>
www.chugh.com

Save

Save

Save

Enrique Lémoli

Enrique LemoliCuando la luna lloraba/ Astillas de plata/ La muerte del sol
Jamás olvidaremos a Enrique Cruz Lémoli, el más gaucho de los gauchos, el más elegante bailarín del folclore argentino.

A ningún lector de El Suplemento se le pasó por alto un anuncio tan simpático y original, tan legítimamente orgulloso de su condición argentina, como lo es el de la compañía de los Lémoli, que se presenta con orgullo como “Tres generaciones de gauchos”. En la foto se ve a Enrique, a su hijo y a su nieto (a uno de sus hijos y a uno de sus nietos) ataviados con la vestimenta típica, mate en mano y expresando con esa imagen toda una filosofía de vida.

En la iglesia de Burbank, donde una verdadera multitud se congregó a darle a este querido personaje su último adiós, su hija dijo estar sorprendida una vez más por el entorno de este hombre maravilloso que fuera su padre, y se refería concretamente a una cantidad de personas a las que conocía desde que era niña, pero también a otra cantidad a la que jamás había visto y que, sin duda, se trataba de amistades y conocidos que su padre había tratado y cultivado, que le querían y respetaban, ya que esa era parte de su grandeza. No sé si lo dijo así textualmente, pero así lo sentí, especialmente por pertenecer a ese grupo de amigos nuevos, de personas con las que Lémoli compartía una actividad, que bien podía ser artística, comercial o personal. Lo cierto es que nadie que haya conocido a Enrique Lémoli no lo transforma inmediatamente en amigo, consejero o interlocutor. A nadie le pasa inadvertida su temprana desaparición física.
Pero si alguien tenía a Lémoli en la cúspide de la montaña (aquí doy por descontado a su familia chica y a su familia grande) era precisamente su grupo de danzas folklóricas con los que compartió tantos martes y tantas veladas de la música a la que más amó y a la que tanto dio con su andar cadencioso, con su elegancia sin par.
Lémoli es para todos nosotros un icono, un referente indispensable (la utilización del tiempo presente es intencional), el mejor de todos los bailarines; pero también el más simpático, el más alegre, el mejor amigo, el más franco, el del espíritu más jovial. El que siempre tenía tiempo para enseñar algún truquito de esos que sólo saben los profesionales, el que siempre llamaba a cenar media hora antes de tiempo, sólo por hacer una broma más, por generar alegría en el colectivo, por hacerse querer, que en esto fue el maestro de maestros.
No me asiste el derecho a hablar de Enrique Lémoli como padre, como esposo, como abuelo, sencillamente por ser de este grupo de “nuevos”, aunque no es difícil intuir qué calidad de todo eso era Enrique, con sólo oírle hablar de los suyos.
Tampoco de contar su biografía entre cuyas páginas se cuenta ni más ni menos que haber bailado en la compañía del El Chúcaro, y representado a la Argentina en tantos escenarios del mundo.

Sin embargo, me atreví a escribir estas líneas para honrar su memoria -bendita sea- y para encender una vela debajo de aquella foto, que es en sí misma una gran lección, una lección de argentinidad, de paternidad, de patria y familia en el mejor sentido, de orgullo y honestidad, de valores precisos, es decir, sin ambigüedades.
Nadie que lo haya visto bailar olvidará jamás su presencia escénica y nadie que haya compartido con él algún momento, olvidará su humor, su refinamiento como persona, su elegancia en el vestir y en el ser, su prolijidad. Algunas de sus frases o sentencias sabias, como aquella de que “No nos disfrazamos de gauchos... asumimos el personaje”.
¡Qué va! Enrique... jamás te disfrazaste de gaucho, siempre fuiste un Señor Gaucho con o sin la vestimenta que te ponías con cuidado e hidalguía toda vez que ibas a bailar.

En unos días, celebraremos el Día de la Tradición. No será fácil hacerlo sin Enrique Cruz Lémoli, quien se fue al cielo asumiendo el personaje que tenía metido en las entrañas, literalmente con el facón encajado en la rastra, las botas puestas y su sombrero encajado en la cabeza. Por si el lector no lo sabe, Enrique Lémoli murió después de una exitosa presentación, después de haber mostrado ante un público mayoritariamente norteamericano, lo más refinado de nuestra cultura nacional, después de haber arrancado un aplauso cerrado. Después de habernos representado a todos nosotros con ese talento que sólo él...

Para Quique

Querido amigo Enrique
Gaucho, compañero y querendón,
Un 10 de octubre bailamos juntos la zamba
La que siempre más te gustó.
-Nostalgias Tucumanas-

Por muchos años con tu pareja, la que mejor baila,
Con zambas y chacareras
tu imponente gaucha figura
a todo el mundo conquistó.

Bailamos juntos sin darnos cuenta.
Con alegría, con energía, de amor por dentro
Sin darnos cuenta, cómo sabríamos,
Que esta sería la despedida.

De gaucho ataviado pa'l cielo te fuiste
pa'que el Tata sepa
que el que llega
es un criollo de pura cepa.

Te nos caíste sonriendo... contando cuentos
Te quisimos dar aire...
Sin saber que esos eran los besos
De un adiós sin regreso.

La materia se va y acá en la tierra tu alma queda
Porque tu estampa perdurará
¡Tu estilo campero bailando zambas, nadie lo igualará!
Tu gaucho porte representando, de nuestra estirpe, la tradición.

Querido amigo, gran compañero
De nuestra peña fuiste patriarca,
Con los gurises un gran campeón
A todo el mundo diste consejos
Siempre encontrando tu corazón.

Te fuiste al cielo como quisiste,
Bailando zambas...
Contando chistes...
Como queriendo que no estuviésemos tristes.

Tu familia del folclore, te extrañaremos...
Por siempre te recordaremos... Ø

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Cuál considera que es el principal desafío que enfrenta Argentina este año?
  • Editorial • Febrero 2017

    Editorial • Febrero 2017

    Con una foto partida al medio, así comenzamos el año por aquí, en un país dividido entre la esperanza y el espanto. Del lado izquierdo, la foto ilustra la toma de posesión del nuevo presidente de los Estados Unidos, Donald Trump; del lado derecho, las marchas de millones de mujeres (y hombres) en ciudades de todo el país repudiando al nuevo mandatario por sus posturas misóginas y xenófobas, tan solo un día después. Leer más...

Tapa # 205

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Perfiles Nuestra Gente

  • Stella Milano

    Stella MilanoLugar de residencia:
    Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy actriz, cantante, y productora de espectáculos.

    Leer más...  
  • Gloria Otero

    gloria

    Lugar de residencia:
    Canyon Country, California

    Háblenos de su profesión
    Soy profesora y bailarina profesional de tango y folklore, así como también directora y productora del Otero Dance Co y el show teatral Rhythm and Passion.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

Recetas

  • Alfajores de maicena

    Alfajores de  maicena

    En cualquier panadería o confitería de Argentina podrá encontrar alfajores de maicena, un bocado que les fascina a muchos compatriotas de paladar dulce. Aquí presentamos una receta típica para que usted también pueda degustar de estos deliciosos alfajores con el mate de la mañana (o la tarde)

    Leer más...  
  • Tomates rellenos con ensalada rusa

    Tomates rellenos

    Si lo que buscamos es un plato fresco, con linda presentación, fácil y rápido de preparar, acá lo tenemos...

    Ingredientes
    3 Tomates medianos
    1 Zanahoria grande
    3 Papas chicas

    Leer más...

Leyendas

  • Leyenda: El Crespín

    crespin

    Esta leyenda revela un drama conyugal, que habría sido originado por la conducta de una mujer amante del libertinaje, que abandonó a Crespín, el marido, para entregarse a toda clase de diversiones. Un día, aprovechando que Crespín se encontraba trabajando en sus sembradíos, se alejó de la vivienda dejándole un mensaje por intermedio de un vecino, en el que le hacía saber que había resuelto abandonarlo definitivamente, para divertirse libremente en los bailes del lugar.

    Leer más...  
  • Huayrapuca

    Huayrapuca por Angelo Calamera

    En quichua, viento colorado, también denominado Huyrapuca. Mito múltiple y misterioso de los diaguita-calchaquíes. Es la madre de Shulco, el Viento; prima hermana del Remolino y pariente del Rayo. Viene a ser la diosa o espíritu del aire. Vive en las altas cumbres y en los profundos abismos cordilleranos.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga