>
quinn

Save

Save

Save

HOMERO MANZI

Homero, Luna y Misterio Homero Manzi es al tango, lo que el tango es a las repúblicas de Argentina y Oriental del Uruguay.
Poeta excepcional... preciso... rotundo. Fue un vate mayor que hizo honor a su nombre, o sea, al del más grande poeta de la antigüedad.

Con poca obra (no publicó ningún libro) pero buena, Manzi cumplió lo establecido por Gracián: lo bueno, si breve, doblemente bueno.
Homero Nicolás Manzioni Pestrera, alias Barbeta, nació en Añatuya, Provincia de Santiago del Estero, el 1º de noviembre de 1907. Ese fue su terruño; su barrio: Pompeya.
Su presencia en el tango significó la presencia de la gran poesía. Sus metáforas fueron algunas de tinte surrealista, pero no insistió en ellas, para que lo suyo fuera comprensible para el hombre común. Tampoco usó el lunfardo, pese a su compromiso popular.
Gozó de una inmensa popularidad por sus versos nostálgicos y el barrio pobre, suburbano, fue su gran escenario, junto con connotaciones sentimentales de un amor perdido.

Sur,/ paredón y después/ Sur,/ una luz de almacén./ Ya nunca me verás como me vieras/ recostado en la vidriera/ y esperándote./ Ya nunca alumbraré con las estrellas/ nuestra marcha sin querellas/ por las noches de Pompeya.../ Las calles y la luna suburbana/ y mi amor y tu ventana/ todo ha muerto, ya lo sé.

Su madre era uruguaya y argentino su padre, como el propio tango.
Con siete años, enviado por sus padres a Buenos Aires, Homero comienza su educación en el colegio Luppi, del barrio de Pompeya. Y el paisaje, desde el largo paredón que recorría al ir a la escuela hasta el terraplén del tren, quedará grabado en los temas Barrio de Tango y en el ya nombrado Sur.

Un pedazo de barrio, allá en Pompeya,/ durmiéndose al costado del terraplén;/ Un farol balanceándose en la barrera/ y el misterio de adiós que siembra el tren./ Un ladrido de perros a la luna,/ el amor escondido en un portón/ y los sapos redoblando en la laguna,/ y a lo lejos, la voz del bandoneón.

Francisco Caso, autor con él del vals ¿Por qué no me besás? (1921), lo vincularía con Aníbal Troilo. Así nacería uno de los más lúcidos binomios autorales del tango.
Su aporte a la milonga fue decisivo. Junto con el pianista Sebastián Piana, escribió Milonga Sentimental, Milonga del 900 y Milonga triste.
Con signos románticos nos legó piezas como Fruta amarga, Torrente, Después, Ninguna o Fuimos. En esta última, escrita con el inspiradísimo bandoneonista José Damés, construyó un poema de imágenes enormemente audaces.

Fue como una lluvia de cenizas y fatigas,/ en las horas resignadas de tu vida./ Gota de vinagre derramada,/ fatalmente derramada sobre todas tus heridas./ Fuiste por mi culpa golondrina entre la nieve,/ rosa marchitada por la nube que no llueve./ Fuimos la esperanza que no llega, que no alcanza,/ que no puede vislumbrar la tarde mansa./ Fuimos el viajero que no implora, que no reza,/ que no llora, que se echó a morir.

De su producción cabe recordar Monte Criollo (con Francisco Pracánico); Abandono (con Pedro Maffia); Malena, Solamente ella, Mañana zarpa un barco y Tal vez (con Lucio Demare); Recién (con Osvaldo Pugliese); En un rincón (con Héctor María Artola); Llueve (con Charlo); Romance de Barrio (con Aníbal Troilo) y sobre todo dos tangos definitivos: El último organito (con su hijo Acho) y Che bandoneón (con Aníbal Troilo).
Sus 44 años le sirvieron para ejercer el periodismo y la cátedra, incursionar en el cine y para una intensa militancia gremial y política que terminó con su adhesión al peronismo. Pero la letra de tango fue su verdadero elemento y es lo que hoy lo mantiene vivo.
Tras una breve incursión en el periodismo, fue profesor de Literatura y Castellano en los colegios nacionales Mariano Moreno y Domingo Faustino Sarmiento, hasta 1930.
Afiliado a la Unión Cívica Radical, por su apoyo incondicional al derrocado presidente Hipólito Irigoyen y por su actividad en la Reforma Universitaria, el gobierno de Uriburu lo encarceló por un tiempo y lo expulsó de ambas cátedras.
Entonces se dedicará por entero al arte, organizando una compañía de danzas con las que realizó giras en Chile y Perú.
A pesar de haber combatido a Carlos Gardel a través de la revista Micrófono, por hacer cine en el extranjero y no en su país, fue uno de sus admiradores, y después de su muerte lo evocó periódicamente en emisiones radiofónicas.
En 1935, en desacuerdo con la conducción alvearista de la Unión Cívica Radical participó en la formación de Forja (Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina) junto con Arturo Jauretche, Luis Dellepiane y Raúl Scalabrini Ortiz. Fue un movimiento que preconizaba el retorno a los principios federalistas de la Constitución.
Al mismo tiempo incursionó en el cine realizando varios guiones como Nobleza Gaucha, Escuela de Campeones, Todo un Hombre, Donde Mueren Las Palabras y Rosa de América, y adaptó al cine, junto a Ulises Petit de Murat, las novelas Pampa Bárbara y La Guerra Gaucha.
En 1945, tras la aparición del Partido Laborista (después Peronista y por último Justicialismo) con Juan Domingo Perón, Manzi y toda la plana mayor de Forja apoyaron su causa, lo que le valió la expulsión de la Unión Cívica Radical.
Su admiración por Perón y su acción al frente del estado argentino del 46 en adelante quedó plasmada en su poema “Versos de un Payador al General Perón”.
En 1948 fue electo presidente de la Sociedad Argentina de Autores y Compositores (SADAIC).
Dirigió ese año Pobre Mi Madre Querida, con guión propio. En 1950 repitió con El Último Payador, pero para entonces ya estaba gravemente enfermo. Seguía escribiendo, sobre todo con Aníbal Troilo, pero su deterioro fue acelerado. Poco antes de su muerte compuso dos milongas: Milonga a Perón y Milonga a Evita, ambas para Hugo del Carril.
“Homero se nos fue al mundo de la noche - señaló Arturo Jauretche - y allí no pudieron con él. Sus versos recrearon los barrios de tango con un farol balanceando en la barrera y el codillo llenando el almacén, se nutrieron de los compadres del café Dante, las muchachitas de Alsina, acunaron a la negra María, consolaron a la mulata abandonada, convocaron al papá Baltasar de los chicos pobres, y a Malena con su voz de sombra en el paisaje indeleble de un Sur, paredón y después, con las chatas entrando al corralón. Chapaleando barro bajo el cielo de Pompeya, herido de lonjas rojas, con sus gorriones y fabriqueras, con el eco de un bandoneón, mariposa de alas negras, brotando del último organito de una ciudad entristecida". ©

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Tras un año en el poder, ¿cómo califica la gestión de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos?
  • Poesía: Atrevimiento

    Atrevimiento

    Te encuentro sentada en un bar pasado de tiempo.
    Te miro despacio y mientras descubro tu pelo muy largo
    y tu preciosa cara, empiezo a soñar con tu mundo.
    ¿Quién sabe? Tal vez si pudiera intentar acercarme,
    mi historia sería una nueva.

    Leer más...

El Suplemento # 214

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Esther Segovia "La Gotan"

    Esther Segovia

    Lugar de residencia:
    Van Nuys, California.

    Háblenos de su profesión:
    Soy cantante de música internacional desde hace más de 25 años. Soy más conocida como “La Gotán” por mis dos producciones de tango: “Pasionalmente Tango”, grabada en Los Angeles en el 2004 y “Soy La Segovia, Soy El Gotán”, grabada en Buenos Aires en el 2005.

    Leer más...  
  • Mariela Caravetta

    Mariela Caravetta

    Lugar de residencia:
    Los Angeles, California

    Háblenos de su negocio/profesión:
    Soy abogada licenciada en el Estado de California. En la actualidad me dedico casi enteramente al área de inmigración, que es a su vez la que más satisfacciones me ha dado en el ámbito profesional. Por 20 años he ayudado a miles de familias a realizar su sueño de inmigrar legalmente a los Estados Unidos, ya sea para mejorar su porvenir económico, o escapando de opresiones e injusticias en sus países de origen. Tenemos una oficina en la ciudad de Los Angeles, y otra en el Valle de San Fernando (Van Nuys). Mi objetivo es dar un servicio honesto y personalizado, creando soluciones para mis clientes de acuerdo a sus objetivos.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Manhattan Barber Shop

    Di Nardi

    80 años de historia y un maestro peluquero que canta canciones italianas
    Pocas peluquerías en California pueden hacerle sombra a ese pedazo de historia que se emplaza a escasos metros de la playa en Manhattan Beach.

    Leer más...  
  • Empanada Man

    Empanada Man

    El Hombre Empanada
    Un gran paladar de la justicia

    Si bien Hollywood hizo famoso a superhéroes como Superman, Spiderman o Batman, la comunidad argentina del sur de California aportó lo suyo con un modesto héroe local. ¿Sus poderes? Preparar deliciosas empanadas que harían dudar a los mencionados paladines de la justicia entre perseguir a los más temibles villanos u olvidarse por un rato de sus responsabilidades y sentarse a comer una “salteña”.

    Leer más...  

Recetas

Leyendas

  • Leyenda toba: El algodón

    Leyenda toba: El algodón

    Cuenta la leyenda que en lejanos tiempos, en el Gran Chaco, los indios eran felices, y no se conocían las estaciones, porque no había cambios de clima, ni fenómenos atmosféricos.
       En esa armonía y felicidad los indígenas brindaban todos sus tributos a Naktánoón (el bien). Esta actitud puso furioso a Nahuet Cagüen (el Mal) que vivía en las tinieblas, que para vengarse y calmar su ira creó a Nomaga (el invierno).

    Leer más...  
  • El yaguareté y el grillo

    Dibujos: Angelo CalameraUn día en el que Don Yaguareté andaba aburrido, salió a dar un paseo por el campo. Iba muy entretenido mirando hacia todos lados y admirando el paisaje, cuando de repente sintió bajo su pata derecha algo blando; miró con bastante enojo que lo que había pisado era la deposición de una vaca. Pero su asombro llegó a lo máximo cuando de entre esa masa informe se escuchaba una vocecita pequeña, que enojada le gritaba al felino:

    Leer más...
tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads

Perdidos en el tiempo

  • La radio Spica

    La radio Spica

    Perdidos en el tiempo
    De diseño y fabricación japonesa, la Spica llegó a ser un emblema de la radio portátil en la Argentina de los años 60. Aunque la Sanritsu Electric Co. Ltd. comenzó la fabricación de las radios a transistores a mediados de los 50, fue recién una década más tarde que alcanzó a vender más de un millón de unidades, un número verdaderamente impresionante para esa época y que habla por sí solo de la popularidad que gozaba entre los consumidores locales.

    Leer más...  
  • Los Sea Monkeys

    Los Sea Monkeys

    Perdidos en el tiempo
    En esta sección de El Suplemento recordamos objetos, productos y lugares que marcaron una época.

    Mientras Godzilla, Mothra, y otros tantos monstruos producto del algún desastre nuclear o de la diabólica manipulación genética se hacían cada vez más grandes desde las pantallas de cine o la imaginación de los novelistas de ciencia ficción de la época, un científico llamado Harold von Braunhut empezó a comercializar en los Estados Unidos unos “pecesitos” a los que después llamó Sea Monkeys. A diferencia de los gigantescos monstruos, estos crustáceos eran diminutos, pero reales. Y encima… ¡se conseguían en los kioscos!

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga