>
quinn

Save

Save

Save

Editorial • Abril 2017

mujeres

Quien escribe esta editorial es un hombre… y reconoce que todos nosotros requerimos con urgencia la ayuda de las mujeres. Inspirados en el Día Internacional de la Mujer celebrado el pasado 8 de marzo y en las repercusiones de las multitudinarias marchas en Argentina, nos propusimos evaluar cómo hacemos para seguir de aquí en más, porque no nos queremos quedar en el panfleto, en la proclama demagógica, en el agitar de alguna banderita políticamente correcta hasta el año que viene.


Está claro que estamos en problemas, no solo en Argentina, sino también aquí en Estados Unidos y en muchas partes del mundo. Por supuesto, en nuestro país natal la situación es mucho más grave que por aquí porque la legislación o bien no es la adecuada o directamente no se aplica, y la indefensión de la mujer frente al atropello machista es más dramática y notable.
La filosofía taoísta china le aportó a la civilización humana, entre muchas otras cosas de valor, el concepto del yin y yang, las dos tendencias opuestas y a la vez complementarias. Representado por un símbolo bicolor resume a la perfección, sin dejar nada de lado, la armonía de los opuestos, en el caso que hoy nos ocupa, lo masculino y lo femenino. Uno podría pasar toda una vida filosofando sobre el valor simbólico del yin y el yang, y su aplicación práctica en la vida diaria de hombres y mujeres. Pero no tenemos toda una vida, y ni siquiera más que una página de nuestra revista para expresar lo que sentimos. El hombre, en esencia, no es igual a la mujer, y viceversa, y está bien que así sea. Lo que no quiere decir que todos no debemos contar con los mismos derechos y obligaciones. Entendiendo estas diferencias naturales, necesitamos encontrar el camino para logar la armonía complementaria de la que hablábamos unas líneas más arriba.
Es cierto que algunos hombres aún deben entender, antes que nada, que el cuerpo de la mujer le pertenece a ella misma, como así también le pertenecen sus emociones, espiritualidad, y elecciones de vida. También que en una sociedad moderna no puede existir el paternalismo y no deben aceptarse las diferencias en las oportunidades de desarrollarse basadas en el género (igual trabajo, igual remuneración; puestos de liderazgo laboral y político, etcétera). En esto, creemos, estamos todos de acuerdo. Las dificultades surgen a la hora de implementar todas estas coincidencias básicas a diario.
Viendo las imágenes de un grupo de jóvenes mujeres con las caras tapadas, tirando piedras y prendiendo fuego en las calles del centro de Buenos Aires durante la marcha por el Día de las Mujeres, nos encontramos con que este grupo actuaba copiando las peores acciones que hasta ahora eran exclusividad de la violencia masculina. Eran básicamente primitivos hombres violentos con corpiño. Expresar la frustración, el enojo, la necesidad de cambios urgentes de esta manera, es tan contraproducente como intentar generar la solidaridad de la población con una causa justa cortando calles y avenidas a toda hora. Por supuesto que fueron miles de mujeres las que enérgica, aunque pacíficamente, marcharon ese día y sería injusto quedarse con esa foto. Pero se trataba de un numeroso grupo de chicas jóvenes, las que serán las encargadas de generar el cambio en el futuro cercano, y nos dio pena verlas transformadas en su opuesto no-complementario.
Quienes desde el género masculino tratamos de acompañar la lucha por la equidad y la armonía necesitamos de un liderazgo femenino con nuevas ideas, que nos lleve a desenmascarar y superar las tradiciones y costumbres machistas, un liderazgo preferentemente joven y renovador, pero que no tome las miserias de los peores exponentes del género masculino para hacerlas propias.
Nosotros nos comprometemos a aprender y acompañar los cambios, a condenar la discriminación y la violencia de género, el abuso sexual venga de donde venga y vaya hacia donde vaya, y a demandar las mismas oportunidades y derechos para todos y todas. No solo porque esto es lo correcto, sino porque todos tenemos hijas, hermanas, novias o esposas, madres o abuelas, y cuando un degenerado abusa sexualmente de una mujer, cuando un cobarde le pega y le prende fuego, o mismo cuando un líder político habla de hacer con ellas lo que quiera escudándose en su poder, lo están haciendo contra todas ellas. Y callarse la boca y mirar para otro lado ya no es una opción. ¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Si las elecciones legislativas de octubre fueran hoy, ¿por quién votaría?
  • Perdidos en el tiempo: Yo me quiero casar, ¿y usted?

    Yo me quiero casar, ¿y usted?

    Con una balanceada cuota de comedia y servicio a la comunidad, el programa que recordamos hoy marcó una época en la televisión argentina; de hecho, llegó a ser uno de los shows más populares de la historia local. Conducido por Roberto Galán, su Yo me quiero casar, ¿y usted? presentaba potenciales parejas, quienes al cabo de un período de prueba, se decidían o no a unirse en matrimonio.

    Leer más...
18 Septiembre 2017
16 Septiembre 2017

Tapa # 210

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Emilio Kauderer

    Perfil: Emilio Kauderer

    Lugar de residencia: Calabasas, CA

    Háblenos de su profesión:
    Soy compositor de música. Me mueve el desafío de trabajar en diferentes géneros y para eso nada mejor que la música para cine. Desde mi primer film con Adolfo Aristarain “La Discoteca del Amor”, a la que le siguió “Tiempo de Revancha”, quedé totalmente enganchado con la magia de crear música para la pantalla. Me mudé a Los Angeles con una valija llena de sueños y por suerte tuve la oportunidad de concretar un montón.

    Leer más...  
  • Stella Milano

    Stella MilanoLugar de residencia:
    Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy actriz, cantante, y productora de espectáculos.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

Recetas

Leyendas

  • El fin de los humahuacas

    Leyenda: El fin de los humahuacas

    Hace mucho, mucho tiempo, los indios humahuacas vivían sin privaciones en las tierras de su quebrada. Dicen que éstas eran tan verdes y fértiles como lo es hoy la pampa, y que en sus terrazas crecía el maíz como crece la hiedra a la sombra de los árboles. Como no era tan duro el trabajo, y su fruto abundante, los dueños de esa tierra podían compartir la paz y la alegría que les enviaba la Pachamama en fiestas interminables. Y dicen también que las cosas habrían seguido así para siempre si no hubiera sido por la envidia de los calchaquíes, la codicia de los diaguitas y la belleza de Zumac. Leer más...  

  • La Leyenda de la flor del Mburucuyá

    La Leyenda de la flor del Mburucuyá

    Existen varias leyendas populares acerca del origen de las pasionarias. Una de ellas cuenta que Mburucuyá (también «Mburukujá») era una muchacha española que se había enamorado de un aborigen guaraní, con quien se veía a escondidas. Mburukujá no era su nombre cristiano, sino el tierno apodo que le había dado su enamorado. El padre de la muchacha, un militar, jamás hubiese aceptado esa relación con un hereje enemigo y, por otro lado, ya había decidido que su hija debía casarse con un joven capitán español. Al enterarse de la relación de su hija, decidió asesinar al muchacho guaraní. Mburucuyá, presa del dolor, se hundió en el corazón una flecha de plumas, la cual quedó sobre su pecho como una flor y cayó sobre el cuerpo de su amado muerto. Tiempo después, en ese trágico sitio nació una planta nunca vista hasta entonces, la cual fue denominada mburucuyá.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga