>
quinn

Save

Save

Save

¿Por qué no trabajan los piqueteros?

¿Por qué no trabajan los piqueteros?Cuando se habla de los “piqueteros”, muchos suelen preguntarse: ¿Por qué no trabajan? ¿Por qué en vez de reclamar un aumento de los subsidios que reciben (de $150 a $350) no se ponen a hacer caminos, limpiar plazas, o construir viviendas? ¿Por qué no dejan de cortar puentes, calles, caminos y se ponen a hacer algo productivo? ¿Son vagos que no quieren trabajar?
Para intentar responder a estas preguntas, El Suplemento entrevistó a Oscar Kuperman, coordinador nacional de la organización de desocupados CUBa (Coordinadora de Unidad Barrial) - MTR (Movimiento Teresa Rodríguez), considerada como una de las organizaciones piqueteras más “duras” y “combativas”.
Oscar Kuperman tiene 60 años, es ingeniero electrónico y respondió para nosotros estas y otras preguntas.

Oscar Kuperman¿Por qué los piqueteros no trabajan?
Bueno, eso no es tan así, porque hay organizaciones como la nuestra, CUBa-MTR, donde todo aquel compañero que recibe un plan tiene que dar una “contraprestación”, porque así lo determina el ministerio de Trabajo y así lo preveemos nosotros, como norma interna de la organización.
¿Para usted los piqueteros de CUBa-MTR trabajan?
No, ya que hace falta aclarar que esa contraprestación no es un trabajo genuino. Cada compañero puede trabajar en nuestra fábrica de zapatillas, en nuestra fábrica de toallas, puede trabajar en la huerta o en la limpieza del barrio. También puede trabajar en la reconstrucción de alguna casa a la que se le volaron las chapas después de una tormenta, etc., pero esto, reitero, no es en absoluto trabajo genuino.
¿La llamada contraprestación es uno de los requisitos legales para recibir los subsidios?
Sí, sí, y como nosotros cumplimos con ese requisito aprobamos todos los controles y auditorias que envía el ministerio de Trabajo. Los inspectores vienen cada tres o cuatro meses para ver si se efectúan realmente las contraprestaciones. Pero sobre este tema aclaro que sólo estoy mencionando lo que sucede puntualmente en nuestra organización CUBa-MTR, en la que los compañeros reciben mensualmente 150 pesos (50 dólares), más bolsas con alimentos. Hay otras organizaciones de piqueteros pro-gubernamentales u oficialistas a las que no se las controla para nada.
¿Todos los que reciben un subsidio trabajan?
En nuestra organización, sí. Y eso no sólo lo decimos nosotros, es una realidad objetiva, ya que somos permanentemente controlados. De hecho, en las provincias donde estamos, nos mandan a controlar si cuidamos las huertas, si colocamos alambrados, si mantenemos las acequias en condiciones, si los árboles frutales están fumigados. Pero los planes que manejan los intendentes, gobernadores, diputados, y punteros políticos no son controlados por nadie. Y mucho menos los administrados por los comisarios o el ejército.
(Nota: Más de la mitad de los beneficiarios del plan Jefas y Jefes de Hogar son afiliados a algún partido político. En abril de 2004 se denunció que 1.148 policías de todo el país tenían un plan social para desocupados, además de otros 152 casos en la Policía Federal, 587 casos en el Ejército, 147 en la Gendarmería, 142 en la Prefectura, 95 en el Servicio Penitenciario Federal, 60 en la Fuerza Aérea y 179 en la Armada. Clarín 11/09/2005)
¿Las mujeres también cumplen con la contraprestación?
Por supuesto. Aunque generalmente las compañeras trabajan en las cocinas comunitarias, en el comedor o en el merendero (lugar donde meriendan los que no tienen nada para comer). Pero también tenemos 19 compañeros de entre 18 y 56 años que han aprendido a leer y escribir con un curso de alfabetización que hemos traído de Cuba. Estos compañeros que eran analfabetos tuvieron 66 clases dadas por instructores que trabajan en las villas miseria o en los barrios pobres o marginados. Cabe aclarar que los instructores también son desempleados que reciben subsidios de 150 pesos. Para ellos la contraprestación es su trabajo de enseñanza.
¿Qué cantidad de planes manejan los piqueteros opositores o “duros”?
Los piqueteros organizados solamente recibimos el 0.6% sobre un millón novecientos mil planes que hay.
El sistema de contraprestación me parece que es mucho más fácil y sencillo que el de un trabajo clásico, en el que hay que cumplir horarios, producir, recibir órdenes de un jefe y trabajar ocho o más horas.
Pero trabajos con esas características son lo que estamos reclamando desde hace años. Nosotros estamos dispuestos a devolver los 6.286 planes que recibimos a cambio de trabajo genuino. Porque nuestro objetivo es que la gente vuelva a ser proletaria: que marque su ficha de entrada al trabajo, que tenga sus ocho horas de trabajo, que comparta con otros compañeros una actividad, que cobre su salario, que tenga su seguro, su obra social, vacaciones y, con el tiempo, su jubilación.
¿Entonces por qué no lo hacen?
Porque el Estado no quiere que los desocupados hagan ese tipo de trabajo.
¿Me puede aclarar eso? Porque en octubre pasado la Iglesia consideró que los subsidios que no exigen una contraprestación laboral o educativa "fomentan la vagancia" y hasta el mismo presidente Kirchner dijo que los planes "indignifican".
Es simple: el Estado no quiere que los desocupados trabajen para no hacerse cargo del problema del seguro, obra social, aportes jubilatorios, salario familiar, vacaciones, etc. Además ni Vialidad Nacional ni la Cámara Argentina de la Construcción y mucho menos los sindicatos como UOCRA (Unión Obreros de la Construcción Argentina) y similares, permiten que los piqueteros que reciben planes sociales trabajen en obras públicas o en la construcción. Primero porque con los bajos montos de los subsidios bajarían los salarios de toda la actividad, y segundo porque como los piqueteros no tienen salario familiar, seguro, obra social, vacaciones y jubilaciones, el estado no se anima a afrontar esos costos.
¿Usted conoció el trabajo genuino?
Afortunadamente sí, ya que trabajé durante 42 años. Fue una época muy buena, donde pude estudiar en una universidad pública y en la que me recibí de ingeniero, e incluso tuve la posibilidad de guardar un peso, criar a mis cuatro hijos y costearles sus estudios. Pero las cosas ahora son totalmente distintas. Actualmente tengo un hijo que vive en Brasil y está bien, pero mis otros tres hijos que viven en Argentina tienen los mismos problemas que tienen los argentinos de clase media actual. Y por eso no pueden cumplir con todo lo que les piden sus hijos (mis nietos). Por eso sé en carne propia que el tema de trabajo genuino es muy delicado. La mayor ambición de los que somos coordinadores de estas organizaciones es conseguir trabajo genuino. Nos preocupa la falta de experiencia de los muchachos jóvenes, los que tienen menos de 35 años, porque muchos no conocieron jamás un trabajo genuino. Porque el menenismo con su liquidación del puerto, de la industria, del campo y otras actividades productivas no les permitió conocer un trabajo. Estos chicos en 1989 tenían entre 15 y 18 años.
¿Cómo se sale de esta situación?
Primero, obviamente, con trabajo genuino y también con la posibilidad de que los jóvenes aprendan un oficio. Cuando nosotros éramos jóvenes estaba la escuela industrial y la escuela de artes y oficios. Estaban los talleres mecánicos, carpinterías o tornerías a donde uno iba a aprender un oficio. Pero eso ya no existe, y lo peor es que no hay voluntad gubernamental para reflotarlo. También hay que comprender que el problema de la desocupación no es estrictamente argentino, es un problema mundial. Tampoco digo que tenemos que volver a la época de la costura a mano, porque hay máquinas automatizadas que hacen ese trabajo, lo que digo es que tenemos que ver cómo insertamos a estos muchachos, en qué se pueden especializar dentro de las posibilidades que brinda el mercado. La construcción es una gran posibilidad porque moviliza veinticuatro oficios. Por eso cualquier país que se jacta de que su gente está bien, desarrolla la construcción. Es la base de todo. La construcción es muy importante para cualquier país, porque mantiene en funcionamiento la rueda del progreso.
¿Creen que van a lograr algo cortando el tránsito y haciendo marchas?
Nosotros nos movilizamos en las calles para que se sepa que existe la miseria, que se mueren 103 pibes por día de los cuales 55 son menores de cinco años, que los hospitales no tienen insumos, que la deserción escolar aumenta por la falta de calzado, por falta de útiles, por falta de alimentos… algo que se ve mucho más en el interior que en Capital y alrededores. Pero las movilizaciones piqueteras también traen otras consecuencias: gracias a que traemos a la gente a manifestar, hay gente que conoce por primera vez la Capital Federal, porque es gente que por razones económicas y de exclusión no tiene ninguna posibilidad de conocerla, y ojo que estoy hablando de gente que vive a sólo 15 ó 20 kilómetros del centro de la ciudad, no hablo de gente que vive en La Quiaca.
Eso me resulta realmente sorprendente...
Y eso no es todo: hay mucha gente del Gran Buenos Aires que no conocía el subterráneo. Y mucha gente que conoció el mar con nosotros, cuando hicimos congresos en Mar del Plata o San Clemente del Tuyú. Esa función social antes la llevaban a cabo los gobiernos; cuando yo fui chico (durante el gobierno de Perón) me llevaron a las colonias de vacaciones. Ahora varias organizaciones piqueteras y de desocupados cumplen con las funciones sociales que el Estado ha olvidado: en CUBa-MTR fomentamos la inclusión social y damos contención en los comedores o a través del montaje de obras de teatro en los barrios, campeonatos de fútbol, o cuando hacemos un bingo donde el primer premio es un paquete de fideos.
¿Por qué entonces la sociedad argentina piensa que los piqueteros son vagos que no quieren trabajar?
Porque es más fuerte la propaganda del estado que la que podemos hacer nosotros. Ø

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Si las elecciones legislativas de octubre fueran hoy, ¿por quién votaría?
  • Cartas y más Cartas • Agosto 2017

    Una rutina criolla

    Sr. Director:
    Les escribo nomás para agradecerles la información publicada sobre el Circus Vargas y su última presentación del show Steam punk en el sur de California. Mi hija es fanática de los libros y artefactos de steam punk, por lo que al leer la nota en El Suplemento sobre esta presentación especial del circo no lo pensamos dos veces y ahí fuimos con toda la familia. El espectáculo fue “awesome”, tal como lo describió mi hija, y ya planeamos ir el año que viene, si es que se presenta otra vez.
    La revista es genial, y ya es parte de nuestra rutina criolla, como el mate y las facturas. Atentamente,
    Silvio Gutiérrez
    Costa Mesa, CA
    ES: Estimado Silvio, coincidimos en que cada presentación del Circus Vargas es “awesome”. Gracias por incluir a El Suplemento en la rutina criolla. Un abrazo. Leer más...

18 Septiembre 2017
16 Septiembre 2017

Tapa # 210

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Adrián Schinoff

    Adrián SchinoffLugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy productor musical y compositor. Viví 14 años en Madrid, y los últimos 7 trabajando en el mundo del flamenco. Hace 3 años vine a producir, junto a Gustavo Santaolalla, a Antonio Carmona, el cantante de Ketama, y fue cuando decidí mudarme aquí.

    Leer más...  
  • Victoria Schiafino

    VeccLugar de residencia:
    Los Angeles, CA.

    Háblenos de su profesión:
    Soy fotógrafa y editora de fotos en una agencia que cubre paparazzi y eventos en la alfombra roja, como premieres de películas, Golden Globes y Oscars. En Argentina me dedicaba mucho a cubrir conciertos casi todos los días, fotos publicitarias y a modelos.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Latimex: Nuevo local

    Latimex: Nuevo localEl mercado argentino y sudamericano Latimex, cambió de casa pero no de calidad. Así es, porque desde julio Latimex se mudó, dentro del mismo shopping, pero a un local mucho más amplio y vistoso que el anterior, para poder brindar a todos sus clientes una mayor variedad y calidad de productos típicos de su tierra.

    Leer más...  
  • Argentinos Mirando al Sur

    Argentinos Mirando al Sur

    Lo que se hizo y lo que se hará por nuestros compatriotas más necesitados

    El grupo Argentinos Mirando al Sur invita a levantar una copa de solidaridad para brindar por un año más de emociones, proyectos y desafíos.

    Leer más...  

Recetas

Leyendas

  • Leyenda: Las azucenas del bosque

    Leyenda: Las azucenas del bosque

    Tupá, el dios sol, creó los animales y los bosques, y luego de mucho tiempo comenzó a pensar en crear a los hombres, con la inteligencia suficiente para gobernar hasta a los animales más feroces. Luego convocó a Iyara (el cielo) y le pidió que le trajera arcilla de la tierra. Con esa greda, el dios hizo dos figuras humanas y les dio vida.

    Leer más...  
  • Leyenda: El Crespín

    crespin

    Esta leyenda revela un drama conyugal, que habría sido originado por la conducta de una mujer amante del libertinaje, que abandonó a Crespín, el marido, para entregarse a toda clase de diversiones. Un día, aprovechando que Crespín se encontraba trabajando en sus sembradíos, se alejó de la vivienda dejándole un mensaje por intermedio de un vecino, en el que le hacía saber que había resuelto abandonarlo definitivamente, para divertirse libremente en los bailes del lugar.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga