>
quinn

Save

Save

Save

HISTORIA: Federación o no federación: Esa es la cuestión

Federación o no federación: Esa es la cuestión

9ª. Nota de la Independencia

Federación o Centralismo. Esa parecer ser la cuestión que preocupaba a los diputados del Congreso de Tucumán que procuraban sentar las bases mediante una constitución para la naciente nación que con el transcursos del tiempo sería la Nación Argentina que en 1816 se encontraba en estado embrionario.

Pero mientras en Tucumán se debatían ideas, el federalismo tenía amplia desventaja. En Buenos Aires se seguía hipotecando el bien general de esta parte del mundo, la Capital seguía luchando por sus intereses egoístas y en la campaña bonaerense los estancieros terratenientes solo atendían sus asuntos. En el interior de la provincia de Buenos Aires, estos estancieros (entre los que se encontraba Juan Manuel de Rosas) se desentendieron de las guerras de la independencia y su único objetivo fue agrandar sus latifundios en una guerra contra el indio y la pampa, añorando para sus adentros, el orden colonial, y soñando con  restaurarlo.

Ventajas del Federalismo.
   Si bien en nuestro siglo XXI la idea del federalismo y su impronta democrática están comprendidas y aceptadas, hace dos siglos atrás no era claro qué implicaba. No había modelos a seguir, y el federalismo de los Estados Unidos de Norteamérica estaba en proceso de construcción. Se armaba paso a paso, en armonía y cooperación entre estados.
   En cambio, en Latinoamérica el proceso fue muy distinto; los centralismos porteños no querían ceder su poder y privilegios, constituyéndose en los continuadores de la tradición colonial. En nuestros territorios el centralismo pasó de ser  “causa” de la revolución a ser “conspirador” de la misma. La formación del estado nacional fue acompañado de un proceso para restar competencia y atribuciones a las intendencias absorbidas por el poder central. El federalismo se impuso  en medio de guerras civiles, fundado en la necesidad histórica derivada de los procesos de construcción nacional, de la formación de estados y de la consolidación del poder estatal, de la conquista de los territorios hacia el interior y de la fijación de fronteras hacia el exterior.
   ¿Se puede hacer una definición del federalismo para ver si era ventajoso adoptarlo en 1816? No, porque no hubo ni hay un modelo único. Sería un contrasentido, la esencia del federalismo está en la creación de instituciones y procesos que permitan alcanzar una unidad política que acomode y aumente la diversidad durante la solución de los problemas de los pueblos que la integran. El federalismo ofrecía y sigue ofreciendo solución y respuesta a problemas de las divisiones sociales y políticas.
   El objeto de reconciliar unidad con diversidad podían ser idealistas, pero era una realidad inevitable. Las naciones como autoridades soberanas y unitarias no podían gobernar con eficiencia a las sociedades complejas y diversas. Se requería sistemas flexibles y dinámicos de gobierno. Se suponía que el federalismo podía conciliar intereses, valores, preferencias diversas que son inherentes a la sociedad. Su función es la de integrar objetivos sociales diversos.
   Para que un estado sea federal, en su sistema político los elementos estructurales de decisión del Estado (ejecutivo, legislativo y judicial) tiene que estar presentes en los dos niveles de gobierno, federal y estatal, y su existencia tiene que estar garantizada por una constitución y no puede ser allanada por la intervención de alguno de los niveles.
   Otra definición del federalismo califica a este sistema como una forma de organización política en la cual las funciones y ámbitos de tareas se reparten de tal manera entre los estados miembros y el Estado central, que cada nivel estatal pueda tomar decisiones políticas en varios ámbitos estatales.
   El único modelo a seguir en el siglo XIX era el estadounidense, quienes inspirados en Montesquieu, dictaron su constitución, que se conformaba de dos componentes principales: el presidencialismo y la división horizontal entre administración del congreso y la suprema corte.
Pero la forma de federación ofrecida al pueblo norteamericano era novedosa tanto en la teoría como en la práctica política. En la historia no se conocía ningún otro ejemplo de república confederada que obligara a los estados miembros por medio de un poder legislativo común que pueda imponerse a los individuos de dichos estados. En la actualidad es más común hablar de estados federales, y los gobiernos federales tal como los conocemos actualmente fueron una invención de la convención que redactó la constitución norteamericana. Según Alexis de Tocqueville, el esquema federal establecido en Filadelfia debería considerarse un importante descubrimiento de la ciencia política moderna.

Artigas, otra vez Artigas
En nuestras tierras, quien quiso imitar el sistema norteamericano para formar una Liga Federal fue Artigas, pero fue duramente combatido por la unitaria Buenos Aires. El lema que Artigas proclamaba de un federalismo como principio organizativo y de la descentralización política que proponía para legislar entre provincias y pueblos iguales fue desoído por las clases dirigentes. El paradigma de participación política de todos los individuos como ciudadanos, de todas las colectividades y pueblos americanos, solo fue asumido como compromiso por las clases marginadas y humildes.
   En el pensamiento de Artigas los estados provinciales debían transformarse y reorganizarse con el fin de garantizar la más amplia autonomía a los diferentes grupos que vivían en el país. Artigas sabía que el camino hacia el federalismo sería largo y trabajoso, y tenía que recorrer muchas etapas. Afirmaba que la regionalización y la autonomía son factores claves para la organización y transformación de los pueblos. De ahí que el federalismo para el héroe oriental solo podía ser auténtico y revolucionario cuando sus estructuras políticas y sociales cambiaran totalmente. La revolución federalista aboliría la concepción estatista de la sociedad y habría de dividir y distribuir poder procediendo siempre de manera racional y humanitaria. Para alcanzar una auténtica autonomía era preciso eliminar el control gubernamental y mantener solo uno de carácter jurisdiccional como un control de legalidad y no de otro tipo (económico, político, etc.).
   Cada colectividad debía tener el derecho a proclamarse existente, a autodelimitarse, elaborando sus propios estatutos en los límites de la constitución general. El principio de autoorganización debía proporcionar la vigencia de unos estatutos específicos adaptados a las particularidades y necesidades de cada región.
   Con ojos actuales diríamos que la transferencia del poder político del Estado centralizado a las comunidades y regiones autónomas, supone un reforzamiento de la democracia y un debilitamiento paralelo del poder concentrado, la solución al problema del subdesarrollo regional y la participación de la ciudadanía en la dirección y gestión de los asuntos públicos.
   Todo esto era enmarcado en un principio de unidad y cooperación. Sin estos principios, una sociedad de grupos autónomos sería anárquica y atomizada. Autonomía no quiere decir autarquía e individualismo. Se complementa con la cooperación y la acción coordinada y global, todos dependemos de todos. Autonomía no significa soberanía, sino libertad limitada por la necesidad que las personas y las comunidades tienen de los demás.
   Esto que estaba claro en el pensamiento de Artigas, solo era representado y compartido en el Congreso de Tucumán por los diputados cordobeses, y las provincias que formaban la Liga Federal no habían podido ni querido presentar sus diputados ante la intransigencia de Buenos Aires. Los diputados de Córdoba serían los primeros en abandonar el Congreso de Tucumán, ni bien se conoció la idea de trasladarlo a Buenos Aires. La mesa estaría entonces servida para la constitución unitaria. ¤

Save

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Por qué piensa que el Papa Francisco no visita a la Argentina?
  • Un Gran Campeón: Carlos Monzón

    Un Gran Campeón: Carlos Monzón

    Carlos Monzón nació en San Javier, en la provincia de Santa Fe, un 7 de agosto de 1942 y falleció en Los Cerrillos, Santa Fe, el 8 de enero de 1995. A Monzón nunca lo conocí personalmente, pero sí tuve la suerte de verlo pelear en el Luna Park. Carlos Monzón es todavía considerado como el mejor peso medio de la historia del boxeo argentino y como el número 7 en el escalafón de los mejores pesos medio (las 160 libras) a nivel internacional. En el año 1990 fue incorporado al Salón Internacional de la Fama. Tuvo siempre en su esquina a otro grande del boxeo argentino a modo de entrenador, mi gran amigo, Don Amilcar Brusa, tremendo entrenador, quien a mí en lo personal me enseñó un montón de cosas del boxeo.

    Leer más...

El Suplemento # 215

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Miguel Dalton

    Miguel Dalton

    Lugar de Residencia: Lake Forest, California.
     
    Profesión: Soy ingeniero especializado en diseño y fabricación de matrices y maquinarias industriales, profesión a la que me dedico desde que llegué a los Estados Unidos. Años de sacrificio, luchando para superarme en mi profesión y al mismo tiempo aprendiendo el lenguaje de esta tierra, me permitieron realizar mi sueño de establecer una hermosa familia junto a mi querida esposa Mary. Mi otra gran pasión es el tango, expresión musical que interpreto cantando desde que era muy pequeño y todavía hoy, a pesar de tantos años, cada vez que subo a un escenario, es un nuevo sueño realizado.
    Leer más...  
  • Gabriel Lerner

    Gabriel Lerner (Periodista) Lugar de residencia: Los Angeles

    Háblenos de su profesión:
    Soy el editor de La Opinión, el mayor diario en español de Estados Unidos; está sobrellevando muchísimos cambios para servir mejor a sus lectores y a la comunidad en un período dificilísimo para la prensa escrita. Antes trabajé para el Huffington Post como el editor de Voces, su sitio en español, y antes otra vez en La Opinión. Soy periodista.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

Recetas

  • Flan Casero

    Flan Casero

    Qué ganas tenía de preparar este postre, un flan casero a la manera tradicional, sin duda alguna una de las mejores elaboraciones de nuestra gastronomía y todo un lujo en la mesa.

    4 personas
    Tiempo de preparación: 10 minutos
    Tiempo de cocción: 60 minutos

    Leer más...  
  • Arrollado de dulce de leche

    Arrollado de dulce de leche

    Ingredientes:
    Ingredientes para el pionono
    • 5 huevos
    • 5 cdas. azúcar
    • 5 cdas. harina
    • 1 cdita. esencia de vainilla

    Leer más...

Leyendas

  • 2 Leyendas: Amovindo y Anta

    anta

    Amovindo
       Nos cuenta Félix Coluccio que este personaje de las costas del río Salado, en Santiago del Estero, debió vivir alrededor de 1785.

    Leer más...  
  • Leyenda: El Camalote

    El Camalote por Angelo Calamera

    Dicen que antes, en el Río Paraná, no existían los camalotes. Que la tierra era tierra, el agua, agua y las islas, islas. Antes, cuando no habían llegado los españoles y en las orillas del río vivían los guaraníes.

    Leer más...
tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads

Perdidos en el tiempo

  • Yo me quiero casar, ¿y usted?

    Yo me quiero casar, ¿y usted?

    Con una balanceada cuota de comedia y servicio a la comunidad, el programa que recordamos hoy marcó una época en la televisión argentina; de hecho, llegó a ser uno de los shows más populares de la historia local. Conducido por Roberto Galán, su Yo me quiero casar, ¿y usted? presentaba potenciales parejas, quienes al cabo de un período de prueba, se decidían o no a unirse en matrimonio.

    Leer más...  
  • Los zapatos de charol

    Perdidos en el tiempo

    Si bien es cierto que aún pueden encontrarse en algunas zapaterías en distintas partes del mundo, los zapatos de charol fueron un clásico de la vestimenta formal en la Argentina de mediados del siglo 20.
    El sistema de “charolar” los zapatos fue ideado en los Estados Unidos, y en un principio consistía en aplicar un recubrimiento de laca, aunque hoy en día se usa uno plástico.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga