>
www.chugh.com

Save

Save

Save

Vivir en California, vivir en Buenos Aires

Vivir en California, vivir en Buenos Aires Algunos afirman que si se coloca una rana en una vasija con agua caliente, ésta saltará inmediatamente fuera del recipiente para protegerse de una muerte segura. Pero si se introduce esa misma rana en un recipiente con agua fría y luego se pone a calentar el agua, muy lentamente, la rana morirá al no darse cuenta del cambio de temperatura o porque cuando se dio cuenta ya era demasiado tarde para escapar.
Pareciera que a los argentinos en las últimas décadas nos pusieron en recipientes llenos de agua fría y nos fueron cocinando lentamente. Porque ahora estamos viviendo, literalmente, en otro país. Donde hemos perdido económica, social y espiritualmente.
Nos damos cuenta de todo lo perdido cuando tenemos la oportunidad de analizar retrospectivamente lo que ha sucedido en el país. Y esto se nota, más que nada, cuando analizamos las cosas más sencillas de la vida cotidiana. Algunas veces este cambio se nota abruptamente.
Hace unos días recibí un mail de Liliana Cáceres, redactora de “El Suplemento”, en donde me contaba algunos aspectos de su vida cotidiana en California. Puedo asegurar que, comparando el relato de Liliana con lo que estamos viviendo en la ciudad de Buenos Aires y alrededores, me pareció una historia de ciencia ficción. A pesar de que hubo un tiempo no muy lejano que vivimos algo parecido. Al menos en el sentido de vivir con tranquilidad.
Dijo Liliana: “Pero hay algo para mí, muchísimo más importante que eso: la tranquilidad con la que se vive aquí, al menos en California. Sabés que bajás el pie del cordón de la vereda y los autos paran. Que si un peatón cruza por donde no debe, por el simple hecho de arriesgar su vida y la tranquilidad de un conductor le hacen una multa. Que se puede enviar un cheque por correo sabiendo que llegará y que ese millón que hay en cada buzón, el único que se lo lleva es el cartero. Que si hacés una “venta de garage” un fin de semana, el sábado por la noche podés dejar las cosas en el jardín del frente de tu casa porque a nadie se le ocurriría robárselas. Que a veces pasan días enteros que ni te diste cuenta que no tenés un solo dólar en efectivo porque el sistema está tan lubricado que con tu tarjeta de débito pagás todo y nadie te cobra un tanto por ciento por su uso. Que si vas a un cajero no necesitás cuidarte porque al menos yo, en todos mis años aquí, nunca escuché que a alguien lo asaltaran a la salida. Claro, hay otros problemas de alcance mundial que quienes los engendran eligen emblemáticamente este país para demostrar al mundo que nada ni nadie es invulnerable.
“Pero otra vez, si me dás a elegir una vez más, me quedo aquí”.
El relato de Liliana de su vida en California con la subsistencia cotidiana en Buenos Aires describen vivencias de dos mundos distintos.
Por empezar, los espacios públicos que antes se utilizaban para pasear y socializar, actualmente se han convertido en un territorio hostil. La calle ha dejado de ser un espacio amigable, en donde casi todos los ciudadanos percibimos una angustiosa sensación de inseguridad. Nuestros compatriotas y vecinos se han transformado en “los otros”. Personas potencialmente peligrosas o marginales que nos generan ansiedad. Casi no se puede transitar por la ciudad sin que a cada paso alguien se acerque para pedir algo: algunos centavos para el colectivo, algo para comer, o en el mejor de los casos objetos indescriptibles para vender. Por eso cuando se nos acerca alguien, aún cuando estemos en Corrientes y Callao al mediodía, nos sobresaltamos. Siempre estamos alertas, a la defensiva. ¿Alguien recuerda lo sencillo que era hace unos años preguntar la hora? ¿Cómo se le puede explicar a alguien que ha emigrado hace años lo que está pasando en Buenos Aires? ¿Cómo explicar que día y noche se ven miles, decenas de miles de hombres, mujeres y niños arrastrando carros, changuitos de supermercado o bicicletas llenos de papeles y metales? Que otros tantos se la pasan revisando bolsas de basura para comer. Que esto se puede ver a toda hora y en todo lugar. Que decenas de miles de jóvenes se emborrachan en las calles, especialmente los fines de semana, porque no avizoran un futuro. Que ya ni siquiera se respetan los semáforos en rojo por el constante miedo de los conductores a ser asaltados. Que al atardecer, en los colectivos, subtes y trenes suenan infinidad de celulares y que las respuestas son siempre las mismas: “estoy bien, llego en un rato”. Que cuando nuestros familiares se demoran nos invade la angustia. Que se ha perdido el respeto por las leyes,  por las instituciones y por los semejantes.
Al reflexionar sobre este tema siento que a millones de argentinos nos han introducido en un gigante caldero de agua fría y nos fueron calentando de a poco. Lo peor de todo es que todavía falta mucho para llegar al punto de ebullición. Ø

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Tras el cierre de las listas de candidatos para las próximas elecciones legislativas de Argentina, ¿a quién votaría hoy?
  • La Estatua del Gaucho

    La Estatua del Gaucho

    PARTE DOS
    En la entrega anterior, hablamos de Ignacio Antonio Bermúdez, el rosarino que vino a Los Angeles en los años sesenta y se convirtió en una figura importante dentro de la comunidad argentina. Su negocio, Gaucho Electronics, ubicado cerca del downtown, era un favorito entre los argentinos y el lugar donde iban para comprar sus artefactos eléctricos, especialmente si esos artefactos tenían que ser “adaptados” para funcionar en la Argentina. En 1975, Bermúdez tuvo la interesante idea de instalar una estatua en el espacio verde delante de su negocio: la estatua de un gaucho. Y  estaba dispuesto a pagar el costo de convertir en realidad su sueño. En exclusiva para El Suplemento, esta es la segunda parte de la historia del gaucho: “La realidad del sueño”

    Leer más...

Tapa # 208

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Alberto Perusset

    Alberto PerussetLugar de residencia:
    Malibu, California.

    Háblenos de su profesión:
    Soy maratonista descalzo. En marzo del 2004 corrí Los Angeles, que fue mi primera maratón. A la fecha participé en 85 maratones de las cuales 46 las corrí descalzo. En noviembre del 2009 con un grupo de amigos fundamos la maratón de Malibu, de la cual soy uno de los directores.

    Leer más...  
  • Cintia Tortorella

    Cintia TortorellaLugar de residencia:
    Woodland Hills, California

    Háblenos de su negocio:
    Soy la fundadora y directora de PlayintheUS. Es una compañía estadounidense que asiste a estudiantes / deportistas de todo el mundo para que comiencen sus carreras universitarias en Estados Unidos con becas deportivas y académicas.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Día Internacional del Vino Malbec

    malbec

    Una velada para promocionar los mejores vinos argentinos
    El pasado sábado 16 de abril el Consulado General y Centro de Promoción de la República Argentina en Los Angeles hospedó el “Malbec World Day” organizado por Wines of Argentina.

    Leer más...  
  • Alyssa Giannetti. Una arquera diferente

    alyssa

    La carrera futbolística de Alyssa Giannetti, una joven de sangre argentina, podría despegar en cuestión de meses. Siendo este su último año en la escuela secundaria,  Giannetti es una de las decenas de jugadoras que intentarán ser aceptadas en la liga femenina profesional de los Estados Unidos a partir del mes de enero.

    Leer más...  

Recetas

  • Mini Pascualina (Otros usos para las tapas de empanadas)

    Mini Pascualina

    Ingredientes

    2 docenas de tapas de empanadas

    Relleno: 3 paquetes de acelga bien lavada; aceite de maíz o girasol, c/n; 2 cebollas picadas; 1 morrón rojo picado; 300 g. de ricota; 3 huevos batidos; sal y pimienta negra, c/n; 1 pizca de nuez moscada; 2 cdas. de queso rallado; huevo batido para pintar

    Leer más...  
  • Hamburguesas de Arroz

    Hamburguesas de Arroz

    Ingredientes
    • 300 gr de arroz (integral o blanco) cocido
    • 1 cebolla grande
    • 1 cucharada sopera de orégano
    • 2 cucharadas soperas de maicena
    • 1 cucharadita de té de sal
    • Pimienta y Aceite c/n Leer más...

Leyendas

  • Leyenda diaguita: La Ch'aya y el Pujllay

    Leyenda diaguita: La Ch'aya y el Pujllay

    “La Chaya”, una variante del carnaval para algunos, el origen del carnaval para otros, es la semblanza a nuestra querida “Pachamama” y el agradecimiento por los frutos cosechados de ella. Se trata de una cultura muy arraigada en nuestro pueblo que viene desde siglos heredada de las raíces incas y diaguitas que habitaron esta zona en antaño.

    Leer más...  
  • Leyenda: Las azucenas del bosque

    Leyenda: Las azucenas del bosque

    Tupá, el dios sol, creó los animales y los bosques, y luego de mucho tiempo comenzó a pensar en crear a los hombres, con la inteligencia suficiente para gobernar hasta a los animales más feroces. Luego convocó a Iyara (el cielo) y le pidió que le trajera arcilla de la tierra. Con esa greda, el dios hizo dos figuras humanas y les dio vida.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga