>
www.chugh.com

Save

Save

Save

“No es que nosotros seamos buenos, sino que los demás son peores”

peronyevitaLa frase del título, que alguna vez pronunciara Juan Domingo Perón, explica en buena medida los últimos sesenta años de nuestra historia. El golpe de estado en el que Perón participó para derrocar a Castillo, fue el resultado del hartazgo de un país gobernado por los conservadores (exponentes de una furiosa aristocracia) que ostentaban el poder de la Nación, creando una sociedad en donde el rico mandaba y el pobre obedecía. Un país sin justicia social en donde la casta que hacía política o tenía cargos públicos, por lo general eran de la “alta sociedad”, de la oligarquía, y recibía tales cargos por herencia de sangre.
Cuando Perón toma el poder total del país ganando las elecciones de 1946, llega con el discurso de terminar con las oligarquías, con el país rico con ciudadanos pobres, con la injusticia social, la corrupción, las prebendas y los votos pagados de ese entonces, con provincias en donde los gobernadores eran auténticos señores feudales. En síntesis, Perón promete el paraíso de una nación justa y fuerte.
Pero a la vista de lo sucedido en estos casi sesenta años, en los cuales el peronismo se convirtió en la fuerza popular más grande, las promesas de un país mejor, con menos pobres, más justicia social, y una política sin corruptos, han quedado en la nada. Hoy, a sesenta años de su nacimiento y a más de treinta años de la muerte de su líder, el peronismo es una fuerza tanto o más corrupta que las que supuestamente enfrentaba. Lo integran políticos que en muchas ocasiones ubican a un escandaloso número de familiares en puestos que parecen hereditarios, gobernadores de provincias que son auténticos patrones de estancia, y una fuerza de choque (el gremialismo) cuya paradoja más grande es que estos “trabajadores” que defienden a los trabajadores son cada vez más ricos mientras que sus defendidos son cada vez más pobres.
Pues bien, como resultado de este análisis podemos asegurar que con el peronismo como mayor fuerza política, nuestra amada patria nunca se convirtió en un país fuerte ni justo.
Volviendo a la frase del comienzo y dándole crédito a Perón, analicemos a los otros, o sea, a la oposición.
Es bueno analizar las culpas de la oposición, una oposición que nunca supo ser oposición, ni tampoco gobernar, cuando le tocó hacerlo.
En los últimos sesenta años, además del peronismo, han gobernado militares y radicales. Los militares, a quienes no se les puede llamar ni siquiera oposición por razones dolorosamente obvias, durante muchos años creyeron representar los altos valores morales de la nación y aquellos que no estuvieran de acuerdo eran subversivos, locos o corruptos. Tanta soberbia y necedad los convertía en verdaderos inútiles para cualquier gestión ejecutiva. Así le fue al país, con los golpes de estado que los llevaron en continuas y reiteradas ocasiones al poder, con cómplices tanto dentro de la clase política como de la ciudadanía.
La correctamente denominada oposición son los demás partidos políticos. Entre ellos, el radicalismo y/o alguna alianza con otros partidos, tuvo varias oportunidades para demostrar con hechos lo que siempre decía con palabras, pero todas sus gestiones terminaron en fracasos; el último presidente radical que pudo finalizar su mandato fue Alvear... y de eso ya pasaron 77 años.
Los gobiernos de Frondizi e Illia fueron dos gobiernos a los cuales la locura antidemocrática de los militares
-principalmente- y los antagonismos reinantes en esa época, hicieron que (sobre todo bajo la presidencia de Frondizi) quedara trunca una de la pocas posibilidades que tuvo el país de desarrollar un plan serio y sustentable. Gracias a los militares, nunca podremos saber si ese plan hubiera dado buenos resultados.
Pero me quiero referir a los gobiernos de Alfonsín y De la Rúa, quienes no pudieron terminar sus mandatos más por impericia propia que por culpa de los demás.
Comenzamos con Alfonsín, quien llegó al gobierno luego de la dictadura más sanguinaria y violenta del siglo veinte. Ganó las elecciones del año '83 con más del 50% de los votos; si bien no tenía mayoría en el Congreso, contaba con la mayoría en la Cámara de Diputados y el respaldo absoluto del electorado que hacía más que viable su gobierno.
Pero no. Alfonsín falló, careció de la capacidad de plasmar en actos de gobierno su buen discurso. No supo o no quizo utilizar con eficacia el poder que el pueblo le confirió. No aprovechó la fuerza de los votos para realizar los cambios que el país requería cuando contaba con la mayoría del apoyo popular. También tuvo a su favor la reinvindicación que el pueblo le volvió a dar a su partido en las elecciones legislativas del año '85. Cuando en el año '87 su plan económico comienza a resquebrajarse, su partido pierde las elecciones legislativas y para gobernadores. En consecuencia, el gobierno vio reducido su poder de acción. Ya era tarde, la inflación comenzó a trotar, pasando por el galope continuo hasta que finalmente se convirtió en hiperinflación.
En ese momento la oposición terminó de desangrar al moribundo: tuvo a todos los gremios en contra, convocaron a trece paros generales, y luego de las elecciones en que el candidato radical Angeloz pierde ante Menem, el país se tornó realmente ingobernable y Alfonsín tuvo que abandonar el poder varios meses antes.
Algunos cuentan esta parte de la historia como que la oposición lo volteó, pero esta es una verdad a medias. Alfonsín, cuando tenía el poder del voto popular, era intocable y pudo haber cambiado el rumbo del país. Su inutilidad e inoperancia no lo dejaron. Cuando su partido perdió dos elecciones consecutivas, podemos decir que la oposición no hizo nada para ayudarlo a no caer y fogueó la crisis hasta tornarla insoportable.
Con la Alianza que llevó a De la Rúa al poder con Chacho Alvarez como vicepresidente pasó algo parecido. De la Rúa-Alvarez vencen a la dupla Duhalde-Ortega y obtienen el apoyo del pueblo, que quería cambios, sobre todo en materia de honestidad, y terminar con la corrupción del gobierno de Menem. Había tal diversidad ideológica en la Alianza que nada se pudo hacer para enderezar el rumbo; parecía un gobierno autista y cuando tomaba decisiones era porque el agua ya los había tapado. Nunca demostraron tener un plan de gobierno coherente, y para vaciar aún más de contenido un gobierno dubitativo, el vice Chacho Alvarez renunció anticipando el desastre, demostrando que para gobernar se necesita algo más que hablar y dar discursos: se necesita ejecutividad.
En las elecciones del 2001, el pueblo retira rápidamente su apoyo al gobierno de la Alianza, dándole el último golpe a un gobierno moribundo.
La oposición (el peronismo), tal como hizo con Alfonsín, no sólo no presta ayuda a un gobierno que viene en picada, sino que pone todos sus recursos al servicio de la caída en un fin de 2001 que venía muy pesado con marchas, movilizaciones, piquetes, cacerolazos y saqueos por doquier. De la Rúa renunció cuando le faltaban dos años de mandato.
Con todo esto y con la frase que le da nombre a esta nota, queda demostrado que la Argentina, durante los últimos años, fue liderada por un partido que podríamos definir como el menos malo, y la ciudadanía votó siempre pensando en esa opción, nunca encontró o le dieron la opción de votar al mejor, quizá porque desgraciadamente en la Argentina ese “mejor” que tanto necesitamos no existe.
Entretanto y mientras los argentinos no sepamos crear un partido mejor y nos conformemos con el malo conocido en lugar de darle una oportunidad al bueno por conocer, el partido que nos gobierna podrá repetir tranquilamente la frase de su líder carismático: “No es que nosotros seamos buenos, sino que los otros son peores”. Ø

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Cuál es su mayor preocupación actual como residente del sur de California?
  • El mundo del box

    mcgregor mayweather

    Muchas cosas están pasando dentro del mundo del boxeo a nivel mundial. Como todos sabemos, el viril deporte de los puños se ha convertido en un sólido negocio, ya que en la actualidad, en las divisiones welter, superwelter, medios y supermedios, es donde está el dinero grande. No hay en ninguna de esas divisiones grandes valores (salvo algunas excepciones) y entonces la gran mayoría sube de peso, buscando mayores bolsas. Leer más...

Tapa # 206

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18005013127

Perfiles Nuestra Gente

  • Gabriel Lerner

    Gabriel Lerner (Periodista) Lugar de residencia: Los Angeles

    Háblenos de su profesión:
    Soy el editor de La Opinión, el mayor diario en español de Estados Unidos; está sobrellevando muchísimos cambios para servir mejor a sus lectores y a la comunidad en un período dificilísimo para la prensa escrita. Antes trabajé para el Huffington Post como el editor de Voces, su sitio en español, y antes otra vez en La Opinión. Soy periodista.

    Leer más...  
  • Miriam Larici

    Perfil: Miriam Larici

    Lugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy bailarina de tango, instructora y coreógrafa. Actualmente trabajo en el programa de FOX So You Think You Can Dance, junto a mi pareja, Leonardo Barrionuevo, con quien también abrimos nuestro Celebration Dance Studio en Tustin, CA.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

Recetas

Leyendas

  • Leyenda diaguita: La Ch'aya y el Pujllay

    Leyenda diaguita: La Ch'aya y el Pujllay

    “La Chaya”, una variante del carnaval para algunos, el origen del carnaval para otros, es la semblanza a nuestra querida “Pachamama” y el agradecimiento por los frutos cosechados de ella. Se trata de una cultura muy arraigada en nuestro pueblo que viene desde siglos heredada de las raíces incas y diaguitas que habitaron esta zona en antaño.

    Leer más...  
  • La Leyenda del Irupé

    La Leyenda del Irupé

    Esta hermosa leyenda guaraní viene de los vocablos "i" que significa “agua”, "ru" que significa el que trae”, y "pe" que significa “plato”. O sea, plato que lleva el agua.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga