>
quinn

Save

Save

Save

Los trapitos cuidacoches

trapito

Aproximadamente cada década, años más o años menos, la Argentina se sumerge en una crisis económica, política y social de graves consecuencias que la hace retroceder varios casilleros en su supuesto destino manifiesto hacia el éxito. Pero como ese éxito soñado nunca se plasma en la realidad, estas crisis recurrentes no son inocuas. Provocan en la población depresión, desempleo, inseguridad, pobreza, hambre y demasiadas muertes.

Las cifras de muertes por infartos causadas por el crack del 2001/2002, con la devaluación e incautación de los depósitos en dólares, resultó realmente impresionante. Tanto que fue motivo de estudio en el ámbito médico.
   En las escuelas de emprendedores siempre recitan, como un mantra, que el ideograma chino de crisis (危机, weiji) contiene dos palabras intrínsecamente relacionadas: peligro + oportunidad. Se interpreta de esta manera para aportar algo de esperanza a los argentinos que tan regularmente pasan por estas situaciones traumáticas, verdaderos tsunamis de caos y tristeza.
   En una de las crisis pasadas (nadie podría asegurar con certeza cuál de todas ellas fue) se originó una nueva actividad, llevada a cabo mayormente por hombres, a los que comúnmente se los denomina como trapitos.  Esta es una ¿profesión? que algún desocupado, arrojado a la marginalidad, imaginó para darle de comer a su familia.

Nace un nuevo problema ciudadano
   En sus inicios, la población vio con buenos ojos a los trapitos que sucintamente brindan un servicio simple. Es una persona, hombre o mujer, que se dedica a “cuidar los automóviles” en las calles. Calles de libre estacionamiento. Es decir, lugares públicos. La idea original consistía en que esa persona ejercería de una manera informal las funciones de vigilador, quedando a cargo de la seguridad de los automóviles y supuestamente evitando vandalismo o robos, y que cobraría de acuerdo a la propina que determinarían los dueños de los vehículos a su libre voluntad.
   Con el tiempo esta actividad fue extendiéndose a avenidas y paseos, y actualmente abarca todo lugar imaginable. Pero la situación actual no es la misma que en el principio.
   Cabe aclarar que se denominan “trapitos” a estos cuidadores informales porque siempre exhiben un trapo o franela con el cual indican los lugares vacíos para estacionar, o con el que paran el tránsito cuando el auto vuelve a circular. El trapo en sus manos permite verlos a mayor distancia. Y estas personas ya forman parte del paisaje urbano de todo el país, las grandes ciudades e incluso los lugares de veraneo.
   Como siempre sucede con una actividad sumamente rentable, porque implica cero inversión y pura ganancia, con los años los trapitos honestos y amigables fueron siendo desplazados por personas extremadamente violentas e intimidantes que pertenecen a bandas mafiosas organizadas. Lo que comenzó siendo un servicio de contribución voluntaria poco a poco transmutó en una imposición forzada, en una especie de impuesto ilegal, particularmente en aquellos acontecimientos más rentables donde concurren multitudes. Por eso, hoy día no es posible estacionar en las calles o espacios públicos (de libre acceso y estacionamiento) cercanos a partidos de fútbol, recitales, fiestas, ferias del libro, parques, etc., sin pagarles a los trapitos. Es decir, sin pagar donde no se debe.
   Todos aquellos acontecimientos que convocan grandes cantidades de personas pasaron a ser el territorio de cacería de organizaciones mafiosas, extremadamente peligrosas, que recaudan verdaderas fortunas. Actualmente, cuando un automovilista estaciona su auto en lugares de concurrencia masiva ya no viene el trapito original, el de antaño, que  preguntaba amablemente  “¿Se lo cuido?”. Ahora se acercan verdaderos matones que exigen a los gritos y amenazadoramente un pago por adelantado y exorbitante. Para lograr adueñarse de las calles estas bandas se encargan de desplazar a los “trapitos profesionales”, por calificarlos de algún modo, y se hacen dueños y señores de todas las calles, avenidas y estacionamientos que son libres y gratuitos.

Como siempre sucede con una actividad sumamente rentable, porque implica cero inversión y pura ganancia, con los años los “trapitos” honestos y amigables fueron siendo desplazados por personas extremadamente violentas e intimidantes que pertenecen a bandas mafiosas organizadas.

   Lo realmente indignante es que estas intimidaciones mafiosas los trapitos violentos las realizan a plena luz del día. Son públicas y notorias. Bajo la amenaza de que le destrocen su auto, todos los conductores acceden a pagar, y aquellos que no lo hacen reciben intimidaciones, les rompen sus vehículos o directamente son golpeados, algunas veces salvajemente, porque los trapitos violentos son parte de las aterradoras barras bravas del fútbol.
   Periodistas de todos los medios reflejan esta actividad mafiosa a diario por radio, televisión, gráfica e internet. Pero nadie hace nada. ¿Por qué? La respuesta es simple: debido a que es un negocio muy rentable y que no recibe pena. Para ponerlo en perspectiva: en febrero de 2014 una ONG estimó que las bandas de trapitos mafiosas recaudaban 12 millones de pesos al mes (un millón y medio de dólares estadounidenses al cambio de ese mes). Más de 18 millones de dólares anuales, libres de impuestos y sanciones, porque las diferentes policías del país participan del negocio escudándose en que las leyes no prohíben esa actividad mafiosa. Dado que legalmente es solo una “contravención”, en el 99% de los casos no son comprobables y el 1% restante, donde interviene algún magistrado judicial, terminan en nada. Según el artículo 79 del Código Contravencional: “Quien exige retribución por el estacionamiento o cuidado de vehículos en la vía pública sin autorización legal es sancionado/a con uno a dos días de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a 400 pesos. Cuando exista previa organización, la sanción se eleva al doble para el organizador”.

Un negocio perfecto
   Al ser este el negocio ilegal perfecto, porque no se controla y no se castiga, muchos nuevos jugadores quieren ingresar. Por eso la violencia entre trapitos va en aumento. Ya hay registrados decenas de heridos y muertos a lo largo y ancho de la Argentina. También se acrecentó la violencia dirigida hacia los propietarios de vehículos que quieren hacer valer sus derechos ciudadanos y no pagar donde no corresponde. Ya se han dado muchos casos de golpizas a conductores que no quisieron pagar para estacionar en un lugar público y gratuito.

Al ser este el negocio ilegal perfecto porque no se controla y no se castiga muchos nuevos jugadores quieren ingresar. Por eso la violencia entre “trapitos” va en aumento.

   La legislatura de la Ciudad de Buenos Aires votó varios proyectos para legalizar a los trapitos, pero esas iniciativas fueron vetadas por el Jefe de Gobierno porteño, y justificadamente, puesto que no se puede regularizar el cobro de estacionamiento en espacios públicos.
   Si las cosas siguen como hasta ahora no sería nada extraño que en un futuro cercano se vieran verdaderas batallas campales entre bandas de trapitos mafiosos para ocupar los espacios más rentables en todas las ciudades y de todo el país. Y así, muchos más conductores inocentes continuarán siendo agredidos brutalmente. ¤

Search

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Luego del escándalo producido al darse a conocer que se violaron datos privados de unos 50 millones de usuarios de Facebook para la pasada campaña política estadounidense, ¿Cuál es su opinión con respecto a las redes sociales?
  • La irritabilidad infantil

    La irritabilidad infantil

    Su frecuencia y severidad denota un problema
    La mayoría de los niños tiene sus rabietas, pero cuando estas son frecuentes, severas y con excesiva irritabilidad debemos prestar atención, ya que podría existir un problema, el cual detona siempre después en la conducta en el hogar y en la escuela.

    Leer más...

El Suplemento # 217

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Jorge M. Ricchezze

    Perfil: Jorge M. Ricchezze

    Cofundador de la Escuela de Manejar Camiones  Aztlan Trucking School

    Nombre:
    Jorge M. Ricchezze.

    Lugar de residencia:
    Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy graduado del Instituto politécnico de Avellaneda, actualmente estoy retirado, pero fui director y cofundador de la escuela de manejar camiones ”Aztlan Trucking School” por 37 años.

    Leer más...  
  • Griselda Sasayama

    Griselda SasayamaLugar de residencia
    Los Angeles

    Háblenos de su profesión
    Madre y ama de casa, diseñadora diplomada de jardines, profesora universitaria jubilada.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Manhattan Barber Shop

    Di Nardi

    80 años de historia y un maestro peluquero que canta canciones italianas
    Pocas peluquerías en California pueden hacerle sombra a ese pedazo de historia que se emplaza a escasos metros de la playa en Manhattan Beach.

    Leer más...  
  • Sociedad Sanmartiniana del valle de San Fernando

    San Martin recibió homenaje en el día aniversario de su tránsito a la inmortalidad.

    Como todos los años, este pasado el 17 de agosto la Sociedad Sanmartiniana del Valle de San Fernando organizó un homenaje al General José de San Martín frente al monumento que perpetúa su memoria, emplazado en la intersección de San Vicente, Burton Way y Le Doux, en la ciudad de Los Angeles.

    Leer más...  

Search

Recetas

Leyendas

  • El fin de los humahuacas

    Leyenda: El fin de los humahuacas

    Hace mucho, mucho tiempo, los indios humahuacas vivían sin privaciones en las tierras de su quebrada. Dicen que éstas eran tan verdes y fértiles como lo es hoy la pampa, y que en sus terrazas crecía el maíz como crece la hiedra a la sombra de los árboles. Como no era tan duro el trabajo, y su fruto abundante, los dueños de esa tierra podían compartir la paz y la alegría que les enviaba la Pachamama en fiestas interminables. Y dicen también que las cosas habrían seguido así para siempre si no hubiera sido por la envidia de los calchaquíes, la codicia de los diaguitas y la belleza de Zumac. Leer más...  

  • Leyenda Diaguita: Los Pétalos de la Rodocrosita

    rodocrosita

    Tras largos días y noches de andar, el chasqui alcanzó el último tramo del camino que conducía a la morada del Rey Inca. Llevaba una singular ofrenda destinada al gobernante: tres gotas de sangre petrificadas. El precioso hallazgo fue recibido con mucha emotividad.

    Leer más...
tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads

Perdidos en el tiempo

  • El Segelin

    El Segelin

    El segelin se comercializó con gran éxito durante los años '70, cuando llegó a competir con los juguetes más populares de entonces. Se trata de una “herramienta creativa” (tal cual se la describe en la caja) de plástico con forma de pistola que sirve para cortar Telgopor, o poliestireno expandido.

    Leer más...  
  • El cassette

    Perdidos en el tiempo: El cassette

    Durante la década del '70 la industria discográfica comenzó a pensar en una alternativa popular al disco de vinilo. La respuesta ya la había dado unos años antes la compañía Philips, cuando en 1962 presentó lo que poco después el mundo conocería como el cassette.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga