>
quinn

Save

Save

Save

Valijas Voladoras

ValijaLa historia corrupta de nuestro país, según pasan los años, tiene hechos delictivos que por su parecido entre si llaman poderosamente la atención. Valijas y aeropuertos tienen una relación directa en estos hechos, desde el yomagate en épocas de Menem llegando a la valija venezolana de estos días.

"Y dale con la valija”, dirá alguno, rememorando al sketch de Mario Sapag. Pero es que resulta que desde la valija de Amira Yoma, pasando por las valijas llenas de drogas y abandonadas en España que volaban en la empresa Southern Winds, hasta la última llevada por Antonini Wilson con 800 mil dólares en un avión del Estado argentino, con funcionarios estatales tanto de Argentina como de Venezuela, los casos se van asemejando y sus semejanzas nos indican en primer lugar el nivel de impunidad con que operan muchos personajes cercanos al poder.
Pero la historia de la valija ya es harto conocida; no es del interés de esta nota explicar lo que ya está explicado, sino analizar cómo se manejó el tema en los círculos de poder (llámese funcionarios responsables encargados de que esto no suceda, llámese amigos, socios o cómplices).
Desde el primer momento -como en casi todos los hechos de corrupción que afectaron tanto a este gobierno K como a los anteriores- la reacción de los funcionarios es desmentir todo, patear para otro lado o esconder la basura debajo de la alfombra. Demostrado está que esto, a la larga, lo único que hace es involucrarlos más; pero a la vista de los acontecimientos en la irreal historia de los argentinos, lo que en otro lado hundiría el barco, en Argentina no, y como diría el “sabio” del fútbol argentino Don Julio Grondona: “Todo pasa”.
Antonini WilsonTratando de explicar lo inexplicable, ya para todos está demostrado que Antonini Wilson no era un colado metido por la CIA en el avión argentino, sino alguien que tenía fluido contacto con nuestro gobierno y con el de Hugo Chávez. Sin embargo, cuando las pruebas comienzan a aparecer, nuestros funcionarios siguen con la de siempre: “Nosotros no tenemos nada que ver”,  siguen mintiendo y (lo que es peor) vuelven a usar el latiguillo de siempre: “Toda la culpa es de Estados Unidos”.
En nuestro país, la justicia, lenta y pegada al gobierno, no ha hecho mucho por investigar lo que ocurrió cuando el pasado 4 de agosto, el ciudadano venezolano-norteamericano Guido Antonini Wilson, intentó ingresar de manera ilegal al país casi 800 mil dólares. No han llamado a ninguno de los funcionarios que compartieron ese avión con Antonini. Sólo intentan lograr la extradición del ya famoso maletero.
Por otro lado, la justicia de Estados Unidos, ante el pedido del gobierno argentino por la extradición del personaje antes mencionado, comenzó a investigar, apresó a algunos supuestos implicados en la causa y tomó declaración a testigos. De lo dicho por uno de estos, se sospecha que los fondos en cuestión, junto a otras valijas nunca encontradas, fueron a parar a la campaña política del partido gobernante argentino.
A partir de ahí, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se ha embarcado innecesariamente en una escalada de confrontación con los Estados Unidos, de la mano de una estrategia de comunicación nítidamente populista, que sólo aspira a minimizar costos políticos domésticos en el corto plazo, sin explorar las nefastas consecuencias que podrían generarse. La tensión diplomática entre la Argentina y los Estados Unidos por el escándalo de la valija ha llegado en los últimos días a límites de los cuales no se tiene memoria desde hace décadas.
En un hecho para nada habitual, el embajador de los Estados Unidos, Earl Anthony Wayne, fue convocado por la cancillería argentina. Poco después, a instancias de las mayorías oficialistas de ambas cámaras del Congreso, el Poder Legislativo emitió una declaración en la cual expresó su "más absoluto repudio al agravio provocado a la Nación y a su Presidenta", en medio de severas condenas al gobierno de los Estados Unidos.
Lo más llamativo en esta intención de buscar verdades, justamente eludiendo la verdad, el Gobierno argentino decidió convocar exclusivamente al embajador Wayne y no al representante diplomático de Venezuela en nuestro país, cuando hubo circunstancias que lo justificaban. No sólo para solicitar explicaciones sobre el personaje que abordó el avión de la empresa estatal argentina Enarsa a instancias de funcionarios de Petróleos de Venezuela (PDVSA), sino también acerca de cómo pudo eludir los férreos controles que el país caribeño ha instrumentado para evitar la salida de divisas de sus fronteras, y si contaba con algún privilegio o protección especial para hacerlo.
Además, debería exigírsele una explicación a Venezuela sobre las supuestas acciones de agentes de ese gobierno en Miami; entre ellas, el aparente ofrecimiento de dos millones de dólares a cambio de silencio al empresario cuya extradición reclaman las autoridades argentinas y por los supuestos contactos que habría tenido con Antonini Wilson el propio jefe de Inteligencia de Chávez. De confirmarse esto, quedaría evidenciado que el gobierno venezolano habría estado obstaculizando la investigación que inició la justicia argentina y por la que tanto dicen estar preocupadas nuestras autoridades.
Son muchas, demasiadas, las preguntas que deberán contestar las autoridades argentinas y la Justicia como consecuencia de este escandaloso episodio.
En síntesis, mientras representantes del Gobierno nacional abusan de declaraciones dirigidas a las autoridades norteamericanas, nadie ensaya la más mínima autocrítica por las 72 horas en las que Antonini se paseó alegremente por Buenos Aires y por la propia sede presidencial antes de partir.
Es necesario, por toda la información que se va conociendo, que las autoridades argentinas dejen de inventar historias de espionaje tan insólitas como el hecho de que una presunta operación de la CIA haya empleado un avión contratado por Enarsa. Resulta imprescindible, por la seriedad que se deben nuestros gobernantes, que se abandonen hipótesis que sólo pueden apuntar a desviar la atención de la opinión pública del grave hecho en sí.
Pero lo que también resulta increíble es cómo la gente da crédito a las mentiras de los gobernantes con respecto a la justificación del delito. Si uno dice: “Este gobierno es ladrón y corrupto”, los defensores de la incoherencia salen diciendo: "Es preferible que entren valijas y no invadir Irak". ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? Los gobernantes de Estados Unidos no son santos y son innumerables las acciones criticables del gobierno de Bush. Pero está a la vista y cada vez más claro que este hecho de corrupción se ha manejado de una manera típica de gobiernos populistas como el argentino y el venezolano y que por lo menos en este caso poco y nada tiene que ver el gobierno estadounidense.
Lo grave es que la Argentina sigue siendo un país gobernado por corruptos. Hoy está establecida la corrupción pinguina, como antes fue la mafia de Carlitos y así van pasando los años, siendo gobernados siempre por mafias y se va acabando el tiempo para ver jueces independientes, políticos honestos, gobernantes patriotas y ciudadanos conformes.
Finalmente, como dijo Lilita Carrió: “Se cayó la teoría de la conspiración, Estados Unidos no es el culpable de la corrupción argentina”. ©

Search

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Luego del escándalo producido al darse a conocer que se violaron datos privados de unos 50 millones de usuarios de Facebook para la pasada campaña política estadounidense, ¿Cuál es su opinión con respecto a las redes sociales?
  • Página de Humor • Febrero 2018

    humor

    En el infierno
    Llegan 100 mujeres al infierno, y el Diablo les dice:
    -Que entren las que se la pasaron rompiéndoles las pelotas a sus maridos todo el tiempo.
    Pasan 99 mujeres. Por lo que el Diablo ordena:
    - ¡Traigan también a la sorda!

    Leer más...

El Suplemento # 217

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Zita González

    Zita González

    Lugar de residencia: Downey, California.

    Háblenos de su profesión:
    Soy bailarina de tango; estudié ballet en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón y en la Escuela Nacional de Danzas. Además tengo un Bachelor of Art en Performing Arts en St. Mary's College of Moraga, California. Toda mi vida me dediqué a difundir nuestra cultura a través del tango, y aún sigo bailando y enseñando tango y folklore a adultos y niños.

    Leer más...  
  • Adrián Schinoff

    Adrián SchinoffLugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy productor musical y compositor. Viví 14 años en Madrid, y los últimos 7 trabajando en el mundo del flamenco. Hace 3 años vine a producir, junto a Gustavo Santaolalla, a Antonio Carmona, el cantante de Ketama, y fue cuando decidí mudarme aquí.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • CENTRO GAUCHO MARTÍN FIERRO

    Martin Fierro

    Presentó el libro “Odisea de un Inmigrante”
    Con los fulgores del término de un cálido verano, el último sábado 19 de septiembre en la ciudad de Lawndale, California, el Centro Gaucho Martín Fierro presentó el libro “Odisea de un Inmigrante” – La historia de Augusto Gallo”, del escritor y poeta argentino “El Gaucho” Rafael Figueroa.

    Leer más...  
  • De nuestra comunidad • Diciembre 2017

    Izabella

    Izabella cumplió 6
    Nuestro amigo Karlo Kleib nos avisa que el pasado 10 de noviembre su nieta Izabella cumplió 6 años, y para celebrarlo, armaron una tremenda doble festichola, de mañana con sus amigos del colegio, y por la tarde con los familiares.

    Leer más...  

Search

Recetas

  • Mini Pascualina (Otros usos para las tapas de empanadas)

    Mini Pascualina

    Ingredientes

    2 docenas de tapas de empanadas

    Relleno: 3 paquetes de acelga bien lavada; aceite de maíz o girasol, c/n; 2 cebollas picadas; 1 morrón rojo picado; 300 g. de ricota; 3 huevos batidos; sal y pimienta negra, c/n; 1 pizca de nuez moscada; 2 cdas. de queso rallado; huevo batido para pintar

    Leer más...  
  • Pastafrola

    Pastafrola

    Ingredientes:
    Para la masa:
    • 150g. de manteca a temperatura ambiente
    • 150g. de azúcar
    • 2 huevos
    • 300g. de harina
    • 1 cucharadita de polvo de hornear (Levadura en polvo, 1 sobre) Leer más...

Leyendas

  • Leyenda: El Crespín

    crespin

    Esta leyenda revela un drama conyugal, que habría sido originado por la conducta de una mujer amante del libertinaje, que abandonó a Crespín, el marido, para entregarse a toda clase de diversiones. Un día, aprovechando que Crespín se encontraba trabajando en sus sembradíos, se alejó de la vivienda dejándole un mensaje por intermedio de un vecino, en el que le hacía saber que había resuelto abandonarlo definitivamente, para divertirse libremente en los bailes del lugar.

    Leer más...  
  • Leyenda diaguita: La Ch'aya y el Pujllay

    Leyenda diaguita: La Ch'aya y el Pujllay

    “La Chaya”, una variante del carnaval para algunos, el origen del carnaval para otros, es la semblanza a nuestra querida “Pachamama” y el agradecimiento por los frutos cosechados de ella. Se trata de una cultura muy arraigada en nuestro pueblo que viene desde siglos heredada de las raíces incas y diaguitas que habitaron esta zona en antaño.

    Leer más...
tel:18663121294
omaha-steaks---banner-ads

Perdidos en el tiempo

  • Los zapatos de charol

    Perdidos en el tiempo

    Si bien es cierto que aún pueden encontrarse en algunas zapaterías en distintas partes del mundo, los zapatos de charol fueron un clásico de la vestimenta formal en la Argentina de mediados del siglo 20.
    El sistema de “charolar” los zapatos fue ideado en los Estados Unidos, y en un principio consistía en aplicar un recubrimiento de laca, aunque hoy en día se usa uno plástico.

    Leer más...  
  • El Peugeot 404

    Perdidos en el tiempo: El Peugeot 404

    En esta sección de El Suplemento recordamos objetos, productos y lugares que marcaron una época

    Verdadero símbolo de la producción automovilística argentina, el Peugeot 404 llegó a ser uno de los autos más populares del país. Fabricado bajo licencia de Peugeot Francia, el 404 comenzó a producirse en Argentina por la entonces compañía Safrar (luego Sevel) en 1962.  La frase: “Joya, nunca taxi” parece haberse inventado por ellos. Durante los años ‘70 un buen porcentaje de los taxis que circulaban por las ciudades del país eran 404.
    El sedán fue el modelo más popular, pero también se fabricaron los familiares (station wagon), las coupés y las camionetas.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga