>
quinn

Save

Save

Save

Cartas y mas Cartas • Abril 2009

Increíble
Sr. Director:
Soy argentina, vivo en Salta, y he leído la revista que Ud. dirige con cierta ilusión. Pero, al abrir la sección "Cartas y más cartas" con la esperanza de solicitarle ayuda, me encontré con la pared de su respuesta a un lector que le pidió el mismo favor. Paso a explicar lo de "increíble": me parece absolutamente increíble que, a pesar de los incontables e-mails que he enviado a muchísimos argentinos y organismos, no haya encontrado siquiera un/una argentino/a que responda a la búsqueda de mi amiga, argentina, radicada en California y de la cual perdí el rastro hace ya 18 años; el último domicilio encontrado por intermedio de Internet es en Laurie Meadows Dr., San Mateo, CA., de acuerdo al último censo. Nunca pedí a nadie que me remitan su dirección ni su teléfono. Sí solicité que, de ser contactada, se le diera mi correo electrónico. Pues bien, le estoy escribiendo sin esperanza de respuesta, por sí o por no, ni por un no sé o no puedo. Le escribo porque sé que hay mucha gente que vive la angustia de no saber de alguien que quiere y que, tal vez, esté enfermo o muerto. No creo que sea muy difícil estando en el mismo Estado, llamar a esa persona y decirle "tal persona, con este e-mail, la está buscando". La decisión de contactar, o no, quedaría a criterio de la persona buscada.
Desde ya muchas gracias por su tiempo.
Alicia Collado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
ES: Estimada Alicia: Antes que nada, gracias por leernos desde tan lejos. Con respecto a la búsqueda de personas en este país, creemos innecesario explicar que no es la función de nuestra revista rastrear los paraderos de paisanos que pueden o no estar por aquí. Existen organismos especializados que se encargan de eso. Lo que sí podemos hacer, y de hecho hacemos, es brindar el espacio para que de ser lectores de nuestra revista -y si son argentinos hay grandes posibilidades de que lo sean- puedan saber quién los está buscando, y eventualmente contactarse con ellos. Esperamos que tenga suerte con su búsqueda, aunque lamentamos que no nos haya proveído el nombre de su amiga, ya que tal vez alguien la conozca y pueda brindarle la información que necesita.

Un Muro Nos Separa...
Sr. Director:
Nuevamente, sus comentarios a mi carta sobre emigrados escrita por Rodolfo Compte demandan aclaraciones que haré por su orden escrito. En primer lugar, Compte tampoco generalizaba a los políticos latinoamericanos, sino que se refería a un artículo publicado en el año 2007 en su revista, que mencionaba a las elites políticas solamente, no a todos. Ud. menciona en plural que no coinciden con esa generalización, lo cual aparece un tanto inconsistente con sus previos comentarios a mis cartas de junio y julio 2008 donde sugiere "meter en cana" a los políticos corruptos, y dice "basta" en unísono con los pueblos saturados con la traición que deriva de la deshonestidad y la mentira de los políticos.
En cuanto a la inmigración ilegal a Estados Unidos, Ud. ignora la injusticia que sufren los que esperan pacientemente entrar legalmente al país, y se limita a ponderar la honestidad "ilegal" de aquellos que Ud. considera motores de muchas ramas de la economía local. Me interpretó mal al asumir que apoyo la no asistencia médica humanitaria de emergencia a quien no tiene seguro de salud. Me refería al conocimiento público, según la prensa de los condados de Los Angeles, Orange y San Diego, los cuales denunciaron el cierre sistemático de varios hospitales de emergencia por bancarrota debido a asistencia suministrada a pacientes sin seguro de salud ni capacidad de pago, los cuales, sí, son algunos legales pero, según la prensa, su mayoría son ilegales. Pero quizá lo más importante de sus comentarios es el uso descortés inapropiado del término "estupidez" al referirse a la muralla gringa fronteriza, y a pesar de indicar respetar mi opinión. Su costo monumental sería una gota en un balde de agua comparado con los gastos astronómicos de la guerra de Iraq, la cual nunca apoyé, pero sin embargo por respeto a aquellos que la apoyan, nunca la consideré una estupidez. Se equivoca al comparar el muro con la muralla de Berlín, la cual la construyeron los soviéticos para impedir el éxodo masivo de Alemania del Este hacia la progresista Alemania Occidental. Respetuosamente,
Norberto Pautassi
Whittier, CA

ES: Norberto, si leés bien nuestra respuesta a tu carta del mes pasado, vas a ver que decimos que "en sentido práctico, (la muralla) nos parece una monumental y costosa estupidez"; se supone que esos proyectos son planeados por gente que debería tener capacidad estratégica, visión y un conocimiento técnico de diferentes métodos disuasivos, para saber que un muro no detiene a la gente desesperada por comer y vivir con cierta dignidad. Basta que te hagan "caballito" para saltarla. O un pozo con una palita de playa. Para esa gente, los ideólogos del muro, fue nuestro calificativo, perdón si te ofendimos. Por otra parte, ¿considerás que es un buen proyecto porque la erigieron del lado del "norte progresista"? ¿Sería criticable (comparable al Muro de Berlín) sólo si la erigieran los mexicanos? ¿Entonces el Muro de Berlín hubiese sido una buena idea si lo hubiesen levantado los alemanes occidentales para que no pasen los del Este? Si en el país más rico del mundo faltan ambulancias o insumos en los hospitales públicos, la verdad es que no podemos creer que se debe al uso irresponsable que hacen del mismo los inmigrantes indocumentados. ¿No será que el país destina migajas a la salud pública, y la incontable riqueza que se produce aquí (y que millones de inmigrantes ayudan a generar) va a parar a unas pocas manos sucias? Vos mismo indirectamente lo decís: con una fracción de lo que se gasta en bombardear pueblos del tercer mundo, se podría sostener un sistema de salud pública vital y eficiente como el de la mayoría de los países de Europa Occidental, o Canadá, para no ir más lejos.
En cuanto a los "políticos corruptos", seguimos sosteniendo lo de "meterlos en cana". Pero leé otra vez lo que vos mismo escribís: "políticos CORRUPTOS". Lo que decimos en la respuesta anterior es que no creemos que todos lo sean, incluso muchos con los que disentimos en términos de idea política. No creemos que Lula sea corrupto, ni Bachelet, ni Tabaré Vázquez, ni Evo Morales, entre otros, por nombrar sólo a los presidentes de algunos países hermanos. Gracias por escribir -y por expresar tu disenso.

Defendiendo su Investidura
Sr. Director:
Solicito a Ud. publique mi defensa y aclaración de expresiones vertidas en su revista con respecto a mi investidura. Una vez más, lamento no haber podido resistir el leer su revista del mes de marzo, ya que ésta contiene notas cargadas de calumnias e injurias, con preguntas capciosas como si hubo o no "dinerillos públicos" para mi campaña política. Quiero decirles que nuestra bien amada Presidenta leyó la revista del mes de Diciembre del 2008 y envió una "importante partida" para remodelar el escenario y el anfiteatro donde se presentará Don Miguel Garriga próximamente y estará presente para escuchar sus historias, que ya son parte de la leyenda popular de la zona. Para la lectora Alicia Zlatnik, sólo puedo decirle que la democracia y la libertad de opinión son respetadas y veneradas en "Payador Ebrio", como también el sentido del humor y el saber discernir. Y por último, una invitación especial para todos aquellos en proceso de separación conyugal: no hay mejor lugar para "olvidar y ahogar las penas" como nuestra ciudad. Y sino que lo diga Don Miguel.
Roberto Alzola (intendente de Payador Ebrio)
Anaheim, CA

ES: Estimado Don Roberto: algo nos dice que si proponen retenciones al alcohol, tal como lo hacen con la soja, Payador Ebrio se funde en dos meses. Le prometemos que enviaremos un corresponsal para cubrir la próxima presentación de Miguel Garriga; descontamos que lo atenderán como corresponde.

Chaqueño de Pura Cepa
Sr. Director:
Soy uno más de los tantos lectores de esta importante creación de ustedes. Quiero presentarme diciéndoles que yo no soy un adolescente, tengo 87 años. Soy argentino, chaqueño, hoy ciudadano americano. De ustedes, los hermanos Garriga, solo sé por relatos de personas que los conocen. Yo me creí que estaban aquí en Santa Ana, y me hice la ilusión de conocerlos y charlar personalmente. Ese deseo me nació cuando conocí y leí la Revista; en ella comentaban historias del Chaco, de los aborígenes, de Mitos y Costumbres de otros lugares... Me gustaría comunicarme con ustedes; yo no soy un personaje ilustrado ni cosa que se le parezca -como verán, me como los acentos y las comas, pero conservo todavía en mi mente recuerdos de muchos pasajes de mi vida. Como les decía al principio, soy chaqueño y todos los años me hago un paseo por el pago. Yo sé que ustedes no ignoraran los desastres que allí se soportan. En Resistencia tengo hermanos, tías, nietos, biznietos, tataranietos, y dos sobrinos profesionales, uno de ellos adoptado como corresponsal. Él se ocupa de guardarme recortes de los diarios donde publican las picardías, los enredes de políticos, gobernantes, todos los negociados y trampas, estafas, etc. En mi paso por esos pagos tuve oportunidad de leer varios artículos que hasta vergüenza dan, como chaqueño y argentino. Tal vez, si tuvieran en sus manos algunas de esas notas, aunque no son recientes, puedan sacar algo o compartan conmigo y otros chaqueños mi dolor y vergüenza. En ustedes está que alguna vez yo pueda leer alguna crítica. Gracias y perdonen.
Sigan así señores, no saben cómo espero todos los meses El Suplemento.
Rafael Gómez
Santa Ana, CA

ES: Estimado Don Rafael: Por los acentos y las comas no se preocupe, ya que a nuestro corrector no se le pasa una. Lo importante es lo que se dice, más que cómo se escribe. Le confesamos que estamos al tanto de la realidad chaqueña, por estos días viviendo la verguenza de los miles de casos de dengue que el gobierno provincial se empeña en ocultar. Gracias por leer El Suplemento y le enviamos un fuerte abrazo. ©

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

¿Cómo debería responder Estados Unidos a los ensayos nucleares de Corea del Norte?
  • Se dijo en Septiembre 2017

    Stephen King

    La Frase de Francisco
    “Un terrible terremoto ha asolado México. Causó numerosas víctimas y daños materiales. En este momento de dolor, quiero manifestar mi cercanía y oración por toda la querida población mexicana”

    Leer más...

Tapa # 211

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Adrián Schinoff

    Adrián SchinoffLugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy productor musical y compositor. Viví 14 años en Madrid, y los últimos 7 trabajando en el mundo del flamenco. Hace 3 años vine a producir, junto a Gustavo Santaolalla, a Antonio Carmona, el cantante de Ketama, y fue cuando decidí mudarme aquí.

    Leer más...  
  • Mónica Orozco

    Mónica Orozco

    Lugar de residencia:
    Beverly Hills, CA

    Háblenos de su profesión:
    Me considero una artista, ya que alcancé logros en diferentes campos desde muy pequeña, dentro de la actuación y el baile, como directora y escritora, y coreógrafa. En Estados Unidos gané muchos premios en estas disciplinas, y trabajé con celebridades como Sir Ben Kinsley, Eugenio Zanetti, Ricardo Montalbán, Tommy Chon, Michelle Pheiffer, Liza Zane, Twilight, Billy Zane, Chaka Kan, Quincy Jones, Ray Charles, y otros.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

  • Profesionales Argentinos: Oscar Márquez

    Oscar Márquez, Analia Romero y Raquel MárquezLa Radio como vehículo para rescatar las culturas latinoamericanas
    Hoy nos toca hacer una reseña de alguien a quien conocemos bien; no solo porque lo vemos -por lo general con un micrófono en la mano- sobre mil y un escenarios gauchescos, tangueros o de tinte latinoamericano. Lo conocemos, además, porque durante años colaboró con nuestra revista, sobre todo aportando sus versiones de las leyendas de los pueblos originarios de nuestra tierra.

    Leer más...  
  • Empanada Man

    Empanada Man

    El Hombre Empanada
    Un gran paladar de la justicia

    Si bien Hollywood hizo famoso a superhéroes como Superman, Spiderman o Batman, la comunidad argentina del sur de California aportó lo suyo con un modesto héroe local. ¿Sus poderes? Preparar deliciosas empanadas que harían dudar a los mencionados paladines de la justicia entre perseguir a los más temibles villanos u olvidarse por un rato de sus responsabilidades y sentarse a comer una “salteña”.

    Leer más...  

Recetas

  • Mini Pascualina (Otros usos para las tapas de empanadas)

    Mini Pascualina

    Ingredientes

    2 docenas de tapas de empanadas

    Relleno: 3 paquetes de acelga bien lavada; aceite de maíz o girasol, c/n; 2 cebollas picadas; 1 morrón rojo picado; 300 g. de ricota; 3 huevos batidos; sal y pimienta negra, c/n; 1 pizca de nuez moscada; 2 cdas. de queso rallado; huevo batido para pintar

    Leer más...  
  • Torta Tofi

    Torta Tofi

    Con tantos posts de decoración… ¡me dio hambre! Como para cambiar un poco, acá va la receta de tarta Tofi “a mi manera”. Es una variante de la receta Mini-Pastafrola, porque generalmente para mis tartas siempre uso la misma base de masa y los mismos ingredientes. Mucho chocolate, mucho dulce de leche, merengue… y el azúcar por las nubes. Por eso les propongo las mini tartas, una porción pequeña y suficiente para darnos un gusto y cuidar nuestra salud.

    Leer más...

Leyendas

  • LA LEYENDA: El yaguareté y el grillo

    Dibujos: Angelo CalameraUn día en el que Don Yaguareté andaba aburrido, salió a dar un paseo por el campo. Iba muy entretenido mirando hacia todos lados y admirando el paisaje, cuando de repente sintió bajo su pata derecha algo blando; miró con bastante enojo que lo que había pisado era la deposición de una vaca. Pero su asombro llegó a lo máximo cuando de entre esa masa informe se escuchaba una vocecita pequeña, que enojada le gritaba al felino:
    ¿Por qué no miras por donde pisas, no ves que has destruido mi casa?

    Don Yaguareté debió abrir muy grande sus ojos, por el asombro y para poder distinguir que quien así gritaba era nada menos que un grillo. Al darse cuenta, comenzó a mirarlo con sorna. El grillo seguía con su reclamo:
    -Decime ¿por qué has destruido mi casa? No te hagás el tonto y como que no me ves, aquí estoy junto a tus patas, y quiero que me hagas una casa porque esta ya no me sirve.
    -¿Cuál casa? -le respondió el felino, si sólo veo caca desparramada.
    -Seguís burlándote, era mi casa y vivía feliz hasta que metiste la pata. ¿De qué te sirven esos ojos que tienes, eh? Dame una explicación -le decía el grillo, mientras levantaba amenazadoramente sus dos patitas delanteras.
    -Mira qué miedo me das- dijo el yaguareté.
    -¿Y si no quiero?
    -Te vas a arrepentir- espetó el grillo.
    -¿Yo? Bueno, bueno, quedate tranquilo. Te propongo una lucha: vos juntás a tu gente y yo a la mía. Si yo gano no te hago nada. Si vos ganás, te haré la casa a tu gusto.
    -Es lo justo -dijo el grillo. A las dos de la tarde nos encontramos bajo el ombú, allí estaré con los míos.
    El yaguareté convocó a sus mejores amigos: zorras, lobos, pumas y hasta jabalíes. Cuando se acercaba la hora, le pidió a la zorra que vaya a ver si ya estaban sus contrincantes. Efectivamente, allí estaban, avispas, abejas, mosquitos, bichos quemadores y otros insectos que decidieron apoyar al grillo.
    -¿Como se preparan? preguntó burlonamente la zorra. ¿Están preparados para la paliza?
    -Ja, ja... Sí, señora, estamos todos -dijo el grillo.
    -Para tus amigos insectos me basto yo sola, dijo la zorra dándole un manotazo al grupo de insectos, quienes al momento se le vinieron encima, picoteándola por todos lados. La zorra tiraba manotazos a diestra y siniestra, pero era peor, y enloquecida de dolor se tiró al arroyo cercano. Cuando pudo ver que sus enemigos se habían ido, se fue corriendo hasta donde estaba esperando el yaguareté.
    Dibujos: Angelo Calamera-¿Ya está el enemigo bajo el ombú?
    -Sí, contestó la zorra.
    -¿Y por qué venís tan mojada?
    -Porque... tuve calor y me bañé en el arroyo.
    -Muy bien, es la hora del encuentro, -dijo el yaguareté, pegando un alarido que quería decir ¡a la carga! Y salieron todas las fieras al ataque, quedándose la zorra atrás de todos.
    Cuando los dos bandos se encontraron bajo el ombú, la sorpresa de los amigos del yaguareté fue enorme. No hallaban la forma de sacarse a los insectos de encima, recibiendo picotazos y mordeduras en todo el cuerpo, incluso los ojos, que los enloquecía y ni siquiera podían escuchar a la zorra que les gritaba ¡al agua, al agua...!
    Al fin el yaguareté se dió por vencido y tuvo que hacerle la casa al grillo. Así aprendió que no hay enemigos pequeños, pues como dice Martín Fierro, "hasta el pelo más delgao, hace su sombra en el suelo".©

     
  • Leyenda toba: El algodón

    Leyenda toba: El algodón

    Cuenta la leyenda que en lejanos tiempos, en el Gran Chaco, los indios eran felices, y no se conocían las estaciones, porque no había cambios de clima, ni fenómenos atmosféricos.
       En esa armonía y felicidad los indígenas brindaban todos sus tributos a Naktánoón (el bien). Esta actitud puso furioso a Nahuet Cagüen (el Mal) que vivía en las tinieblas, que para vengarse y calmar su ira creó a Nomaga (el invierno).

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

Address: P.O.Box 570123
Tarzana, CA 91357-0123

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga