>
www.chugh.com

Save

Save

Save

HISTORIA: LA BATALLA DE HUAQUI

HuaquiEl primer aniversario de la Revolución de Mayo, teniendo en cuenta el fracaso de la campaña al Paraguay de Manuel Belgrano y los problemas del sitio de Montevideo, debe haber pasado con poco ruido y aparato. Pero todavía no había sucedido lo peor.
En mayo de 1811 los comandantes del ejército del Norte habían firmado un armisticio luego de la victoria de Suipacha. No fiándose de Castelli, el virrey del Perú envió refuerzos al general José Manuel de Goyeneche, quien continuó sus preparativos bélicos. Conocido esto por Castelli, movió su ejército desde el campamento de La Laja en donde se había instalado en abril, hacia el nuevo campamento en Huaqui para guarnecer el paso del río Desaguadero (denominado Puente del Inca) para observar los movimientos realistas, lo que constituía una violación flagrante de aquel armisticio.
En la mañana del 19 de junio los revolucionarios localizaron sus fuerzas en Huaqui, Caza y Machaca, echando un puente sobre el río Desaguadero, haciendo pasar una columna de 1.200 hombres con la escusa de evitar que continuaran las acciones de saqueo llevadas a cabo por fuerzas realistas que cruzaban el río en busca de víveres debido a que el paso no se hallaba guarnecido. Sin embargo, con este plan pretendían distraer a las fuerzas de Goyeneche por el frente y flanco derecho, mientras rodeaban a los realistas por las espaldas mediante la comunicación establecida con ese nuevo puente.
Ante esta situación de franca violación del armisticio por los patriotas y fuerte peligro para todas sus fuerzas, al verse rodeado por todos los flancos, el general Goyeneche determinó el ataque directo con todo su ejército a las 3 de la madrugada del 20 de junio. Ordenó a los coroneles Juan Ramírez Orozco y Pablo Astete y a los tenientes coroneles Mariano Lechuga y Luis Astete (con 350 efectivos de caballería y cuatro cañones) que atacaran Caza, que es una quebrada sobre el camino de Machaca que comunica a Huaqui. Él, entretanto se dirigió a la toma de Huaqui con los coroneles Francisco Picoaga y Fermín Pierola al mando de 300 hombres, 40 miembros de su guardia y seis cañones.
Al amanecer, las alturas de los cerros que las tropas españolas debían conquistar estaban tomadas por gran número de independistas, caballería y fusilería que hacían fuego sobre los españoles con acompañamiento de granadas y bombas. Sin embargo, en pocas horas el ejército realista los puso en fuga.
Cuando las otras tropas independistas tuvieron noticia de la aproximación de Goyeneche a Huaqui, salieron de dicho poblado Castelli, Balcarce y Luciano Montes de Oca al mando de 15 piezas de artillería y 2000 hombres, tomando una posición sobre el camino a Huaqui casi inexpugnable entre la laguna y los montes superiores.
Goyeneche ordenó el avance introduciéndose bajo fuego enemigo sin contestar con un fusilazo mientras el batallón del coronel Licoaga rompía el fuego, contestado por los independistas con enorme energía. Como estas tropas, al reconocer al general Goyeneche, dirigían el fuego contra él, éste ordenó a uno de sus edecanes que trasmitiera la orden de atacar el flanco derecho de su ejército, mantuvo cubierto el camino con el batallón de Pierola y destacó tres compañías para que avanzaran dispersas por el frente, mientras él con el resto de su tropa en columna atacaba por la izquierda.
La caballería patriota trató de detener el empuje pero fue arrollada y luego huyó junto a todo el ejército rebelde, hacia Huaqui. Goyeneche dio orden de perseguirlos y consiguió tomar el pueblo. El coronel Ramírez comunicó después la victoria en Caza.
La batalla terminó con el desbande de las tropas patriotas, con el saldo de 1000 hombres perdidos y abandono de numerosas piezas de artillería. En precipitada fuga se refugiaron en Potosí y luego en Jujuy.
Mientras tanto, en el Alto Perú, el mismo 20 de junio de 1811 estalló una revolución que había sido convenientemente preparada. El caudillo tacneño Francisco de Zela se había puesto de acuerdo con los patriotas que se encontraban en el Alto Perú, conviniendo que mientras él diera el golpe en Tacna, el ejército patriota avanzaría hacia el Perú, para iniciar la campaña de libertad de los peruanos. La derrota de Huaqui echó por tierra cualquier movimiento planeado en territorio peruano.
Por supuesto, mala impresión causó en Buenos Aires esta derrota por la pérdida de todo el armamento, lo que hizo que González Balcarce y Castelli fueran relevados y juzgados. A su vez, provocó el pacto de una tregua con Montevideo por el temor de Buenos Aires de verse atacado en dos frentes al mismo tiempo.
¿Cuáles fueron las causas de esta derrota? ¿La carencia de una unidad de comando efectiva que mantuviera al ejército organizado al unísono como una orquesta sinfónica? ¿Disidencia entre los mandos intermedios? ¿Tropas multitudinarias pero indisciplinadas? ¿Inactividad de Viamonte? ¿La ausencia del comandante en jefe en el campo de batalla? Para el historiador César García Belsunce fue principalmente la indisciplina, a tal punto que el ejército se evaporó después de la batalla.
El daño político causado ante el colapso de la primera expedición al Alto Perú, fue la pérdida definitiva de estas provincias del virreinato del Río de La Plata que se hizo inevitable. La posterior privación de la Banda Oriental está vinculada con Huaqui.
La revolución quedó con un frente de batalla en situación inerme, pero los realistas podrían haber descendido hasta Salta y Tucumán y de ahí a Córdoba y quizás hasta Buenos Aires.
Para disponer de fuerzas, Buenos Aires dispuso el retiro del ejército sitiador de Montevideo. Como réplica, naves realistas a las órdenes de Juan Ángel Michelena bloquearon y bombardearon el puerto de Buenos Aires. Fue necesario pactar con el enemigo y se envió a Montevideo una comisión integrada por Gregorio Funes, Julián Pérez y José Paso.
En cuanto a los contendientes de Huaqui, debemos decir que a diferencia del ejército español, se advirtió en el patriota una dualidad de comando, pues no era Balcarce el que se hallaba en la cúspide del mando, sino Castelli, que no se despojó del mando militar en ningún momento, pese a que no dio orden alguna durante la batalla, hecho inadmisible. Y sin embargo, de facto, tuvo Balcarce que impartir las ordenes más acuciantes para el movimiento de la tropa. El ejército patriota no fue dirigido con unidad de concepción, los comandos de división procedieron sin concierto entre sí y sin que la acción del único jefe militar se hiciera sentir debida y oportunamente.
Fue inaceptable que tanto Balcarce como Castelli no tomaran medida disciplinaria alguna en referencia a la vida licenciosa del ejército. Solo las divisiones de Viamonte y de Díaz Vélez podían ser consideradas aptas para combatir. El resto era una masa informe y tosca apenas armada con chuzas o lanzas.
Aunque parezca casi absurdo en el plan patriota, el objetivo principal no era el ejército enemigo sino las alturas de Vila Vila, un mero objetivo táctico geográfico que solamente reportaba una posición más ventajosa y que en razón del armisticio fue dejado en manos de los españoles por la ineptitud de Castelli.
Dado el tiempo otorgado a Goyeneche ¿Se estaba en condiciones de conquistar el Perú con apenas 2500 hombres frente a un enemigo más numeroso, adiestrado, disciplinado, ordenado?
Ocupar Vila Vila sería un objetivo táctico geográfico que vislumbraría corregir el error cometido. Expulsado el enemigo de Vila Vila, se evitaría que éste atacara por sorpresa a Huaqui. El plan de Castelli se hubiera coronado con éxito con un factor: la sorpresa. Pero ésta fue esquiva, al ocupar el enemigo las alturas de mentas. Ni bien se movilizaron las divisiones de Viamonte y Díaz Vélez, los realistas lo advirtieron. También el dispositivo de avance fue improcedente, pues el ejército revolucionario se encontraba fragmentado, lo que permitió a los realistas batirlos por partes. Además, al no ocupar la quebrada que intercomunicaba a las columnas patriotas, causó en ellas la división irremisible de éstas.
En lo concerniente a la exploración, podemos decir que fue ineficaz en ambos bandos. Ninguno de los ejércitos mandó partidas de reconocimiento, que son imprescindibles para proyectar cualquier ataque. Del lado godo, pese al éxito rotundo se comete el grave error de no buscar la persecución a fondo y aniquilamiento del adversario.
Juan José Bassi nos dijo: "El resultado de la batalla de Huaqui no es sino la consecuencia a que siempre está expuesto un ejército poco disciplinado, mal instruido y sin una dirección única, capaz y decidida". ©

Save

Anunciantes


Jorge E. Rabaso

Jorge E. Rabaso


Stellamaris Fuire


Nuevo Almacen


Anuncie Aquí


Voces de la tierra

voces


Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Search

Con Estados Unidos perdiendo influencia a nivel internacional, ¿quién considera que se posicionará como líder mundial para los próximos 10 años?
  • Aerolíneas Low Cost

    Aerolíneas Low Cost

    Después de una eternidad, cuando regía un monopolio aerocomercial cerrado a toda competencia, el gobierno del presidente Mauricio Macri decidió abrir el espectro de compañías aéreas que podrán operar en la Argentina. Esta apertura está destinada, especialmente, a las conocidas internacionalmente como “low cost”.

    Leer más...

Tapa # 209

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

Save

tel:18663121294

Perfiles Nuestra Gente

  • Federico J. Browne

    Federico Browne Lugar de Residencia:
    Studio City, California.

    Háblenos de su negocio/ profesión:
    Fui jugador profesional de Tenis entre 1993 y 2005, alcanzando el  Nº1 del mundo en juniors del año 1994. Desde el 2005 soy el Director de Federico Browne Tennis Academy, una academia de tenis enfocada en el desarrollo de jugadores  para alta performance, la mayoría con metas de alcanzar becas en universidades y otros de jugar tenis profesionalmente.

    Leer más...  
  • Miriam Larici

    Perfil: Miriam Larici

    Lugar de residencia: Los Angeles.

    Háblenos de su profesión:
    Soy bailarina de tango, instructora y coreógrafa. Actualmente trabajo en el programa de FOX So You Think You Can Dance, junto a mi pareja, Leonardo Barrionuevo, con quien también abrimos nuestro Celebration Dance Studio en Tustin, CA.

    Leer más...

De Nuestra Comunidad

Recetas

Leyendas

  • La leyenda del Indio Bamba

    La leyenda del Indio Bamba

    Nuestra Córdoba se caracteriza por muchas cosas: comida, música, paisajes, etc. Pero además de eso hay muchas historias y leyendas que duermen en los estantes de las bibliotecas y que además están vivas en el recuerdo de los memoriosos, esos que escucharon la historias a los pies de sus abuelos a comienzos de siglo. Esto es Historia viva. Leer más...  

  • Leyenda: Las Termas de Cacheuta

    Dibujo: Angelo Calamera

    Fue hacia el año 1532. Un chasqui llegó a las tierras de Cacheuta, el poderoso cacique cuyos dominios comprendían el valle de Mendoza y los alrededores. Ante el gran curaca, el emisario refirió los acontecimientos ocurridos: la pérdida de la libertad de Atahualpa, el gran señor inca, descendiente de Inti, que, hecho prisionero, esperaba ansioso el día de su liberación. Explicó al asombrado cacique la razón de su envío: llegaba a pedir su colaboración en el rescate del soberano prisionero. La fidelidad de Cacheuta no escatimó esfuerzos para cumplir con el mayor caudal a la salvación del señor de todos los quechuas. Convocó a sus vasallos, les exigió su cooperación y muy poco tiempo después un hato de llamas cargadas con petacas de cuero repletas de objetos de oro y plata estaban listas para emprender el viaje hacia el norte.

    Leer más...

Acerca de Nosotros

El Suplemento es el principal medio argentino del Sur de California. Fundado en el año 2000, es una revista de distribución gratuita en todos los locales argentinos, con una tirada aproximada de 24.000 copias. Cubre la comunidad argentina local e información de utilidad para los compatriotas en el exterior.

Connect with us

Welcome to El Suplemento Magazine

Phone: (818) 708-8407

Cel: (818) 590-8407

Email: director@elsuplemento.com

Website: www.elsuplemento.com

© 2003 El Suplemento. All Rights Reserved. Designed By Pablo Garriga