>
quinn

Save

Save

Save

Editorial • Febrero 2013

La noticia –el reporte, más bien- apareció hace unos días en el The Huffington Post y nos dejó en silencio y con una sonrisa en los labios. La verdad es que hubiésemos querido decir algo, pero por unos minutos era obvio que el nudo que se nos había formado en la garganta lo impedía y nadie quería arriesgar a pronunciar una nota en falsete. Entonces, qué mejor que escribirlo y compartirlo con todos ustedes.
Es la historia de Gonzo, un perro husky que, luego de pasar buena parte de su corta vida corriendo por sobre la nieve y tirando de trineos de aquí para allá, un día se quedó ciego. Por sus venas aún corría la sangre de la rebeldía y la pasión por el aire frío y limpio de su natal New Hampshire; sus músculos no habían cambiado, seguían potentes y vitales. Gonzo pasaba sus días entre sus hermanos y colegas, meta empujar trineos, con la vista siempre puesta en el horizonte y tirando felices mordiscones al aire, o hacia las orejas de alguno de sus congéneres. ¿Qué iba a hacer a partir de ahora? ¿Tirarse a dormir al lado del fuego mientras afuera los demás ladraban de entusiasmo o se lamentaban de cansancio al final del día? ¿Se daría por vencido, abatido por la ceguera y el aburrimiento? Si bien creemos que los animales no deben ser utilizados para entretenimiento humano, Gonzo creció corriendo al lado de los suyos, tirando de los trineos para la empresa de paseos Muddy, y eso era lo que lo mantenía ocupado y entretenido a diario. Esa era su vida.
A sugerencia del veterinario, sus cuidadores, lejos de jubilarlo, le hicieron un lugar en la fila de huskies, poniéndolo al lado de su hermano, con quien había compartido infinidad de mañanas y tardes de corridas. El dúo no tardó mucho en comprender la situación y ponerse de acuerdo para adaptarse a los nuevos tiempos: Gonzo entendió que, a pesar de no ver, regresaba a su trabajo, a las corridas, a los empujes, a los ladridos al viento. Su hermano Poncho, por su parte, se dio cuenta de lo que pasaba y le ofreció a Gonzo su hombro para guiarlo. Al principio, es verdad, se molestaba un poco por tenerlo tan encima de él; a los pocos días, se adaptó a su nueva función de guía.
Hoy, mientras que los demás perros encaran la recorrida con el hocico hacia adelante y escudriñando el camino, Gonzo inclina la cabeza orientándose con el oído y el olfato... y corre a la par de todos.
Sin proponérselo y sin importarles en lo más mínimo, Gonzo y Poncho son hoy celebrities entre los huskies de New Hampshire; uno, sobreponiéndose a su discapacidad para seguir trotando sobre la nieve; el otro, ofreciendo su hombro para guiar a su hermano ciego.
No hay nada que hacer: sin bien algunos hacen lo imposible para transformar la vida sobre la Tierra en un infierno, nunca falta algo o alguien –hombre o mujer, perro o gato, montaña o eucalipto- que nos enseña que, a pesar de todo, la vida es bella. Muy bella. ¤

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Cómo debería responder Estados Unidos a los ensayos nucleares de Corea del Norte?
  • ¿Qué se necesita para mantener el Cerebro Sano?

    ¿Qué se necesita para mantener el Cerebro Sano?

    Parte II de II
    Para que el cerebro esté sano es necesario que la persona consuma alimentos saludables, mantenga un peso normal, reduzca el stress, haga ejercicios físicos regularmente, y cultive una rica interacción social con estímulos mentales positivos permanentes.

    Leer más...

Tapa # 211

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Miriam Larici

    Perfil: Miriam Larici

    Lugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy bailarina de tango, instructora y coreógrafa. Actualmente trabajo en el programa de FOX So You Think You Can Dance, junto a mi pareja, Leonardo Barrionuevo, con quien también abrimos nuestro Celebration Dance Studio en Tustin, CA.

    Leer más...  
  • Rene E. Vildoza

    Perfil: Rene E. Vildoza

    Dueño de El Morfi Grill

    Nombre:
    Rene E. Vildoza

    Lugar de residencia:
    Glendale, California

    Háblenos de su negocio:
    El Morfi Grill, abrió sus puertas en noviembre de 1991 con mucho sacrificio, ilusiones y amor. Estamos en la ciudad de Glendale desde hace más de 25 años. La razón de nuestra permanencia, es que estamos casi todos los que empezamos esta aventura. Desde los cocineros al resto del personal. De ahí la consistencia de nuestro sabor. Fuimos los primeros en agregar a nuestro menú el tradicional locro argentino. Todos los cortes que usamos aquí son de calidad “Angus”. Contamos con cuatro estrellas de YELP. Fuimos elegidos el restaurant  que tiene las mejores empanadas del sur de California. El Morfi Grill es el lugar que solamente tenés que probar la comida y automáticamente vas a querer ser parte de nuestra gran familia.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • CENTRO GAUCHO MARTÍN FIERRO

    Martin Fierro

    Presentó el libro “Odisea de un Inmigrante”
    Con los fulgores del término de un cálido verano, el último sábado 19 de septiembre en la ciudad de Lawndale, California, el Centro Gaucho Martín Fierro presentó el libro “Odisea de un Inmigrante” – La historia de Augusto Gallo”, del escritor y poeta argentino “El Gaucho” Rafael Figueroa.

    Leer más...  
  • Manhattan Barber Shop

    Di Nardi

    80 años de historia y un maestro peluquero que canta canciones italianas
    Pocas peluquerías en California pueden hacerle sombra a ese pedazo de historia que se emplaza a escasos metros de la playa en Manhattan Beach.

    Leer más...  

Recetas

Leyendas

  • LA LEYENDA: El yaguareté y el grillo

    Dibujos: Angelo CalameraUn día en el que Don Yaguareté andaba aburrido, salió a dar un paseo por el campo. Iba muy entretenido mirando hacia todos lados y admirando el paisaje, cuando de repente sintió bajo su pata derecha algo blando; miró con bastante enojo que lo que había pisado era la deposición de una vaca. Pero su asombro llegó a lo máximo cuando de entre esa masa informe se escuchaba una vocecita pequeña, que enojada le gritaba al felino:
    ¿Por qué no miras por donde pisas, no ves que has destruido mi casa?

    Don Yaguareté debió abrir muy grande sus ojos, por el asombro y para poder distinguir que quien así gritaba era nada menos que un grillo. Al darse cuenta, comenzó a mirarlo con sorna. El grillo seguía con su reclamo:
    -Decime ¿por qué has destruido mi casa? No te hagás el tonto y como que no me ves, aquí estoy junto a tus patas, y quiero que me hagas una casa porque esta ya no me sirve.
    -¿Cuál casa? -le respondió el felino, si sólo veo caca desparramada.
    -Seguís burlándote, era mi casa y vivía feliz hasta que metiste la pata. ¿De qué te sirven esos ojos que tienes, eh? Dame una explicación -le decía el grillo, mientras levantaba amenazadoramente sus dos patitas delanteras.
    -Mira qué miedo me das- dijo el yaguareté.
    -¿Y si no quiero?
    -Te vas a arrepentir- espetó el grillo.
    -¿Yo? Bueno, bueno, quedate tranquilo. Te propongo una lucha: vos juntás a tu gente y yo a la mía. Si yo gano no te hago nada. Si vos ganás, te haré la casa a tu gusto.
    -Es lo justo -dijo el grillo. A las dos de la tarde nos encontramos bajo el ombú, allí estaré con los míos.
    El yaguareté convocó a sus mejores amigos: zorras, lobos, pumas y hasta jabalíes. Cuando se acercaba la hora, le pidió a la zorra que vaya a ver si ya estaban sus contrincantes. Efectivamente, allí estaban, avispas, abejas, mosquitos, bichos quemadores y otros insectos que decidieron apoyar al grillo.
    -¿Como se preparan? preguntó burlonamente la zorra. ¿Están preparados para la paliza?
    -Ja, ja... Sí, señora, estamos todos -dijo el grillo.
    -Para tus amigos insectos me basto yo sola, dijo la zorra dándole un manotazo al grupo de insectos, quienes al momento se le vinieron encima, picoteándola por todos lados. La zorra tiraba manotazos a diestra y siniestra, pero era peor, y enloquecida de dolor se tiró al arroyo cercano. Cuando pudo ver que sus enemigos se habían ido, se fue corriendo hasta donde estaba esperando el yaguareté.
    Dibujos: Angelo Calamera-¿Ya está el enemigo bajo el ombú?
    -Sí, contestó la zorra.
    -¿Y por qué venís tan mojada?
    -Porque... tuve calor y me bañé en el arroyo.
    -Muy bien, es la hora del encuentro, -dijo el yaguareté, pegando un alarido que quería decir ¡a la carga! Y salieron todas las fieras al ataque, quedándose la zorra atrás de todos.
    Cuando los dos bandos se encontraron bajo el ombú, la sorpresa de los amigos del yaguareté fue enorme. No hallaban la forma de sacarse a los insectos de encima, recibiendo picotazos y mordeduras en todo el cuerpo, incluso los ojos, que los enloquecía y ni siquiera podían escuchar a la zorra que les gritaba ¡al agua, al agua...!
    Al fin el yaguareté se dió por vencido y tuvo que hacerle la casa al grillo. Así aprendió que no hay enemigos pequeños, pues como dice Martín Fierro, "hasta el pelo más delgao, hace su sombra en el suelo".©

     
  • 2 Leyendas: Amovindo y Anta

    anta

    Amovindo
       Nos cuenta Félix Coluccio que este personaje de las costas del río Salado, en Santiago del Estero, debió vivir alrededor de 1785.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga