>
www.chugh.com

Save

Save

Save

10 años del atentado a la AMIA

Tapa Julio 2004Recuerdos de un día que no quisiera haber vivido

Eran las nueve menos cinco de un día cualquiera cuando caminaba desde Corrientes por Uriburu hasta Junín, hacia la oficina en donde trabajaba. A lo largo de la caminata, acostumbraba mirar los edificios, los comercios, la entrada secundaria a la AMIA y demás, que se elevaban uno al lado del otro.
En los pasillos de la oficina aún sonaba el triunfo de Brasil en Estados Unidos ‘94, la decepción por el doping de Maradona y la consiguiente y prematura eliminación de nuestro seleccionado. Como siempre, después de la primera charla de café a las nueve y cuarto, cada uno se abocaba a sus tareas mientras comenzaban a sonar los primeros llamados. Recuerdo que cuando atendí uno, en ese preciso momento sentí que se terminaba el mundo: un ruido ensordecedor inundó el lugar y la incertidumbre del no saber qué pasaba, trastocó la habitual tranquilidad del día. Recuerdo las expresiones en las caras de mis compañeros: no entendían nada; miré a través de la ventana y de los edificios vecinos llovían vidrios que parecían lanzas cayendo con sus filos en punta. La nube negra con forma de hongo se elevaba hasta el cielo y nuestro miedo crecía. Es el día de hoy que no sé con quién hablaba por teléfono en ese momento. No sé cómo, en décimas de segundos, me encontré en la puerta de la oficina, lo que luego, ya más tranquilos, generó los comentarios risueños de mis compañeros sobre mi rapidez para el escape.
Lo primero que pensé mientras corría fue que era un terremoto, afectado aún por uno pequeño de 5.5 que había vivido en Los Angeles unos meses antes cuando visitaba a mi hermano. La lógica indicaba que por ser Buenos Aires, no podía ser un sismo, lo que me llevó a pensar en algo peor. En pocos segundos se llenó de hipótesis el ambiente: que un escape de gas, que una estación de servicio y hasta se habló de una bomba; pero creo que por miedo, todos negábamos la posibilidad, hasta que luego de algunos minutos alguien se animó a bajar los tres pisos que separaban las oficinas de la calle. Detrás de él fuimos los demás. Y el pavor fue absoluto: parecía una de esas postales de la guerra, con los edificios medio derrumbados, los cables caídos, fuego, desolación, ambulancias, bomberos, gente llorando. Mi mujer, que trabajaba conmigo, estaba preocupada porque una de sus hijas mayores, que estaba haciendo sus primeras armas como cadete de la oficina, tendría que haber llegado a la hora del atentado. Después nos enteramos que el colectivo en que venía pasaba justo por la AMIA en el momento de la explosión y una torre de luz cayó sobre el vehículo. Ella fue una de las primeras personas en socorrer a los heridos. Más tarde, al volver a la oficina, salió a hacer un trámite y se demoró más de una hora por seguir colaborando en la AMIA. Ese gesto le costó el trabajo, ya que fue despedida por alguien que no entendió la verdadera dimensión de lo que ocurrió ese día.
Uno de nuestros jefes llegó tarde, alrededor de las once de la mañana. En la oficina nadie podía trabajar, estábamos todos consternados y empezábamos a enterarnos de que a algunos vecinos conocidos no los encontraban: la nieta de Kurt, el almacenero, e hija única del de la inmobiliaria, el kiosquero de enfrente de la AMIA; el mozo del bar de enfrente, el barrendero con quien nos cruzábamos todas las mañanas. Muchos de ellos -y otros que ya no recuerdo- fallecieron. Casi todos caminábamos por ahí todos los días y sentíamos que nos podría haber tocado a nosotros. Este jefe que no vivió todo esto, al ver lo convulsionado que estábamos dijo: “Vamos, no pasó nada, pónganse a trabajar”. Años después, cuando ocurrió lo del 9/11, lo criticábamos diciendo que de haber estado allí nos hubiera hecho seguir trabajando hasta el derrumbe final diciendo que no pasaba nada.
Hubo 85 muertos inocentes, familias desgarradas que aún hoy no saben que pasó, una justicia lentísima y ciega que no supo o no quiso investigar a tiempo (porque todos sabemos que cada hora que transcurre después de un hecho criminal aleja cada vez más la posibilidad de encontrar la verdad)
Ese día fue fatal para mí y muchos otros. Todavía sigo discutiendo con quienes ese día -y mucho después- decían “murieron algunos inocentes”. A ellos les sigo diciendo que todos eran inocentes.
Luego de pasar todo el día en la oficina, porque tuvimos que trabajar horario completo, llegué a casa y mi padre -quien estaba visitando a mi hermano en Los Angeles- llamó preocupadísimo cuando se enteró lo cerca que había estallado la bomba de mi lugar de trabajo. Me tranquilicé un poco al llegar, pero en cuanto encendí la tele en el noticiero de canal 13 mostraban a algunos bomberos trabajando y en ese preciso momento se produjo un derrumbe y varios de ellos desaparecieron bajo los escombros. En ese instante el stress, las horas vividas y la indignación me hicieron llorar como un chico.
Más tarde llamé a mi otro hermano y otra terrible noticia me sacudió por segunda vez: un sobrino de su esposa había muerto en el atentado. Pasaban por la puerta del edificio con destino al Hospital de Clínicas. El niño acompañaba a su madre a lo del médico porque estaba de vacaciones de invierno. Nunca habían pasado por ese lugar. El sobrino de mi cuñada se llamaba Sebastián Barreiro y fue la víctima más joven del atentado. Lo nombro como podría nombrar a las otras 84 víctimas, vaya su nombre en homenaje a todos ellos. Vaya su recuerdo en la memoria de todas estas inocentes víctimas. Ø

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Qué considera debe hacerse con los inmigrantes indocumentados que no tengan ninguna causa criminal?

204

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Perfiles Nuestra Gente

  • Emilio Kauderer

    Perfil: Emilio Kauderer

    Lugar de residencia: Calabasas, CA

    Háblenos de su profesión:
    Soy compositor de música. Me mueve el desafío de trabajar en diferentes géneros y para eso nada mejor que la música para cine. Desde mi primer film con Adolfo Aristarain “La Discoteca del Amor”, a la que le siguió “Tiempo de Revancha”, quedé totalmente enganchado con la magia de crear música para la pantalla. Me mudé a Los Angeles con una valija llena de sueños y por suerte tuve la oportunidad de concretar un montón.

    Leer más...  
  • Ángel Ricardo Echeverría

    Ángel Ricardo Echeverría

    Lugar de residencia:
    Studio City, CA.

    Háblenos de su Profesión:
    Soy el socio-dueño (conjuntamente con Julie Friedgen) de The Tango Room Dance Center, in Sherman Oaks, CA. y por los últimos veinte años soy anfitrión del lugar con Julie cada sábado por la noche. Nuestra milonga, que gracias a Dios tiene mucho éxito, se llama El Encuentro. Todos los martes y jueves por la noche, Julie y yo enseñamos tango para principiantes, además de estudiantes intermedios y avanzados. Lo que comparto es el conocimiento de tango que recibí de los viejos milongueros en las milongas de Buenos Aires. Empecé en 1958, he estado bailando tango durante casi sesenta años y es un honor para mí poder compartir mi tango con nuestros estudiantes.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • CENTRO GAUCHO MARTÍN FIERRO

    Martin Fierro

    Presentó el libro “Odisea de un Inmigrante”
    Con los fulgores del término de un cálido verano, el último sábado 19 de septiembre en la ciudad de Lawndale, California, el Centro Gaucho Martín Fierro presentó el libro “Odisea de un Inmigrante” – La historia de Augusto Gallo”, del escritor y poeta argentino “El Gaucho” Rafael Figueroa.

    Leer más...  
  • El Morfi

    El Morfi

    Delicias argentinas como en el comedor de su casa
    Ubicado en el centro de la ciudad de Glendale, frente al histórico Alex Theatre, rodeado de muchas oficinas y con más de dos décadas de presencia en la comunidad, El Morfi es ya una institución entre los restaurantes argentinos del sur de California. Su dueño, René Vildoza, no duda un instante en definirlo como un restaurante cien por ciento familiar.

    Leer más...  

Recetas

Leyendas

  • LEYENDAS, MITOS Y CREENCIAS: Zorrerías

    Dibujo: Angelo CalameraUn día el Oso encontró al Zorro que marchaba tranquilamente por un sendero, llevando en su boca algunos peces que acababa de robar.
    "¿Dónde los has tomado? preguntó el Oso.

    Leer más...  
  • La Leyenda del Irupé

    La Leyenda del Irupé

    Esta hermosa leyenda guaraní viene de los vocablos "i" que significa “agua”, "ru" que significa el que trae”, y "pe" que significa “plato”. O sea, plato que lleva el agua.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga