimos, los inermes, los que siempre pagan. Este crecimiento de la violencia, en el peor de los casos puede llevar a la muerte física y espiritual de muchos, y hasta de todos”

    Leer más...

Tapa # 206

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18005013127

Perfiles Nuestra Gente

  • Adrián Schinoff

    Adrián SchinoffLugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy productor musical y compositor. Viví 14 años en Madrid, y los últimos 7 trabajando en el mundo del flamenco. Hace 3 años vine a producir, junto a Gustavo Santaolalla, a Antonio Carmona, el cantante de Ketama, y fue cuando decidí mudarme aquí.

    Leer más...  
  • Enrique Torres

    Enrique TorresLugar de residencia: Los Angeles, CA

    Háblenos de su profesión:
    Hago lo único que sé hacer: escribir. Y tengo la fortuna de que, de vez en cuando, alguno de mis trabajos es muy aceptado por el público, lo que me permite continuar en esta profesión. Mis telenovelas siguen dándome satisfacciones en todo el mundo. Y también pude cumplir mi sueño de escribir y producir mi propia película, filmada en Long Beach. Siempre digo que soy un privilegiado: hago lo único que sé hacer y puedo vivir de mi trabajo. Agradezco cada día la fortuna de estar vivo, sano y rodeado de los que amo.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Una particular reunión de mujeres en Woodland Hills

    Una particular reunión de mujeres en Woodland Hills

    50 mujeres se juntan para realizar actividades programadas

    La convocatoria vino en forma de mail y decía lo siguiente: Leer más...  

  • 50 años de la Asociación Argentina

    La casa de todos. 50 años de la Asociación Argentina

    Es un sensacional éxito para la Asociación Argentina de Los Angeles poder festejar su 50 aniversario, y desde este medio felicitamos a la actual Comisión Directiva y a todas las personas que a través de los años con su trabajo desinteresado de alguna manera hicieron esto posible. Los que conocen en detalle la historia de esta emblemática organización saben que no fue fácil llegar hasta aquí.  En el camino quedaron algunos momentos dramáticos donde el futuro era incierto. Pero el profundo deseo de muchas personas dentro de la comunidad local de seguir teniendo a la organización como punto de referencia fue determinante para su supervivencia y crecimiento. 

    Leer más...  

Recetas

  • Alfajores de maicena

    Alfajores de  maicena

    En cualquier panadería o confitería de Argentina podrá encontrar alfajores de maicena, un bocado que les fascina a muchos compatriotas de paladar dulce. Aquí presentamos una receta típica para que usted también pueda degustar de estos deliciosos alfajores con el mate de la mañana (o la tarde)

    Leer más...  
  • Tomates rellenos con ensalada rusa

    Tomates rellenos

    Si lo que buscamos es un plato fresco, con linda presentación, fácil y rápido de preparar, acá lo tenemos...

    Ingredientes
    3 Tomates medianos
    1 Zanahoria grande
    3 Papas chicas

    Leer más...

Leyendas

  • Leyenda: El Girasol

    girasol

    Pirayú era cacique de una tribu que vivía a orillas del río Paraná. Mandió era cacique de una tribu vecina. Pirayú y Mandió eran buenos amigos. De ahí que sus pueblos intercambiaban en paz artesanías y alimentos.

    Leer más...  
  • Huayrapuca

    Huayrapuca por Angelo Calamera

    En quichua, viento colorado, también denominado Huyrapuca. Mito múltiple y misterioso de los diaguita-calchaquíes. Es la madre de Shulco, el Viento; prima hermana del Remolino y pariente del Rayo. Viene a ser la diosa o espíritu del aire. Vive en las altas cumbres y en los profundos abismos cordilleranos.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga