>
quinn

Save

Save

Save

Los trapitos cuidacoches

trapito

Aproximadamente cada década, años más o años menos, la Argentina se sumerge en una crisis económica, política y social de graves consecuencias que la hace retroceder varios casilleros en su supuesto destino manifiesto hacia el éxito. Pero como ese éxito soñado nunca se plasma en la realidad, estas crisis recurrentes no son inocuas. Provocan en la población depresión, desempleo, inseguridad, pobreza, hambre y demasiadas muertes.

Las cifras de muertes por infartos causadas por el crack del 2001/2002, con la devaluación e incautación de los depósitos en dólares, resultó realmente impresionante. Tanto que fue motivo de estudio en el ámbito médico.
   En las escuelas de emprendedores siempre recitan, como un mantra, que el ideograma chino de crisis (危机, weiji) contiene dos palabras intrínsecamente relacionadas: peligro + oportunidad. Se interpreta de esta manera para aportar algo de esperanza a los argentinos que tan regularmente pasan por estas situaciones traumáticas, verdaderos tsunamis de caos y tristeza.
   En una de las crisis pasadas (nadie podría asegurar con certeza cuál de todas ellas fue) se originó una nueva actividad, llevada a cabo mayormente por hombres, a los que comúnmente se los denomina como trapitos.  Esta es una ¿profesión? que algún desocupado, arrojado a la marginalidad, imaginó para darle de comer a su familia.

Nace un nuevo problema ciudadano
   En sus inicios, la población vio con buenos ojos a los trapitos que sucintamente brindan un servicio simple. Es una persona, hombre o mujer, que se dedica a “cuidar los automóviles” en las calles. Calles de libre estacionamiento. Es decir, lugares públicos. La idea original consistía en que esa persona ejercería de una manera informal las funciones de vigilador, quedando a cargo de la seguridad de los automóviles y supuestamente evitando vandalismo o robos, y que cobraría de acuerdo a la propina que determinarían los dueños de los vehículos a su libre voluntad.
   Con el tiempo esta actividad fue extendiéndose a avenidas y paseos, y actualmente abarca todo lugar imaginable. Pero la situación actual no es la misma que en el principio.
   Cabe aclarar que se denominan “trapitos” a estos cuidadores informales porque siempre exhiben un trapo o franela con el cual indican los lugares vacíos para estacionar, o con el que paran el tránsito cuando el auto vuelve a circular. El trapo en sus manos permite verlos a mayor distancia. Y estas personas ya forman parte del paisaje urbano de todo el país, las grandes ciudades e incluso los lugares de veraneo.
   Como siempre sucede con una actividad sumamente rentable, porque implica cero inversión y pura ganancia, con los años los trapitos honestos y amigables fueron siendo desplazados por personas extremadamente violentas e intimidantes que pertenecen a bandas mafiosas organizadas. Lo que comenzó siendo un servicio de contribución voluntaria poco a poco transmutó en una imposición forzada, en una especie de impuesto ilegal, particularmente en aquellos acontecimientos más rentables donde concurren multitudes. Por eso, hoy día no es posible estacionar en las calles o espacios públicos (de libre acceso y estacionamiento) cercanos a partidos de fútbol, recitales, fiestas, ferias del libro, parques, etc., sin pagarles a los trapitos. Es decir, sin pagar donde no se debe.
   Todos aquellos acontecimientos que convocan grandes cantidades de personas pasaron a ser el territorio de cacería de organizaciones mafiosas, extremadamente peligrosas, que recaudan verdaderas fortunas. Actualmente, cuando un automovilista estaciona su auto en lugares de concurrencia masiva ya no viene el trapito original, el de antaño, que  preguntaba amablemente  “¿Se lo cuido?”. Ahora se acercan verdaderos matones que exigen a los gritos y amenazadoramente un pago por adelantado y exorbitante. Para lograr adueñarse de las calles estas bandas se encargan de desplazar a los “trapitos profesionales”, por calificarlos de algún modo, y se hacen dueños y señores de todas las calles, avenidas y estacionamientos que son libres y gratuitos.

Como siempre sucede con una actividad sumamente rentable, porque implica cero inversión y pura ganancia, con los años los “trapitos” honestos y amigables fueron siendo desplazados por personas extremadamente violentas e intimidantes que pertenecen a bandas mafiosas organizadas.

   Lo realmente indignante es que estas intimidaciones mafiosas los trapitos violentos las realizan a plena luz del día. Son públicas y notorias. Bajo la amenaza de que le destrocen su auto, todos los conductores acceden a pagar, y aquellos que no lo hacen reciben intimidaciones, les rompen sus vehículos o directamente son golpeados, algunas veces salvajemente, porque los trapitos violentos son parte de las aterradoras barras bravas del fútbol.
   Periodistas de todos los medios reflejan esta actividad mafiosa a diario por radio, televisión, gráfica e internet. Pero nadie hace nada. ¿Por qué? La respuesta es simple: debido a que es un negocio muy rentable y que no recibe pena. Para ponerlo en perspectiva: en febrero de 2014 una ONG estimó que las bandas de trapitos mafiosas recaudaban 12 millones de pesos al mes (un millón y medio de dólares estadounidenses al cambio de ese mes). Más de 18 millones de dólares anuales, libres de impuestos y sanciones, porque las diferentes policías del país participan del negocio escudándose en que las leyes no prohíben esa actividad mafiosa. Dado que legalmente es solo una “contravención”, en el 99% de los casos no son comprobables y el 1% restante, donde interviene algún magistrado judicial, terminan en nada. Según el artículo 79 del Código Contravencional: “Quien exige retribución por el estacionamiento o cuidado de vehículos en la vía pública sin autorización legal es sancionado/a con uno a dos días de trabajo de utilidad pública o multa de 200 a 400 pesos. Cuando exista previa organización, la sanción se eleva al doble para el organizador”.

Un negocio perfecto
   Al ser este el negocio ilegal perfecto, porque no se controla y no se castiga, muchos nuevos jugadores quieren ingresar. Por eso la violencia entre trapitos va en aumento. Ya hay registrados decenas de heridos y muertos a lo largo y ancho de la Argentina. También se acrecentó la violencia dirigida hacia los propietarios de vehículos que quieren hacer valer sus derechos ciudadanos y no pagar donde no corresponde. Ya se han dado muchos casos de golpizas a conductores que no quisieron pagar para estacionar en un lugar público y gratuito.

Al ser este el negocio ilegal perfecto porque no se controla y no se castiga muchos nuevos jugadores quieren ingresar. Por eso la violencia entre “trapitos” va en aumento.

   La legislatura de la Ciudad de Buenos Aires votó varios proyectos para legalizar a los trapitos, pero esas iniciativas fueron vetadas por el Jefe de Gobierno porteño, y justificadamente, puesto que no se puede regularizar el cobro de estacionamiento en espacios públicos.
   Si las cosas siguen como hasta ahora no sería nada extraño que en un futuro cercano se vieran verdaderas batallas campales entre bandas de trapitos mafiosos para ocupar los espacios más rentables en todas las ciudades y de todo el país. Y así, muchos más conductores inocentes continuarán siendo agredidos brutalmente. ¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Tras un año en el poder, ¿cómo califica la gestión de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos?
  • Mafalda ¿un símbolo argentino?

    Mafalda ¿un símbolo argentino?

    La pregunta de la turista colombiana me sorprendió.  ¿Dónde está la estatua de Mafalda? No lo sabía.  Como informamos en un número anterior de El Suplemento, hace unos años aparecieron por distintos lugares de Buenos Aires una serie de estatuas de personajes populares hechas de fibra de vidrio,  pero salvo la ya famosa estatua de Olmedo y Porcel, en Corrientes y Uruguay, y los personajes del tango que fueron plantados en el Pasaje Gardel, detrás del Shopping Abasto, el porteño medio no está muy informado. Gracias a la popularidad de aquellas, poco después se fueron sumando estatuas de personajes de historieta, entre ellas Patoruzú y Mafalda, que fueron ubicadas en otros puntos de la ciudad  de Buenos Aires.

    Leer más...

El Suplemento # 214

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Ignacio Serricchio

    Ignacio Serricchio

    Lugar de residencia:
    Culver City.

    Profesión:
    He trabajado como actor desde los 21 años, haciendo programas de televisión como "General Hospital", "Ghost Whisperer", "House", "CSI: Miami", "Covert Affairs" y "The Client List". También trabajé en películas como "Quarantine 2" y varias obras de teatro, que es mi medio favorito. Además hago stand-up por todo Los Angeles y en el 2013 haré un tour por todo el país.

    Leer más...  
  • Adrián Schinoff

    Adrián SchinoffLugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy productor musical y compositor. Viví 14 años en Madrid, y los últimos 7 trabajando en el mundo del flamenco. Hace 3 años vine a producir, junto a Gustavo Santaolalla, a Antonio Carmona, el cantante de Ketama, y fue cuando decidí mudarme aquí.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • En polo manda Argentina

    Los Cuatro Fantásticos junto a Rodney Fragodt, dueño de CPC

    Equipo blanquiceleste gana torneo local
    En fútbol, pasión de multitudes, la Selección Argentina anda de mal en peor y luchando para clasificarse para el próximo mundial. Sin embargo, en polo, pasión de... bueno, no muchos, se destaca una buena noticia para nuestra comunidad local.

    Leer más...  
  • La Asociación Argentina de Los Angeles celebró su 50 aniversario

    La Asociación Argentina de Los Angeles celebró su quincuagésimo aniversario

    El pasado 6 de mayo se festejó, en el salón de su sede propia en la ciudad de Burbank, el cincuentenario de la fundación de la Asociación Argentina de Los Angeles.
        Cuando se pensó en organizar un evento y comenzaron a surgir ideas y opiniones, se tuvo la noción de que para hacerlo como lo deseábamos íbamos a necesitar la colaboración de mucha gente. Fue entonces que Norberto Ibscher se apersonó a la actual comisión directiva y le comunicó sus inquietudes, e inmediatamente recibió la aprobación de los directivos de AALA para que él se hiciese cargo de organizar la fiesta.

    Leer más...  

Recetas

  • Acelgas en Batatas Asadas

    Acelgas en Batatas Asadas

    Ingredientes (4 p.)
    • 1 kg. de acelgas
    • 4 batatas
    • 1 cebolla
    • 1 zanahoria
    • 2 dientes de ajo
    • 200 gr. de queso
    • agua

    Leer más...  
  • Receta del mes: Coca de escalivada

    Receta del mes: Coca de escalivada

    Las cocas son pizzas a la catalana, es decir, una masa de pan estirada sobre la que se colocan distintos ingredientes. Y, como pasa en todos lados, cada casa prepara la coca a su manera: unos más gruesa, otros más fina, más o menos crujiente… Personalmente, a mí me gustan las cocas finas y bien crujientes. Hoy voy a compartir con ustedes mi receta de coca de escalivada.

    Leer más...

Leyendas

  • Leyenda de la Yerba Mate

    Dibujo Angelo Calamera

    De noche Yací, la luna, alumbra desde el cielo misionero las copas de los árboles y platea el agua de las cataratas. Eso es todo lo que conocía de la selva: los enormes torrentes y el colchón verde e ininterrumpido del follaje, que casi no deja pasar la luz. Muy de trecho en trecho, podía colarse en algún claro para espiar las orquídeas dormidas o el trabajo silencioso de las arañas. Pero Yací es curiosa y quiso ver por sí misma las maravillas de las que le hablaron el sol y las nubes: el tornasol de los picaflores, el encaje de los helechos y los picos brillantes de los tucanes.

    Leer más...  
  • Leyenda: El Camalote

    El Camalote por Angelo Calamera

    Dicen que antes, en el Río Paraná, no existían los camalotes. Que la tierra era tierra, el agua, agua y las islas, islas. Antes, cuando no habían llegado los españoles y en las orillas del río vivían los guaraníes.

    Leer más...
tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads

Perdidos en el tiempo

  • Yo me quiero casar, ¿y usted?

    Yo me quiero casar, ¿y usted?

    Con una balanceada cuota de comedia y servicio a la comunidad, el programa que recordamos hoy marcó una época en la televisión argentina; de hecho, llegó a ser uno de los shows más populares de la historia local. Conducido por Roberto Galán, su Yo me quiero casar, ¿y usted? presentaba potenciales parejas, quienes al cabo de un período de prueba, se decidían o no a unirse en matrimonio.

    Leer más...  
  • Los zapatos de charol

    Perdidos en el tiempo

    Si bien es cierto que aún pueden encontrarse en algunas zapaterías en distintas partes del mundo, los zapatos de charol fueron un clásico de la vestimenta formal en la Argentina de mediados del siglo 20.
    El sistema de “charolar” los zapatos fue ideado en los Estados Unidos, y en un principio consistía en aplicar un recubrimiento de laca, aunque hoy en día se usa uno plástico.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga