>
quinn

Save

Save

Save

Historia: Tercera nota de la Independencia. Buenos Aires, la Reina del Plata

Historia: Tercera nota de la Independencia. Buenos Aires, la Reina del Plata

En 1816, la nación que años más tarde sería la República Argentina, comienza a dar un paso inexorable hacia el camino de su ansiada independencia. Para ello tendrá que luchar con el egoísmo de una clase más preocupada en conservar sus privilegios anteponiéndolos a la libertad general, y contra la avaricia de las potencias europeas, que solo piensan en extraer las riquezas de la región y dejar unas migajas para los cipayos y lacayos encargados de mantener el orden establecido.

Los ideales de Mayo se fueron desdibujando en el tiempo y pronto algunos caudillos comprendieron que estos ideales eran pisoteados por las clases dominantes. El puerto de Buenos Aires seguía ahogando a las provincias del interior del país, y el ansiado federalismo que empezaba a prender en ellas fue duramente combatido por el centralismo porteño.
   En el resto de América los movimientos revolucionarios iniciados seis años atrás fueron dominados por completo, con la única excepción de la Revolución del 25 de mayo de 1810 en el Río de la Plata. En México, moría fusilado el sostén de la revolución, el Cura Morelos. En Venezuela, el general español Pablo Morillo desató una guerra feroz, y en Chile las tropas del virrey de Lima aplastaron al movimiento revolucionario en la batalla de Rancagua.  Buenos Aires vivía en una constante amenaza, ya que el círculo se iba cerrando.

Buenos Aires, la Reina del Plata
   Aunque el término fue acuñado por los tangueros un siglo más tarde, la pequeña aldea tenía sus ínfulas de princesa desde la época colonial.
   La segunda fundación de Buenos Aires respondió a la necesidad de mantener un mercado de intercambio al comercio de ultramar con los productos del futuro Virreinato. Desde ella comienza la historia de la ciudad que siguió paralelamente al desarrollo del comercio, ya sea regular o fraudulento (el tráfico de los contrabandistas que negociaban con la exportación de cueros es lo que constituyó la prosperidad de Buenos Aires). La fuente de producción era la campaña del desierto y la mercadería única el ganado.
   Cuando los monarcas creaban dificultades a la expansión del comercio (por ejemplo, comerciar con otras metrópolis que no fueran Madrid), Buenos Aires creaba arbitrios para burlarla, con lo cual prosperaba y ensayaba sus propias aptitudes para defenderse de las trabas; luego obtenía alguna liberalidad y en este juego llegó la época de su emancipación.
   A partir de la Revolución de Mayo y a través de su corta historia se fue plasmando la cabeza de Goliat de la que nos habla Martínez Estrada, la capital del imperio que nunca existió, una cabeza enorme para un cuerpo endémico. Buenos aires antepuso sus proyectos, ideales e intereses a los del resto de las provincias americanas y al paso del tiempo malogró el bien común de una nación para hacer prevalecer sus intereses particulares.
   El enfrentamiento del puerto con el interior se dio desde el día posterior a la Revolución de Mayo. El problema nacional, según Martínez Estrada, comienza con la Emancipación, donde el Cabildo de Buenos Aires asumió el gobierno nacional. Se creó un gobierno municipal para todo el virreinato.

Buenos aires antepuso sus proyectos, ideales e intereses a los del resto de las provincias americanas y al paso del tiempo malogró el bien común de una nación para hacer prevalecer sus intereses particulares

   La Primera Junta y todos los gobiernos de Buenos Aires que la sucedieron tomaron el mismo carácter, considerándose dueños del conjunto de las provincias. Se iba ensayando una relativa independencia, porque los buenos patriotas no consentían que el cabildo de Buenos Aires delegase sus facultades específicas a una junta autárquica. Lo aceptaron porque se sobrentendía que el cabildo era España. La autoridad que se fue gestando conservó la facultad de poner y sacar gobernadores y dar el frente o la espalda al interior conforme le convenía.

Civilización o Barbarie
   Desde el comienzo, la polarización fue clara para el interior: Buenos Aires era igual a España, la metrópolis demandante. Y al revés, el interior para la ciudad era América, la fuente de materias primas. Más adelante Sarmiento nos hablaría de Ciudad igual a Civilización e Interior igual a Barbarie. Esto creó resentimiento y desconfianza en las provincias del interior.
   Pero internamente en la ciudad también había un enfrentamiento de ideas, dos corrientes que nunca pudieron encausar pacíficamente sus diferencias. A partir de 1810 Buenos Aires toma un nuevo aspecto.
   A medida que la revolución derribaba de a poco al régimen colonial, con cautela y disimulo impuesto por el ambiente conservador de la ciudad, la gente iba comprendiendo la magnitud y las proyecciones del movimiento emprendido. Se empezó a escuchar hablar de los “derechos de los pueblos”, del “trono de la libertad”, de “cadenas de los tiranos” y de “la feliz aurora de un día glorioso para América”. Frases inspiradas sin duda en las ansias de igualdad, fraternidad y libertad impulsadas por la Revolución Francesa. La tea revolucionaria chisporroteaba en un grupo reducido de jóvenes criollos, de universitarios y de militares. Pero estas ideas que agitaban a Buenos Aires no la convertían enteramente con la celeridad que anhelaba el núcleo revolucionario. La toma del gobierno a manos de criollos era aceptada y celebrada, pero la revolución político-social que ese acontecimiento traía como contenido no era aceptada con tanta facilidad. La clase dirigente admitía al gobierno patrio, siempre que fuera a nombre de Fernando VII y que bajo esta denominación se alcanzara la independencia.

A medida que la revolución derribaba de a poco al régimen colonial, con cautela y disimulo impuesto por el ambiente conservador de la ciudad, la gente iba comprendiendo la magnitud y las proyecciones del movimiento emprendido

   La ciudad era conservadora, por su ambiente y por sus elementos componentes. La clase dominante, cabeza de la sociedad, estaba compuesta principalmente por mercaderes, empleados, militares y clérigos. No había clase media, por lo que debajo de esa burguesía comercial y burocrática solo estaba la plebe, formada por mestizos y negros, que formaban una clientela mansa y fiel a sus patrones.
   El elemento universitario, compuesto en su mayoría por abogados, era escaso en relación al conjunto y fue en ese reducido grupo y en un núcleo de militares y paisanos criollos donde se inició, se comprendió y se propagó la idea revolucionaria. El resto de la población fue llevada a sostener el “nuevo sistema” por la fuerza.
   La revolución no fue una lucha de clases sociales sino la lucha entre dos ideas políticas que nacieron en el seno de la misma clase social. La acción revolucionaria por un lado  y la tendencia social conservadora por el otro. Entre estos dos polos se ha desarrollado nuestra historia.
   Durante ese proceso la ciudad conservó su disciplina porque las fuerzas de la sociedad se mantuvieron ordenadas y ajustadas.
   La tradición, la jerarquía respetada por las clases sociales, la ausencia de demagogias en la plebe, el sentimiento de sumisión a los amos de parte de las masas serviles y mestizas contribuyó a mantener el orden en el primer período revolucionario. Pero esto no ocurrió en las provincias y en la campaña donde las masas y el gauchaje se revelaban contra el centro urbano que representaba a la autoridad, al freno social y al orden. Y como hemos dicho, se veía a Buenos Aires como la continuación del régimen español.
   Fuera de la ciudad, en la provincia de Buenos Aires, que en 1816 era solo una franja que iba desde el Río de la Plata hasta el Río Salado, más allá de esta frontera estaba el desierto y los infieles, los bárbaros dueños del desierto, que eran el azote de la campaña. Esta  campaña estaba habitada por distintos elementos que tenían cada uno su carácter particular. Los estancieros, propietarios de grandes extensiones, constituían una aristocracia ruda basada en el dominio territorial casi feudal en su relación sobre la población que deambulaba en la llanura. Los chacareros y vecinos se establecían alrededor de los fortines, estaban al servicio y bajo la influencia de los estancieros, que impartían justicia, orden, protección  y propiedades a su antojo.

Las Provincias ¿Unidas? del Río de la Plata
   Las ideas liberales querían abrirse paso en la ciudad capital. En su seno empezó a discutirse la necesidad de fomentar la ilustración de todas las clases sociales. Los sucesivos gobiernos de Buenos Aires, de claro sentimiento conservador, comprimieron esta nueva corriente de agitación social.

La revolución no fue una lucha de clases sociales sino la lucha entre dos ideas políticas que nacieron en el seno de la misma clase social. La acción revolucionaria por un lado  y la tendencia social conservadora por el otro

   La clase dominante conservadora empezó a extrañar la quietud y tranquilidad anterior al 25 de mayo. Añoraban la “Pax Hispana”. La Revolución de Mayo significaba la realización de un ideal político y social que traía consigo un profundo sacudimiento, una transformación completa y fundamental en el ordenamiento y en la estabilidad de los intereses creados. Se descalificaba a los oponentes, se les llamaba “logistas” y “anarquistas” a los liberales, a los reformadores y a los doctrinarios, por parte del elemento conservador, que pese a ser separatista, era de la idea que se obtuviera la emancipación de la península y se formase un estado distinto de ella, aunque fuera gobernado por el mismo rey.
   Con el Directorio la tensión entre Ciudad e Interior se hizo más evidente, ya que la autoridad recaía en una sola persona. Se iniciaba así la impronta de lo que sería una constante en nuestra historia: los  gobiernos personalistas. El directorio ejerció un gobierno centralista con el que quería regir a todos los pueblos, la campaña y las provincias. Pero esta postura estaba llevando al país a la anarquía. En las campañas y provincias, las masas campesinas militarizadas por la revolución amenazaban a rebelarse en contra del gobierno centralista ejercido por la ciudad metrópolis, con su gobierno dictatorial y su oligarquía aristocrática, se agruparon en derredor de sus caudillos, como fuerzas populares considerables en contra de la absorbente autoridad metropolitana.

Con el Directorio la tensión entre Ciudad e Interior se hizo más evidente, ya que la autoridad recaía en una sola persona. Se iniciaba así la impronta de lo que sería una constante en nuestra historia: los  gobiernos personalistas

Ante esta amenaza, el director supremo Álvarez Thomas envía en 1815 mediante un Estatuto Provisional, una invitación a todas las provincias que habían conformado el Virreinato del Río de la Plata para que envíen delegados a un congreso constituyente que declarase la independencia y le dé forma al gobierno que pudiera gobernar a todo el territorio.
   En la próxima nota veremos qué provincias respondieron a este llamado y dónde se reuniría este congreso para comenzar sus sesiones.

Libros consultados:
La cabeza de Goliat, de Ezequiel Martínez Estrada
Historia de la Confederación Argentina, de Adolfo Saldias
Memorias, de José María Paz ¤

Search

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Perfiles Nuestra Gente

  • Mariela Caravetta

    Mariela Caravetta

    Lugar de residencia:
    Los Angeles, California

    Háblenos de su negocio/profesión:
    Soy abogada licenciada en el Estado de California. En la actualidad me dedico casi enteramente al área de inmigración, que es a su vez la que más satisfacciones me ha dado en el ámbito profesional. Por 20 años he ayudado a miles de familias a realizar su sueño de inmigrar legalmente a los Estados Unidos, ya sea para mejorar su porvenir económico, o escapando de opresiones e injusticias en sus países de origen. Tenemos una oficina en la ciudad de Los Angeles, y otra en el Valle de San Fernando (Van Nuys). Mi objetivo es dar un servicio honesto y personalizado, creando soluciones para mis clientes de acuerdo a sus objetivos.

    Leer más...  
  • Gloria Otero

    Gloria Otero

    Lugar de residencia:
    Canyon Country, California

    Háblenos de su profesión
    Soy profesora y bailarina profesional de tango y folklore, así como también directora y productora del Otero Dance Co y el show teatral Rhythm and Passion.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • El Morfi

    El Morfi

    Delicias argentinas como en el comedor de su casa
    Ubicado en el centro de la ciudad de Glendale, frente al histórico Alex Theatre, rodeado de muchas oficinas y con más de dos décadas de presencia en la comunidad, El Morfi es ya una institución entre los restaurantes argentinos del sur de California. Su dueño, René Vildoza, no duda un instante en definirlo como un restaurante cien por ciento familiar.

    Leer más...  
  • Benevento Furniture

    Benevento Furniture

    Un nuevo negocio argentino para equipar su jardín
    Recién estamos en febrero y a veces los días de frío, alguna que otra lluvia o algo de viento invitan más a sentarse en el living de casa que en el patio. Pero la primavera despuntará a pleno en tan solo unas semanas y ya hay que ir pensando en los espacios al aire libre y las largas tardes de ocio en el fondo.

    Leer más...  

Search

tel:18663121294

Recetas

  • Merluza al gratín

    Merluza al gratín

    Ingredientes:
    *4 filetes de merluza sin espinas (u otro pescado similar)
    *4 bastones de queso port salut light
    *1 cebolla cortada en fina juliana
    *Sal, pimienta y orégano

    Leer más...  
  • La receta del mes: grisines

    Grisines

    Ingredientes (Salen 32 unidades)
    • 2 y 1/2 cucharaditas de levadura en polvo
    • 425 grs de harina común
    • 1 cucharada de azúcar
    • 2 cucharaditas de sal
    • 2 cucharadas de aceite de oliva
    • 250 ml de agua tibia
    • 45 grs de semillas de sésamo (opcional)

    Leer más...

Leyendas

  • Pueblos originarios: Los Comechingones

    Pueblos originarios: Los Comechingones

    Comechingón es la denominación vulgar con la cual se alude a una antigua etnia originaria de la República Argentina que a la llegada de los realistas españoles en el siglo XVI habitaba las Sierras Pampeanas de las actuales provincias de Córdoba y San Luis. Los comechingones se autodenominaban hênîa (al norte) y kâmîare (al sur); estos eran los dos grupos principales subdivididos en aproximadamente una decena de parcialidades.  

    Leer más...  
  • El fin de los humahuacas

    Leyenda: El fin de los humahuacas

    Hace mucho, mucho tiempo, los indios humahuacas vivían sin privaciones en las tierras de su quebrada. Dicen que éstas eran tan verdes y fértiles como lo es hoy la pampa, y que en sus terrazas crecía el maíz como crece la hiedra a la sombra de los árboles. Como no era tan duro el trabajo, y su fruto abundante, los dueños de esa tierra podían compartir la paz y la alegría que les enviaba la Pachamama en fiestas interminables. Y dicen también que las cosas habrían seguido así para siempre si no hubiera sido por la envidia de los calchaquíes, la codicia de los diaguitas y la belleza de Zumac. Leer más...

tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads
Luego del escándalo producido al darse a conocer que se violaron datos privados de unos 50 millones de usuarios de Facebook para la pasada campaña política estadounidense, ¿Cuál es su opinión con respecto a las redes sociales?

El Suplemento # 217

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Perdidos en el tiempo

  • La radio Spica

    La radio Spica

    Perdidos en el tiempo
    De diseño y fabricación japonesa, la Spica llegó a ser un emblema de la radio portátil en la Argentina de los años 60. Aunque la Sanritsu Electric Co. Ltd. comenzó la fabricación de las radios a transistores a mediados de los 50, fue recién una década más tarde que alcanzó a vender más de un millón de unidades, un número verdaderamente impresionante para esa época y que habla por sí solo de la popularidad que gozaba entre los consumidores locales.

    Leer más...  
  • Revista El Tony

    Perdidos en el tiempo: Revista El TonyEn esta sección de El Suplemento recordamos objetos, productos y lugares que marcaron una época.
    En septiembre de 1928 apareció por primera vez en los quioscos argentinos la que fue la revista de historietas ilustradas más famosa de la historia de nuestro país. Inicialmente dirigida a un público infantil, El Tony contenía en su mayoría historietas extranjeras, aunque desde un primer momento presentó El tigre de los llanos, una sección sobre la vida del caudillo Horacio Quiroga.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga