>
quinn

Save

Save

Save

San Martín, El león agazapado. 5ª Nota de la independencia

San Martín, El león agazapado

Mientras el Congreso Constituyente de Tucumán deliberaba en esta ciudad, el héroe nacional esperaba ansioso la declaración de la Independencia en su amada Mendoza, en ese momento provincia del Cuyo.
¿Cuáles eran los motivos de esta ansiedad?


En 1816 Don José de San Martín se encontraba ejerciendo el cargo de Gobernador de la Provincia de Cuyo. Pero a su vez estaba formando el glorioso Ejército de los Andes con escasos recursos, ya que el gobierno central de Buenos aires tenía varios frentes de batalla y  no le giraba los recursos necesarios al Gobernador de Cuyo para estos menesteres.
Aparte que el Directorio lo había enviado como comandante del Ejército del Norte y él, estratega natural, se había dado cuenta de que por ahí, por el norte, por el alto Perú, no se iba a resolver la guerra de la Independencia contra los godos; se dio cuenta de que con los gauchos de Güemes alcanzaba para sofrenar el avance español. Él quería primero liberar Chile para luego sí avanzar al Perú, centro del poder español. Su objetivo era cruzar los Andes y atacar al enemigo, pero para llevarlo a cabo debía hacerlo en nombre de un pueblo soberano.
Por el contrario, el Directorio y Rondeau porfiaban en que la guerra había que seguirla en el norte. En cambio, San Martín se había dado cuenta de que esa guerra estaba condenada “a ser permanente, defensiva; defensiva  y nada más”. Se negaba a hacer una tercera expedición al Alto Perú, que sabía de antemano condenada al fracaso.
Excusándose en su delicado estado de salud, en 1814, San Martín pide ser relevado del Ejército del Norte y pide hacerse cargo de la Intendencia de Córdoba y cuando se restablezca, de la gobernación de Cuyo, en donde piensa formar reclutas para apoyar a Balcarce en Chile y anticiparse a una posible invasión española a través de los Andes. El 10 de agosto de 1814, San Martín es nombrado por el Directorio, Gobernador Intendente de la Provincia de Cuyo.
Sus temores eran fundados, ya que ni bien se hace cargo de la gobernación, el gobierno de Perú alentado por las noticias que llegaban de la península y de la reconquista sangrienta llevada a cabo en Venezuela por el General Morillo, invade Chile por el sur. San Martín empieza a recibir a los fugitivos de Rancagua, divididos en facciones rivales: el bando de Carreras, que chocaría con San Martín, y el bando de O'Higgins que al contrario, le fue adicto y fiel.
Comenzó entonces en forma acelerada la formación del ejército de Cuyo, pero no podía poner en marcha su plan de expedición continental como Gobernador Intendente de la región ni como general de un país carente de personalidad política que hasta hace poco tiempo invocaba el nombre de Fernando VII.
Alegando la defensa de Cuyo de una posible invasión militar española, en 1815 el director Álvarez Thomas comienza a enviarle oficiales, tropas, armas y más granaderos para la guarnición de Cuyo; al mismo tiempo San Martín hace prodigios de organización, no solo en la milicia, sino en la economía y gobierno general de la intendencia. Consigo tiene a su esposa Remedios de Escalada, y lo secundaban en la empresa muchos civiles y militares. Nada detiene a San Martín en el logro de recursos para su proyecto de formación del ejército de los Andes, destinado en principio para la defensa, pero con el claro objetivo de liberar Chile y emprender la campaña continental.
El otro motivo de su impaciencia es que no quería ser convocado por el Directorio para luchar contra los caudillos federados del litoral, y temía un enfrentamiento abierto con el Directorio ante esta negativa, lo que desbarataría sus planes.
San Martín se había inclinado por Buenos Aires porque  temía que la tendencia descentralizadora federal pudiera debilitar la acción guerrera en que estaba empeñado.
Pero no quería participar en una guerra fratricida. Estaba impaciente por emprender su empresa y sabía que cuando más se postergara inevitablemente iba a ser convocado a una lucha que era inevitable entre la liga federal y los porteños, pero de la que él no quería participar. Su objetivo era una guerra a gran escala en otras regiones de Sudamérica antes que el rey Fernando enviara ejércitos para la reconquista de sus colonias.
Su ansiedad se trasluce en las cartas que le envía al diputado por el Cuyo, Tomas Godoy Cruz antes que se reúna el Congreso. El 19 de enero escribía: “¡Cuándo empiezan ustedes a reunirse! Por lo más sagrado les suplico hagan cuantos esfuerzos puedan en lo humano para asegurar nuestra suerte. Todas las provincias están en expectación, esperando las decisiones de ese Congreso. Él solo puede cortar las desavenencias que existen en Buenos Aires”.
Una semana después le escribe: “¿Cuándo se juntan y dan principio a sus sesiones? Yo estoy con el mayor cuidado sobre el resultado del Congreso, y con mucho más si no hay una unión íntima de opinión... pues esto me interesa más que todo, como que está ligado al bien general”.
El 24 de febrero le dice en otra carta: “Si en un gobierno constituido, y de un país ilustrado, poblado, artista, agricultor y comerciante, se han tocado en la última guerra con los ingleses (hablo de los americanos del norte) las dificultades de una federación. ¿Qué será de nosotros, que carecemos de aquellas ventajas? Amigo mío, si con todas las provincias y recursos somos débiles: ¿Qué nos sucederá aislada cada una de ellas?”.
Una vez reunido el Congreso, la impaciencia de San Martín no se aplaca y vuelve a escribir a Godoy Cruz: “¿Hasta cuándo esperamos para declarar la independencia? ¿No le parece a usted cosa bien ridícula acuñar moneda, tener pabellón y cocarda nacional y por último hacer la guerra al soberano de quien en el día se cree dependemos? ¿Qué relaciones podremos emprender cuando estamos a pupilo? ”.
Y agrega: “Esté usted seguro de que nadie nos auxiliará en tal situación y, por otra parte, el sistema ganaría un cincuenta por ciento con tal paso. ¡Ánimo, que para los hombres de coraje se han hecho las empresas! Veamos claro, mi amigo, si no se hace, el Congreso es nulo en todas sus partes, porque reasumiendo éste la Soberanía, es una usurpación que se hace al que se cree verdadero, es decir a Fernandito”.
Godoy Cruz le contestó que declarar la Independencia  “No es soplar y hacer botellas”, a lo que San Martín le replica: “Veo lo que usted me dice sobre que el asunto de la Independencia no es soplar y hacer botellas. Yo respondo a usted que mil veces me parece más fácil hacerla que el que haya un solo americano que haga una sola”.
Por unos meses, el león seguirá agazapado a la espera de poder dar el gran salto independizador. ¤

Search

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Luego del escándalo producido al darse a conocer que se violaron datos privados de unos 50 millones de usuarios de Facebook para la pasada campaña política estadounidense, ¿Cuál es su opinión con respecto a las redes sociales?

El Suplemento # 217

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Jorge M. Ricchezze

    Perfil: Jorge M. Ricchezze

    Cofundador de la Escuela de Manejar Camiones  Aztlan Trucking School

    Nombre:
    Jorge M. Ricchezze.

    Lugar de residencia:
    Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy graduado del Instituto politécnico de Avellaneda, actualmente estoy retirado, pero fui director y cofundador de la escuela de manejar camiones ”Aztlan Trucking School” por 37 años.

    Leer más...  
  • Esther Segovia "La Gotan"

    Esther Segovia

    Lugar de residencia:
    Van Nuys, California.

    Háblenos de su profesión:
    Soy cantante de música internacional desde hace más de 25 años. Soy más conocida como “La Gotán” por mis dos producciones de tango: “Pasionalmente Tango”, grabada en Los Angeles en el 2004 y “Soy La Segovia, Soy El Gotán”, grabada en Buenos Aires en el 2005.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • LEALA: La Escuela Argentina de Los Angeles

    Escuela Argentina

    Hacía tiempo que había escuchado de LEALA, pero sin niños en edad escolar, no había investigado de qué se trataba. En mi mente era una mezcla de proyecto de escuelita donde se hablaría en castellano, con un grupo de niños argentinos o hijos de argentinos asistiendo y creando lazos con nuestro país...

    Leer más...  
  • Manhattan Barber Shop

    Di Nardi

    80 años de historia y un maestro peluquero que canta canciones italianas
    Pocas peluquerías en California pueden hacerle sombra a ese pedazo de historia que se emplaza a escasos metros de la playa en Manhattan Beach.

    Leer más...  

Search

Recetas

  • Mermelada de naranja casera

    Mermelada de naranja

    Ingredientes
    • 4 Naranjas
    • 400 Gramos de Azúcar
    • 1 Limón (jugo)
    • 1 Vaso de Agua

    Preparación:
    Pelar las naranjas, quitándoles muy bien la parte blanca. Cortarlas en cubos. Reservar.

    Leer más...  
  • La receta del mes: grisines

    Grisines

    Ingredientes (Salen 32 unidades)
    • 2 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
    • 425 grs de harina común
    • 1 cucharada de azúcar
    • 2 cucharaditas de sal
    • 2 cucharadas de aceite de oliva
    • 250 ml de agua tibia
    • 45 grs de semillas de sésamo (opcional)

    Leer más...

Leyendas

  • Leyenda Argentina: El hornero (ogaraitig, en guaraní)

    HorneroEl ogaraitig, llamado hornero o pájaro albañil, tiene muchos otros nombres: casero, caserito, alonsito, etc., según la región. En nuestro país habita en Córdoba, Santa Fe, Corrientes, Entre Ríos, BuenosAires, norte de La Pampa, Tucumán, etc. También habita en Paraguay, Uruguay, parte de Brasil y Bolivia. Se lo llama “pájaro de la alegría y el buen tiempo” y se asegura que no trabaja en día domingo, salvo en tiempo de sequía.

    Leer más...  
  • Leyenda del colibrí

    Leyenda del colibrí

    Flor, una hermosa india de grandes ojos negros, amaba a un joven llamado Ágil. Éste pertenecía a una tribu enemiga y por lo tanto sólo podían verse a escondidas.
    Al atardecer, cuando el sol en el horizonte arde como una inmensa ascua, los dos novios se reunían en un bosque, junto a un arroyo cantarín y juguetón, que ponía su reflejo plateado en la penumbra verde. Los dos jóvenes podían verse sólo unos minutos, pues de lo contrario podían despertar sospechas.

    Leer más...
tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads

Perdidos en el tiempo

  • Revista El Tony

    Perdidos en el tiempo: Revista El TonyEn esta sección de El Suplemento recordamos objetos, productos y lugares que marcaron una época.
    En septiembre de 1928 apareció por primera vez en los quioscos argentinos la que fue la revista de historietas ilustradas más famosa de la historia de nuestro país. Inicialmente dirigida a un público infantil, El Tony contenía en su mayoría historietas extranjeras, aunque desde un primer momento presentó El tigre de los llanos, una sección sobre la vida del caudillo Horacio Quiroga.

    Leer más...  
  • Los zapatos de charol

    Perdidos en el tiempo

    Si bien es cierto que aún pueden encontrarse en algunas zapaterías en distintas partes del mundo, los zapatos de charol fueron un clásico de la vestimenta formal en la Argentina de mediados del siglo 20.
    El sistema de “charolar” los zapatos fue ideado en los Estados Unidos, y en un principio consistía en aplicar un recubrimiento de laca, aunque hoy en día se usa uno plástico.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga